eldiario.es

Menú

Una asignatura contra la guerra y la violencia

SE RECOGE LA DETECCIÓN Y RECHAZO DE LAS ACTITUDES CORRUPTAS, ENTRE OTRAS

- PUBLICIDAD -

El borrador del decreto que regula la asignatura Educación para la Ciudadanía, al que ha tenido acceso CANARIAS AHORA, posee una estructura prácticamente idéntica al emanado del Consejo de Ministros, aunque hace una introducción propia y añade cuatro nuevos criterios de evaluación.

La peculiaridad más significativa es que dentro del apartado denominado "área de estudios", se apela a que el alumnado abogue por "la paz como exigencia ética", al tiempo que exige a los profesores "constatar si el alumnado rechaza las situaciones de violencia y guerra". Una novedad con respecto a las indicaciones del Ministerio de Educación es que el borrador del Ejecutivo canario incorpora como contenido específico "Problemas sociales en Canarias", donde se incluyen entre otros "superpoblacion, inmigración, convivencia e interculturalismo", así como "la construcción de la conciencia y el pensamiento, y la autonomía".

Otra curiosidad del borrador es que en la introducción se hace un reconocimiento a que se haya implantado esta asignatura y como indicación se realizan reiteradas referencias al fenómeno de la inmigración y a la interculturalidad, todo ello relacionado con la situación específica de Canarias. En los contenidos, se introduce entre los criterios de evaluación "mostrar respeto crítico ante la diversidad cultural".

Para 4º de la ESO, el Gobierno canario manejaba una introducción específica donde se defiende la asignatura ante los escolares porque se basa "en la adquisición de conocimientos, la formación de actitudes y la construcción de valores" y "les aporta el fundamento desde el que abordar las cuestiones morales con el rigor necesario para poder intervenir con criterio y autonomía en la vida social. Esta materia puede constituir el camino de acceso a la propia moral fundamentada en una conciencia autónoma que se consolide como el soporte de juicios morales basados en principios de justicia, solidaridad y reconocimiento de las otras personas".

Por ello, esta materia busca reproducir "en quienes se incorporan al grupo social la conciencia de pertenencia al grupo para interiorizar una exigencia de lealtad" y que por ello los niños compartan los valores comunes y un proyecto colectivo de vida", así como "promover la libertad, la independencia y la autonomía del alumnado para reconocer y rechazar actitudes corruptas, autoritarias o falaces en su entorno y en la vida pública".

Otra ampliación del decreto es la referida al conocimiento y valoración de "nuevas tecnologías de la información y la comunicación" y la "competencia digital". Otros contenidos son los "hábitos cívicos para la inclusión laboral.; el espíritu emprendedor; la formación continua" y "nuevos criterios de evaluación" como "expresarse con corrección y propiedad", "reconocer la importancia del desarrollo sostenible", "conocer los distintos medios de comunicación" y "tomar conciencia de la importancia de los transportes y de las tecnologías de la información y la comunicación para la sociedad canaria".

Para 4º de la ESO, la nonata asignatura de Educación para la Ciudadanía pretendía suscitar en los niños una "reflexión sobre cuestiones relacionadas con los últimos avances de las ciencias biológicas y otros desarrollos tecnológicos vinculados al origen y fin de la vida humana", con el objetivo de "reflexionar sobre las consecuencias sociales y morales que se derivan de los avances científico-tecnológicos".

En el bloque VI se menciona el "nacimiento, reproducción y muerte de las personas, la bioética y la biotecnología" y anima a comprender "la dimensión ética de estos avances, identificar los principales conflictos morales sobre ello y apreciar el papel desempeñado por la bioética".

También aparecen ampliaciones como el "rechazo a las expresiones e imágenes que impliquen alguna forma de discriminación motivada por prejuicios de índole étnica, social, ideológica o sexual" y el reproche a "fomentar usos alternativos y creativos del lenguaje eliminando muletillas y clichés". En este sentido, el borrador del decreto usa expresamente el masculino y femenino de todos los colectivos mencionados ("ciudadanos /as; alumnos / as; consumidores / as").

Aunque no figuraba en el decreto del Consejo de Ministros, el borrador canario de la asignatura también alude a la necesidad de "adquirir hábitos de estudio, desarrollo de hábitos de trabajo individual y en equipo, elaborar informes, participar en debates y utilizar como metodología el "diálogo mayéutico" (el profesor va haciendo preguntas a los alumnos para que ellos vayan discurriendo por sí mismos).

Uno de los aspectos más avanzados del borrador es el que enseña "la protección del individuo ante los excesos de los Estados: la objeción de conciencia y la desobediencia civil. Religión y Estado" y en la introducción se desmarca abiertamente de las tesis del PP y afirma que la asignatura de Educación para la Ciudadanía no aborda "un relativismo cultural y ético, pues la propia Constitución Española en su artículo 27.2 dispone que la educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales".

Para 4º de la ESO, el contenido que el Gobierno canario había previsto para la asignatura anticipa, dentro del bloque III, que se introducirá la enseñanza de "Ética y religión" con dos subapartados: "Universalismo, relativismo y pluralismo moral" y "Ética y política". Dentro de los contenidos del bloque III aparece una apelación a la "elaboración, cumplimiento y revisión de las normas de convivencia en sus ámbitos cercanos" e introduce la Convención de los Derechos del Niño y la Ley del Menor.

La construcción de la conciencia y el pensamiento del alumno es una idea que se resalta desde la misma introducción del borrador de decreto: "Estos contenidos aspiran a fortalecer la autonomía de los alumnos y alumnas para analizar, valorar y decidir con confianza, contribuyendo a que construyan un pensamiento y un proyecto de vida propios" y por ellos serán las propias escuelas, colegios e institutos los que "se convertirán así en unos ámbitos donde se practique la participación, la aceptación de la pluralidad y la valoración de la diversidad, lo que contribuirá a la construcción por el alumnado de una conciencia moral y cívica".

En el bloque II, la autonomía personal se incluye como uno de los nuevos contenidos para dar lugar a "la emancipación como objetivo vital". Por ello se insta a los profesores: "Se colaborará, en definitiva, a construir la conciencia de ser ciudadanas y ciudadanos con derechos y deberes".

El Gobierno canario apenas modificó el Real Decreto de Enseñanzas Mínimas que aprobó el Consejo de Ministros para la asignatura en 1º, 2º y 3º de la ESO aunque en 4º de ESO insta a los profesores a que sugieran a los alumnos "reconocer los indicadores de una conducta coherente con sus sentimientos y emociones y con los principios compartidos sobre todo a la hora de tomar una decisión o afrontar un conflicto". También destaca que los escolares deben aprender asuntos como "la gestión del ocio", "corresponsabilidad y distribución de las tareas domésticas" y "responsabilidad en el gasto doméstico" e insiste en que toda la asignatura debe referirse tanto a la vida en el centro escolar como en el ámbito doméstico.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha