eldiario.es

Menú

Las formaciones políticas lanzaroteñas vislumbran cambios electorales

PP Y PSOE LAMENTAN LA SITUACIÓN PERSONAL DE MARTÍN

- PUBLICIDAD -

La Audiencia Provincial comunicará este miércoles al líder histórico del Partido de Independientes de Lanzarote (PIL) la ejecución de la sentencia que le condena a 8 años de cárcel y 15 de inhabilitación por el caso del Complejo Agroindustrial. Esta situación supone un vuelco de cara a las elecciones de 2007 que las distintas formaciones de la Isla valoran con cautela.

En primer lugar, tanto desde el Partido Socialista como desde Coalición Canaria se lamenta la situación personal de Dimas Martin. En este sentido, el secretario general del PSOE, Manuel Fajardo, apuntó que es una decisión jurídica con una consecuencia lógica de aplicación de una sentencia aunque "a nivel personal creo que no se alegra nadie". En esta misma línea habló la portavoz de Coalición Canaria Ángeles García al comentar que nadie se alegra de que otra persona tenga esta situación. Por su parte, la presidenta de la gestora del Partido Popular, Dolores Luzardo, apuntó que son noticias "tristes y desgraciadas que afectarán sobre todo a Dimas, su familia y los militantes del PIL".

La entrada de Dimas Martín en el centro penitenciario de Tahíche, que se producirá en un plazo máximo de diez días según establece la Audiencia Provincial, ya que si no se decretaría búsqueda y captura, supone un importante vuelco de cara a los próximos comicios electorales. Así, Manuel Fajardo indicó que no se puede negar que esta decisión tiene sus repercusiones. De la misma forma, Ángeles García declaró estos cambios y dijo: "Esperamos que los electores vean que hay opciones que defienden los intereses de la Isla en iguales condiciones que los partidos insularistas". Finalmente, Dolores Luzardo apuntó que el Partido Popular sigue trabajando en su proyecto "y no nos fijamos en lo que hacen otros partidos".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha