eldiario.es

Menú

ENTREVISTA CON JOSÉ VÍCTOR FUENTES

Mientras las fuerzas de defensa terrestre se preparan para defender al planeta de la invasión alienígena apoyada por Troma Entertainment y el Festivalito de La Palma, nos quedamos con las palabras de uno de sus instigadores principales, el director, productor, guionista y puntal del encuentro cinematográfico palmero, José Víctor Fuentes.

- PUBLICIDAD -

Jose Victor Fuentes

Tras la primera conversación que mantuvimos me quedó claro que fue Troma Entertainment quien se acercó hasta el Festivalito y no al revés, cosa que demuestra que quien sabe buscar el talento es capaz de encontrarlo, incluso en una pequeña isla situada en medio del Atlántico. ¿Cuál fue la razón que motivó a la productora de Lloyd Kaufman a ponerse en contacto con ustedes?

Bueno, tal vez sea necesario hacer un resumen de la historia. Primeramente, Troma se puso en contacto con nuestra productora Chukumi Studio para adquirir los derechos de la película “La Luz de Mafasca”, con la intención de distribuirla internacionalmente.  Estaban buscando películas de cineastas independientes europeos… A partir de ahí, y después de varias conversaciones por Skype y correos electrónicos, una cosa llevó a la otra y acabamos hablando del Festivalito. Resulta que el Jefe de Compras Internacionales de Troma, Josafat Concepción, es un conocido cineasta palmero que, por supuesto, conoce perfectamente el Festivalito, porque ha presentado ahí sus trabajos y ha vivido la aventura de La Palma Rueda. Así que ya en Troma sabían lo que era el Festivalito. Y sí, se puede decir que se acercaron ellos al Festivalito, pero también eran el Festivalito.

Cuando esto ocurrió, ¿cuál fue la reacción de todas las personas implicadas en el Festivalito al conocer que Troma tocaba a las puertas?

Pocos se podían imaginar que acabarían viniendo al Festivalito. Pensábamos que el hecho de que hubieran dicho que sí -y que aceptaran que Lloyd Kaufman viniera a participar- era algo que tal vez nos decían por cortesía. Pero, poco a poco, nos dábamos cuenta de que ellos no se echaban atrás… Incluso era el propio Lloyd quien nos escribía correos y nos enviaba vídeos de locuras que estaba haciendo por Colombia en 360º, así que de pronto ya estábamos sacando los billetes. La cosa fluía con muchísima naturalidad. Así que un día fue cuando nos dijimos: “Esto va en serio”. Y entonces le ofrecimos nuestro mayor galardón; es decir, La Estrella Polar del Festivalito. Le preguntamos si lo aceptaba y una vez más, nos dijo que sí.

Tras asumir que aquello no había sido una alucinación fruto del calor y la humedad de las islas, ¿cuál fue el siguiente paso? ¿Se planteó una colaboración mutua, o el proyecto de rodar una película en La Palma, contando con un padrino de excepción como lo es Lloyd Kaufman, estuvo encima de la mesa desde el primer momento?

Como te digo, todo fue fluyendo tranquilamente, fruto del contacto que empezamos a mantener a través de correos y conversaciones de Skype. Y claro, poco a poco, cada vez más, empezábamos a idear más cosas, a soñar y te acabas viniendo arriba. Sobre todo si al otro lado del oceáno hay alguien que te da mil vueltas en esto de venirse arriba y hacer las cosas por encima de cualquier circunstancia que tengas en contra.

Y entonces un día dijimos: “Chacho, el mejor homenaje que le podemos hacer a Lloyd Kaufman y a todas las películas de Troma no es darle un galardón, ni tan siquiera poner sus mejores películas…. Lo más Tromático que se nos puede ocurrir para homenajear al maestro es rodar una película en medio del Festivalito, y rodarla a su estilo… Así que planteamos esta posibilidad como esos discos que se hacen homenajes a grandes bandas, ésos con diferentes artistas allegados a la causa eligiendo cada uno de ellos una canción…. Pero en nuestro caso, cambiamos músicos por cineastas fans de Troma que ruedan cada uno un cachito de la historia.

¿Hay o ha habido algún tipo de contrapartida presupuestaria por parte de las instituciones que velan por el desarrollo cultural insular, una vez que se planteó el proyecto? ¿Sabían qué era Troma o quién era Lloyd Kaufman?

Las instituciones que apoyan la celebración del Festivalito son el Cabildo de La Palma, el Gobierno de Canarias y los Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane y Santa Cruz de La Palma. Nosotros les planteamos un proyecto cada año y ellos deciden si lo aprueban, o no. El proyecto es presentado en septiembre y todo el mundo sabe que las cosas van evolucionando a medida que se van haciendo. En este sentido, nuestras propuestas siempre crecen (aunque sea por encima de nuestras posibilidades). Por supuesto, nada de Lloyd Kaufman o Troma estaba recogido en el proyecto inicial. Así que en cuanto tuvimos la certeza de que iba a ocurrir se lo comentamos a las instituciones implicadas y la verdad es que siempre se fían de nuestras propuestas. En este sentido, nunca nos han impuesto ningún tipo de criterio artístico. Además, saben perfectamente el carácter desenfadado que tiene el Festivalito.

Lloyd Kaufman y Troma no son muy populares en Canarias. Sí que tienen legiones de fan repartidos por todo el mundo, y por supuesto también en Canarias, pero, entiéndeme, no es carne de la alfombra roja de los Óscar. Así que todos están a la expectativa de lo que va a pasar, y no creo que se puedan imaginar la grandeza de su figura y de su legado. Aún así, las instituciones se fían plenamente de nuestro criterio. Y eso significa que trabajamos en plena libertad, que es como se tiene que hacer este tipo de actividades. Así que tenemos un gran tarea por delante; es decir, no defraudar a nadie y hacer que esta nueva edición del Festivalito, con Troma y Lloyd Kaufman como cabezas de cartel, se convierta el algo memorable.

¿Han recogido el guante el público y los aficionados y se han puesto manos a la obra para ayudar en la campaña de mecenazgo, orquestada para lograr el presupuesto necesario, o todavía queda mucho camino por recorrer cuando se plantea una idea de estas características?

La campaña de mecenazgo es algo que hemos tratado de llevar por una camino diferente al Festivalito. Desde luego que el rodaje de la película “Alienígenas Sin Piedad” forma parte de los rodajes que tienen lugar durante la semana del Festivalito, pero, por muy extraño que parezca lo que voy a decir, no es lo más importante del Festivalito, ni lo puede llegar a ser, ni tan siquiera es el rodaje más importante que tendrá lugar. Es simplemente una actividad más y un rodaje más. Fuera del Festivalito, tal vez sea un hito llegar a rodar con Lloyd Kaufman y co-producir una película con Troma Entertainment, pero dentro del marco del Festivalito, todo se relativiza.

El Festivalito es un festival multidisciplinar con muchas actividades, tanto artísticas, científicas, como espirituales, y desde la organización le damos a todas y cada una de ellas la misma importancia. Y tan interesante será el rodaje de Lloyd Kaufman como el rodaje de un cineasta amateur que venga a rodar con sus amigos. Si el Festivalito presume de no tener alfombra roja, tampoco se la puede poner a un personaje tan grande como Lloyd Kaufman.

Además, en el Festivalito, aunque a veces no lo parezca, tenemos muy poquititos medios, tanto humanos como financieros, y no podemos volvernos locos con centrar nuestros esfuerzos en una única cosa, por muy grande que sea. No sé si me he explicado bien. Además, en el Festivalito todos los participantes son igual de importantes. Por eso queremos que la campaña de la película vaya por su lado y el Festivalito, por otro, aunque está claro que forman parte de lo mismo. Un poco lío, pero espero que se haya entendido.

Y por eso no le hemos pedido a ninguna institución de forma especial que apoye la película. Quien quiera y considere imprescindible que esta película tenga que existir, ya sabe donde está la campaña.

De todas formas, creo que queda mucho camino por recorrer en el terreno del micro-mecenazgo. En general, la gente no entiende qué es. El mensaje de apoyar algo para poder participaren en su creación y, a su vez, tener la posibilidad de crear de forma colectiva no acaba de llegar a la gente. Se ve más bien como un “¿cuánto dinero me vienes a pedir o cuánto dinero necesitas?”

¿Piensas que, a pesar de las dificultades que supone lograr que una idea escrita en un guión se llegue a rodar, el proyecto logrará realizarse? 

Nunca se sabe. Aquí estamos vendidos a lo que consigamos en la campaña. Si no hay fondos, no podemos pagar ni billetes, ni estancias, ni manutención…. Son gastos obligatorios que están ahí, y de alguna tenemos que afrontarlos. Y lo único que está claro es que el Festivalito no tiene fondos para sufragarlos.

Y es una pena, porque estamos hablando de 12.000-30.000 euros. Si te paras un segundo a pensar, es un presupuesto ridículo. Pero, claro, nadie cobra nada por participar en la película y todo lo que hace falta para rodarla lo hemos conseguido a base de pedir favores. Por eso hablamos de tan poco dinero.

Pero vamos, si no hay campaña, no creo que haya película.

¿Eres de los que piensas que esta iniciativa ayudará no sólo a la promoción del cine que se hace en las islas -y quienes trabajan dentro de dicha industria-, sino que servirá para promocionar la isla de La Palma, de una forma mucho más efectiva y mucho más económica que cuando se trata de proyectos institucionales?

Indudablemente. Si conseguimos hacer esta película, la isla de La Palma se promocionará como plató natural por todo el mundo, porque es muy probable que la película tenga un gran recorrido en festivales y que, gracias a Troma, conseguirá distribución internacional.

Que sea más efectiva o no en otro tipo de promociones más institucionales, creo que nunca se sabe.

Desde luego, el cine entra muy bien… Y ya sabemos que un rodaje llama a otro rodaje. Y tal vez este rodaje no deje millones de euros en la isla de La Palma, pero sí que hará que la isla se vea en todos los rincones del planeta, y estoy convencido de que ayudará a situar a la isla no sólo como destino turístico, sino como gran plató natural de rodaje.

¿Nos puedes hablar de los directores implicados, además del propio Kaufman? ¿Cuál es su implicación en el proyecto?

Todos los directores implicados son cineastas canarios a los que de alguna forma Troma les ha tocado el corazón y les ha hecho pasar grandes momentos en su vida. Nos hubiese gustado ampliar la nómina de cineastas con otros directores nacionales muy conocidos por hacer cine tromático o incluso cineastas internacionales, pero el presupuesto se hubiese elevado considerablemente.

De todas formas, cualquiera que tenga ganas y el atrevimiento necesario puede formar parte de la nómina de cineastas en participar en “Alienígenas Sin Piedad”. El equipo de producción de la película ha propuesto una serie de nombres, que son los que acompañan la campaña y nos ayudan en su promoción, pero hay hueco para todos. Al final, es una actividad que tiene lugar dentro del Festivalito, y ahí nunca dejamos a nadie detrás.

En pocas palabras, y sin contar aquello que no se puede contar… ¿De qué va Alienígenas Sin Piedad?

La historia cuenta las peripecias de un comando de seres de otra galaxia que llegan a la Tierra, con la misión de destruir una plaga que se está cargando el planeta: la raza humana.

Me dijiste que Troma y el Festivalito tienen muchos puntos en común. Dime algunos, sin ser muy políticamente incorrecto.

Trasgresión, independencia, libertad, hablar de temas serios en clave de humor y a veces rozando lo bizarro.

¿Cómo venderías el proyecto, no a quienes conocemos y respetamos el trabajo de Troma y Lloyd Kaufman, sino para quienes ni les suena lo uno, ni lo otro?

Se trata de un rodaje que pocos se atreverían a llevar a cabo y que pocos sabrían materializarlo. Nosotros, en ambas cosas, somos expertos.

Y por otro lado, se trata de una película que tiene que existir. La historia necesita ser contada, y necesita ser contada en clave de humor, porque de forma seria ya se ha hecho y la vemos todos los días en las noticias. El mundo se está yendo a tomar por… y parece que, como a nosotros, aparentemente, no nos pilla cerca, esto es un sálvese quien pueda y “vamos a ver fútbol y a emborracharnos hasta que ocurra” …  Y esto no es más que fruto de nuestra inconsciencia y la actitud egoísta que nos caracteriza a los seres humanos.

Necesitamos llamar la atención para cambiar las cosas, a través de diversas iniciativas como ésta que proponemos.

Aparte de alienígenas y productoras venidas del otro lado del Atlántico, ¿qué más ofrece la edición del año 2016 del Festivalito de La Palma?

El Festivalito ofrece arte, ciencia y espiritualidad. Muchos rodajes tendrán lugar a lo largo de toda la isla; habrá proyecciones de películas de cine alternativo que muestran nuevas formas narrativas, estéticas y de producción;  tendremos talleres espirituales y de crecimiento personal, que nos muestran herramientas para conocernos mejor y afrontar mejor el día; ofrecemos conciertos y sesión de djs para mover el esqueleto, excursiones de confraternización a diferentes puntos de una isla maravillosamente bonita, y sobre todo, una semana de convivencia cinematográfica que no tiene lugar en ningún otro festival de cine del  mundo, sin alfombras rojas, sin clichés establecidos, sin diferencias entre amateurs, profesionales, aficionados o, simplemente, público. Donde da igual que seas alienígena, ser humano, te guste o te disguste Troma, y donde lo único que cuenta es que vengas de buen rollo y con ganas de conocer cosas nuevas y gente diferente.

Ahora que puedes, y te dejan, ¿qué más quieres decir?

Tenemos que concentrarnos en cambiar las cosas y la forma en que afrontamos el día a día, o estamos condenados…

Hay que inventar.

¡Viva la re-evolución!

© Eduardo Serradilla Sanchis, 2016

© José Víctor Fuentes, 2016

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha