eldiario.es

Menú

La oportunidad histórica del Teleférico (y 2)

- PUBLICIDAD -
Infografía de un posible museo bélico en lo alto de El Vigía

Infografía de un posible museo bélico en lo alto de El Vigía José Fco. Fernández Belda

El asunto del teleférico sigue siendo tema de conversaciones de todo tipo.  No obstante siempre sorprende que haya personas a las que un periodista pregunte, con bolígrafo o con micrófono, responde con contundencia a favor o en contra de su instalación por más que con harta frecuencia es fácil comprobar cómo desconocen el proyecto y sólo repiten lo que otros les han contado, sin un contraste propio de la realidad.  He llegado a oír decir que sobrevolaría la Avenida Marítima hasta Vegueta, las Alcaravaneras y Las Canteras. 

Se ha escrito que con este proyecto se “machacaría el istmo”, cosa difícil de entender cuando arranca del lateral de CC El Muelle, cruza casi en diagonal el Acuario y sube rectito hasta la montaña El Vigía.  Ese etéreo concepto de machacar el territorio se venía aplicando por los de la “Cofradía del Santo No”, como ellos mismos de definen, para oponerse a cualquier puesta en uso de espacios naturales para los ciudadanos normales y corrientes, no sólo para los esforzados y “concienciados” ecologistas pateadores, o la creación de nuevos atractivos turísticos, aunque se hagan de forma respetuosa con el ambiente, no me gusta llamarlo medioambiente porque lo quiero entero.  Cuando se intenta llevarlos adelante con fondos públicos, porque alegan que hay otras prioridades para la gente, olvidando que es preferible crear una fuente de riqueza continuada que dar una subvención o un subsidio.  Y si es con fondos privados, como es el caso, porque “no es necesario” o un epatante “no me gusta”, como ha dicho el Vicepresidente 2º del Cabildo, no por razones jurídicas fundamentadas. 

Pero conviene ahora destacar otros aspectos del proyecto, que entiendo son interesantes de conocer para un mejor e informado posicionamiento ciudadano.  Uno de ellos es el relacionado con la creación de un museo militar artillero en el entorno de la estación superior.  Dice literalmente la memoria del proyecto:  “El objetivo  de esta propuesta básica es el plantear ante las Autoridades Militares  la recuperación de tres de las instalaciones artilleras de costa, cuyas bases aún existen y, a ser posible, la reposición de las viejas piezas artilleras Vickers 152/40 que en su momento estuvieron instaladas allí.  Esto, junto con otras piezas artilleras, de campaña, antiaéreas o anticarro, que en su momento formaron parte de la defensa de Gran Canaria y que se podrían colocar entre las tres piezas de costa, constituiría un conjunto de un valor histórico militar de gran importancia”.  

No es una idea novedosa en el mundo y en España, aunque sí para Gran Canaria.  Unos antecedentes de esta naturaleza, a los que además se accede por un teleférico o por un funicular, son el de Montjuich en Barcelona o el Parque del Monte de San Pedro en La Coruña.  Y por citar algunas ciudades con museos artilleros de relevancia turística, citemos Cartagena, Segovia, Burgos, Baleares (en Palma y en Mahón), Murcia, Ceuta,Vigo, etc. 

En cuanto a aprovechar las sinergias que se generan entre la sociedad civil y la militar, cabe destacar la constante labor desarrollada por la Cátedra “General Gutiérrez”, codirigida por la ULL y el Centro de Historia y Cultura Militar de Canarias, en el Fuerte Almeyda de Santa Cruz de Tenerife, que hasta este mismo mes ha dirigido con gran acierto el General José Alberto Ruiz de Oña Domínguez.  No me cabe la menor duda de que este apreciado y admirado “artillero”, como él mismo se define, informará positivamente de esta iniciativa civil en Gran Canaria, explicando a las autoridades militares la necesidad de ser sensible con estas aspiraciones de relevancia civil y turística.  Mejorará el conocimiento público de la callada pero importante labor de los Ejércitos en la defensa de Gran Canaria.  Es indudable que este Museo servirá a ambos estamentos, civil y militar, para mejorar el conocimiento y el reconocimiento de la historia y del sacrificio abnegado, no siempre suficientemente conocido, de los militares.   Son razones para el “Sí” al proyecto, al menos en mi opinión.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha