eldiario.es

Menú

'El desierto de lo real', de Matías Padrón, en el Auditorio de Tenerife

CADA FUNCIÓN TENDRÁ UN AFORO PARA UN MÁXIMO DE 14 PERSONAS

- PUBLICIDAD -

El Auditorio de Tenerife presenta el estreno de la obra El desierto de lo real, de Martín Padrón, que cuenta con la música de Thom Willems. Esta coproducción de Auditorio de Tenerife y el Centro Coreográfico de La Gomera se pondrá en escena los días 3 y 4 de noviembre a las 21.00 horas en la Sala Castillo, con capacidad para un máximo de tan solo 14 personas por función.

Las entradas, no aptas para menores, sólo se pueden adquirir en la taquilla del Auditorio de lunes a viernes de 10.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 19.00, y sábados de 10.00 a 14.00 horas. Además de autor, Martín Padrón se ha encargado de la dirección, escenografía, vestuario y coreografía, además de formar parte del reparto junto a Gregory Auger.

El desierto de lo real es definido por su autor como "una acción artística que involucra al espectador, produciendo en él una pérdida de equilibrio de conceptos y valores sobre el ser humano".

"Esta propuesta hace vulnerable la posición simbólica del intérprete y del espectador. Este desequilibrio de uno y otro (interprete-espectador) se convierte en un ingrediente más de esta acción artística, invirtiendo a veces los papeles, produciendo una catarsis que rebota de uno a otro constantemente. Esta atmósfera va a veces al encuentro de una nueva posición que es ni ver ni ser visto, pero estar", indica.

"Esta obra quiere producir en el espectador nuevas experiencias emocionales. Alterar la percepción. Poner en duda por momentos la fiabilidad de la información que llega a través de nuestros sentidos. Esto sucede cuando lo familiar deja de serlo, cuando lo familiar se convierte en indeterminado. En este caso lo "familiar" es el cuerpo del ser humano ¿objeto del arte? Es ese cuerpo humano el que a lo largo de esta obra sufre la transformación de familiar a indeterminado, y de concreto a abstracto hasta tocar el campo de lo imperceptible, lo angustiante y lo abyecto", según indica el autor.

El espacio escénico permitirá una proximidad entre público e intérpretes, una conexión entre ambos. De ahí que sea tan limitado el aforo permitido en la sala.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha