Opinión y blogs

eldiario.es

No es mi PP

- PUBLICIDAD -

Hace apenas 48 horas que he solicitado por certificado mi baja en el Partido Popular de Canarias, todavía con el síndrome de Estocolmo en el cuerpo y sobre todo en éstas últimas horas golpeándome la mugre de la corrupción que sacude al partido, cuando escucho en un medio de comunicación a mi ex Presidente decir que su ex rival en el XIV Congreso, se marchaba del partido por su afán de protagonismo. Hacía esas manifestaciones en la frescura de la ineptitud o quizás bastante consciente de los presuntos delitos que se han cometido estos meses, quien sabe, el caso es que cuando una persona con un currículum bastante intenso como el de Enrique Hernández Bento, donde ha sido voz de Canarias por el Partido Popular, yo agradecería su labor con una formal o correcta despedida, no mostraría el nivel de infantilidad que pronostican un “sorianismo” muy bien cultivado “o conmigo o contra mí”. Precisamente un doble check azul del que no esperaba respuesta, mostraba mi satisfacción hace apenas tres semanas cuando le manifestaba al exministro la cochambre, la desintegración en la que había dejado la derecha canaria.

Me hubiese gustado tener más democracia en el partido, que a los que pensamos diferente no nos arrinconasen o dejasen de llamar para los actos…una quimera. Todos callan con la corrupción, parece que decir “tolerancia cero” ya no es la moda, todos en silencio esperando órdenes, nadie condena a ningún compañero, nadie da un puñetazo sobre la mesa, antes hay que proteger el pudiente cargo. En la escala social de los populares canarios, se guarda silencio excepto en algunas reuniones.

Sólo soy una militante sin pelos en la lengua que dice este NO ES MI PP.

La ignorancia o el desconocimiento o quizás más bien la falta de altura en política quedan expuestas a los ojos estupefactos de muchos militantes que comentan cómo se puede osar a querer ser presidente del Gobierno de Canarias a toda costa. No se puede ser presidente de un partido contentando a todo el mundo, precisamente ya estamos cansados de escuchar lo mismo cada cuatro años con respecto a la ley electoral, la imagen que se proyecta cambiando constantemente es de tener algo más que poca estabilidad disfrazada en discursos que no llegan a los ciudadanos.

Coquetear con el nacionalismo de Coalición Canaria que ha gobernado treinta años y dejándonos bajo mínimos, y otro día ofreciéndose al Partido Socialista para pactar y desbancar a Fernando Clavijo. Estrategias fallidas, que confirman las ansias de poder.

Y con el poder hemos topado, nos llevamos las manos a la cabeza con tanta inmoralidad sólo cuando sale a la opinión pública, pero luego de puertas hacia adentro permiten actuaciones como las que hemos visto principalmente en todos estos Congresos Regionales.

No es de extrañar - por los numerosos intentos, para demostrar en Génova la pseudo autoridad - que la frustración contenida por el actual presidente del PP canario le conduzca a quedarse en calzoncillos para Fernando Clavijo, justamente esos calzoncillos con los que todos le hemos visto bailar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha