eldiario.es

Menú

El Gobierno afgano revisará los expedientes de 350.000 soldados y policías

KABUL

El Gobierno de Afganistán ha informado de que volverá a examinar los expedientes de 350.000 soldados y policías para tratar de impedir que se produzcan ataques contra los militares de la OTAN desplegados en el país por parte de miembros de las fuerzas afganas, y ha acusado a "espías extranjeros" de incitar este tipo de agresiones.

- PUBLICIDAD -

KABUL, 23 (Reuters/EP)

El Gobierno de Afganistán ha informado de que volverá a examinar los expedientes de 350.000 soldados y policías para tratar de impedir que se produzcan ataques contra los militares de la OTAN desplegados en el país por parte de miembros de las fuerzas afganas, y ha acusado a "espías extranjeros" de incitar este tipo de agresiones.

Un día después de que el jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, Martin Dempsey, llegara a Kabul para hablar de esos ataques, que este año han causado la muerte de 40 extranjeros en Afganistán, el presidente de este país, Hamid Karzai, celebró una reunión especial este miércoles en su palacio con sus principales asesores en temas de seguridad.

Aimal Faizi, portavoz de Karzai, afirmó que "los informes presentados por los responsables de la seguridad en esta reunión indican que la infiltración de agencias de espionaje extranjeras en las fuerzas de seguridad afganas es la responsable de este aumento de los ataques individuales".

En declaraciones a periodistas extranjeros, Faizi dijo que algunas de esas agencias de espionaje son de "países vecinos", una alusión a Pakistán e Irán.

Esta semana, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, expresó la "profunda preocupación" de su Gobierno por los ataques de supuestos policías y soldados afganos contra militares de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF). Previamente, nueve soldados estadounidenses habían muerto en incidentes de ese tipo en un espacio de doce días.

INFILTRADOS

Estos asesinatos, muchos de los cuales han sido reivindicados por los talibán como prueba de la infiltración de insurgentes en la Policía y el Ejército afganos, han contribuido a generar desconfianza entre las fuerzas internacionales y las afganas.

Sin embargo, los comandantes de la OTAN han restado importancia a las infiltraciones y han atribuido la mayoría de los ataques a situaciones de estrés o a discusiones por motivos personales.

Cerca del 13 por ciento de los extranjeros que han muerto este año en Afganistán fallecieron en incidentes de esa clase, pero la OTAN afirma que aquellos incidentes en los que hay pruebas de la implicación los talibán representan menos del 10 por ciento del total.

Faizi señaló que la mayoría se debieron a infiltraciones promovidas por servicios de inteligencia extranjeros "temerosos del fortalecimiento de las agencias de seguridad afganas".

El portavoz explicó que esos servicios de inteligencia se han aprovechado del malestar de los ciudadanos afganos ante ciertos actos cometidos por extranjeros en el país, como cuando unos militares estadounidenses quemaron ejemplares del Corán u otros orinaron sobre cadáveres de insurgentes. Faizi añadió que hay pruebas, como documentos, cartas y conversaciones telefónicas, que respaldan esta tesis.

MAYOR VIGILANCIA

Aun así, el Comité de Seguridad Nacional ha decidido mejorar la investigación a la que son sometidos quienes aspiran a formar parte del Ejército o la Policía afganos al requerir garantías más sólidas, un cuestionario más riguroso y datos biométricos sobre policías y militares y aspirantes.

Además, habrá más espías de incógnito que entrarán en la Policía o el Ejército, donde se dedicarán a vigilar a agentes y militares, mientras que los miembros de las fuerzas de seguridad que tengan familia en países vecinos serán investigados a fondo para descubrir posibles relaciones sospechosas o contactos con insurgentes a través de la frontera.

"Estudiarán cada caso de cada individuo que forme parte del Ejército o la Policía afganos y que tenga familiares en Irán o en Pakistán", declaró Faizi.

Muchas de estas medidas ya se han introducido. Karzai mantuvo un encuentro este miércoles con el comandante de la ISAF, el general John Allen, para informarle sobre estos cambios y asegurarle que ayudarán a prevenir los ataques contra militares extranjeros.

Faizi negó que esas medidas se hayan tomado porque Estados Unidos haya presionado a las autoridades afganas. "Es una responsabilidad mutua. No estamos preocupados por la presión de la comunidad internacional", explicó.

Este año ha habido 32 ataques "internos" perpetrados por 36 personas que han acabado con la vida de 40 militares de la ISAF, la mitad de ellos estadounidenses.

(EUROPA PRESS INTERNACIONAL)

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha