Amante de la Historia, la Filosofía y de la herencia periodística que me ha dejado mi padre. Siempre he creído que la Historia es la despensa del mundo, la Filosofía su lista de la compra y el Periodismo quien debe recordar qué falta por comprar. Tres armas indispensables para cambiar el mundo (a mejor).