eldiario.es

Menú

El Gobierno delimita la zona de grabados rupestres de la montaña de Tindaya

A partir del perímetro establecido, se ha fijado un entorno de protección de 100 metros frente a intervenciones que repercutan en el Bien de Interés Cultural

- PUBLICIDAD -
Montaña de Tindaya.

Montaña de Tindaya.

El Gobierno canario ha aprobado este jueves la delimitación de la zona arqueológica de los grabados rupestres de la Montaña de Tindaya, en Fuerteventura, que ya cuentan con el sello de Bien de Interés Cultural, atribuidos a la cultura aborigen de la isla, y que constituyen un espacio cultural único.

La mayoría de los investigadores admiten su relación con el mundo mágico-religioso de la cultura preeuropea de la isla, aunque con diversas interpretaciones: impartir justicia, forma de posesión de un territorio, celebración de rituales de carácter mágico y astronómico, ha recordado el portavoz del Ejecutivo regional, Martín Marrero en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno.

A partir del perímetro establecido para la delimitación de la zona arqueológica grabados rupestres de la Montaña de Tindaya, se ha fijado su entorno de protección, tal y como establece la Ley del Patrimonio Histórico de Canarias, fijándose un entorno de 100 metros por considerarlo un criterio adecuado a estos efectos.

Dicho radio de protección es el habitualmente usado por el Cabildo de Fuerteventura para delimitar los yacimientos declarados como Bien de Interés Cultural con la categoría de zona arqueológica, tal y como se aplicó en la declaración de los grabados rupestres del Barranco del Cavadero y del Barranco de Tinojay, ha dicho Marrero.

Con la delimitación de este entorno de protección se le otorga a la zona arqueológica un espacio suficiente para su adecuada protección, frente a intervenciones que repercutan en el bien, en su contemplación, estudio o apreciación de sus valores.

De esta forma, se consigue el equilibrio entre la necesidad de crear un área de protección alrededor de la zona arqueológica que garantice suficientemente el control sobre su entorno y la voluntad de no afectar a más espacio de lo estrictamente indispensable para su correcta percepción, estudios e investigaciones que den a conocer en el futuro el significado de los grabados y la relación con su entorno más inmediato.

A la vez, se permite el disfrute de sus valores culturales y la visualización de los grabados, que sólo es posible desde su inmediata proximidad.

Estos grabados se localizan alrededor de la cima de la Montaña de Tindaya, entre la cota 300 metros y la cúspide.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha