eldiario.es

Menú

BCE sugiere al Gobierno más austeridad presupuestaria y

ALEMANIA

El miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE), José Manuel González-Páramo señala en una entrevista concedida a Europa Press que el saneamiento fiscal de España debe centrarse en la contención del gasto y afirma que la necesidad de medidas presupuestarias adicionales es "aceptada por todos, incluso por el Gobierno", al que recomienda ser "relativamente conservador" en las previsiones para evitar "sorpresas negativas".

- PUBLICIDAD -

FRANCFORT (ALEMANIA), 12 (EUROPA PRESS)

Miembro del comité ejecutivo y del consejo de gobierno del Banco Central Europeo

Miembro del comité ejecutivo y del consejo de gobierno del Banco Central Europeo

El miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE), José Manuel González-Páramo señala en una entrevista concedida a Europa Press que el saneamiento fiscal de España debe centrarse en la contención del gasto y afirma que la necesidad de medidas presupuestarias adicionales es "aceptada por todos, incluso por el Gobierno", al que recomienda ser "relativamente conservador" en las previsiones para evitar "sorpresas negativas".

"Es bien sabido que un saneamiento fiscal duradero debe basarse fundamentalmente en la contención del gasto. Eso es lo que nos dice la experiencia de los ajustes fiscales en otros países", indicó el ejecutivo del BCE, quien apunta que "es aceptado por todos - incluso por el Gobierno - que en 2011 y años posteriores serán necesarias medidas presupuestarias adicionales".

No obstante, el directivo del BCE se mostró poco partidario de que estos esfuerzos adicionales provengan de nuevos cambios impositivos, ya que "en general, en momentos de actividad económica débil es fundamental no afectar negativamente, con medidas fiscales o de otro tipo, al empleo, a la inversión y a la confianza", aunque subrayó que es una decisión que compete al Gobierno, al que recomiendó una menor dosis de optimismo en las previsiones.

"Por experiencia propia y ajena, en momentos de incertidumbre como el actual no es aconsejable ser más optimista que la media, pues ello aumenta la probabilidad de sorpresas negativas, que dañan la confianza en la política económica. Por ello, es más constructivo perseverar en las reformas y ser relativamente conservador en las previsiones", comentó el ejecutivo del BCE.

EL AJUSTE FISCAL NO SUPONE UN OBSTÁCULO AL CRECIMIENTO.

Así, González-Páramo advirtió de que en una situación como la actual, en la que la atención de los mercados financieros esta centrada en el deterioro de las cuentas públicas y en los riesgos de solvencia de algunos países, es prioritario emprender políticas de ajuste presupuestario creíbles.

"El ajuste fiscal no es un obstáculo al crecimiento, todo lo contrario", afirmó el ejecutivo del BCE, quien considera que el compromiso de los gobiernos para mantener la disciplina fiscal "es una precondición para crecer, incluso a corto plazo", puesto que recuperar la confianza es condición necesaria para la recuperación.

De este modo, el economista destacó la existencia de señales "todavía incipientes" de que las dudas de los inversores sobre la situación fiscal de España y otros países de la zona euro "se están disipando".

"Los resultados de las subastas de deuda pública en las últimas semanas de varios países europeos dejan margen para ser moderadamente optimistas, pero no debemos olvidar que este escenario favorable sólo se mantendrá si los inversores perciben un compromiso continuado para reducir el déficit, sanear el sistema financiero y flexibilizar la economía", aconsejó el ejecutivo del BCE.

LA REFORMA LABORAL NO ABORDA ALGUNOS PROBLEMAS SERIOS.

En este sentido, entre las medidas anunciadas por el Gobierno español, el directivo del instituto emisor europeo señaló que la reforma laboral supone "un paso en la dirección adecuada", aunque puntualizó que "no se abordan algunos de los problemas más serios que afectan al mercado laboral español, por ejemplo la necesidad de mejorar los convenios colectivos y de eliminar la indiciación salarial".

Asimismo, González-Páramo considera que la propuesta del Gobierno de elevar la edad de jubilación hasta los 67 años "tiene sentido" ya que es necesario adaptar los sistemas de pensiones a los cambios demográficos y del mercado de trabajo que se han producido en las últimas décadas para garantizar la sostenibilidad a medio y largo plazo de dichos sistemas y también para mantener la justicia intergeneracional.

"Retrasar la edad de jubilación también contribuye a mantener la estabilidad presupuestaria ante el envejecimiento de la población", indicó el directivo del BCE, quien explicó que "el alargamiento del período de referencia para el cálculo de las pensiones, abarcando toda la vida laboral y no sólo los últimos años no es raro en otros países y contribuye a garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones y, a la vez, mejora la justicia intergeneracional".

(EUROPA PRESS)

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha