eldiario.es

Menú

UGT admite que es "bastante difícil" salvar el acuerdo sobre reforma laboral

MADRID

El secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, ha asegurado que "aún es tiempo" de negociación entre Gobierno, sindicatos y empresarios en un último intento por consensuar una reforma laboral, aunque admitió que las diferencias entre las partes son "bastantes difíciles" de salvar.

- PUBLICIDAD -

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

Secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer

Secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer

El secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, ha asegurado que "aún es tiempo" de negociación entre Gobierno, sindicatos y empresarios en un último intento por consensuar una reforma laboral, aunque admitió que las diferencias entre las partes son "bastantes difíciles" de salvar.

"Pese a las dificultades, el mensaje es claro: aún es tiempo de negociación, pero los sindicatos somos conscientes de que no se puede eternizar. Otra cosa es que la dificultad sea bastante difícil de salvar", explicó Ferrer a los medios antes de clausurar unas jornadas sobre el sector agroalimentario organizadas por UGT.

El representante de UGT se refería así al principal escollo del diálogo social: el coste del despido y sus causas objetivas. "CEOE plantea debilitar la regulación laboral tanto a la entrada como en la permanencia en el mercado laboral y fundamentalmente en la salida por la vía de descausalizar el despido y la reducción de la actuación de los jueces", reprochó, para después descartar que la ampliación del plazo fijado por el Gobierno hasta junio para alcanzar un acuerdo sobre la reforma pretenda disuadir la convocatoria de la huelga general: "En absoluto (extender las negociaciones) es una maniobra puramente para ganar tiempo".

Así pues, Ferrer reconoció que una reforma laboral acordada por los agentes sociales y el Ejecutivo sería "positiva y útil" para inyectar confianza a la actual situación económica, si bien censuró otras "visiones impuestas" sobre cómo abordar la reforma, como las sugeridas desde el FMI y la OCDE, que apuntan a abaratar el coste del despido. "No vemos otro tipo de visiones impuestas desde los mercados y desde el FMI y la OCDE, en las que se plantean debilitar el sistema de relaciones laborales para que sean los trabajadores los que salgan debilitados de la crisis", sentenció.

Si finalmente el Gobierno debe tomar la iniciativa y aprobar la reforma del mercado de trabajo vía decreto ley, Ferrer insistió en la amenaza sindical de recurrir a la huelga general en caso de que ésta sea "lesiva" para los trabajadores y sólo persiga aplacar la presión de los mercados. "Estamos en una especia de sofisma endiablado en el que el sector financiero, el primero al que se acudió a rescatar, sea ahora el que imponga las reglas a cambio de no rescatar a la sociedad", lamentó.

Ahora bien, el líder sindical garantizó "hacer todo lo posible" para cerrar un acuerdo en los temas "mas coincidentes": el plan de choque para incentivar el empleo juvenil, la reorientación e las bonificaciones y la alternativa de la reducción de jornada, combinada con prestaciones por desempleo, para mantener el empleo.

DÍAZ FERRÁN "NO PARA" DE BUSCAR VENTAJAS AL DESPIDO.

Asimismo, Ferrer cargó contra el presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, por asegurar que "no es el momento oportuno para penalizar la contratación temporal", y lamentó que "no pare de buscar" ventajas para el despido. "La resultante que suena a lo que dice Díaz Ferrán es aumentar la temporalidad y aumentar la capacidad de destruir empleo a través de abaratar y descausalizar el despido", recriminó.

Con todo, advirtió a la patronal de que para que el diálogo social dé sus frutos "no basta" con expresar la voluntad de acuerdo, sino que también se deben hacer propuestas. "Hay que hacer propuestas en la mesa para permitir acuerdos equilibrados y útiles", reiteró.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha