eldiario.es

Menú

Los parados fuman y toman más tranquilizantes, cannabis y cocaína que los empleados

MADRID

Los hombres en puestos directivos son los que más beben, pero los trabajadores no cualificados fuman más y consumen más cannabis, cocaína, anfetamina y alucinógenos

- PUBLICIDAD -

Los hombres en puestos directivos son los que más beben, pero los trabajadores no cualificados fuman más y consumen más cannabis, cocaína, anfetamina y alucinógenos

Oficina del Inem

Oficina del Inem

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

Los parados fuman y beben más, toman más tranquilizantes y consumen más drogas ilegales, como el cannabis o la cocaína, que las personas con empleo, según la última encuesta realizada por la Delegación del Gobierno del Plan Nacional sobre Drogas sobre consumo de sustancias psicoactivas en el ámbito laboral, presentada por la delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Nuria Espí.

Según este sondeo, realizado entre noviembre de 2007 y marzo de 2008 a unas 15.000 personas entre los 16 y los 64 años, en el marco de la Encuesta Domiciliaria sobre Alcohol y Drogas en España (EDADES), la diferencia más significativa se da en el consumo de cannabis, sustancia que han tomado el 22 por ciento de los hombres en paro en los últimos 12 meses, frente al 12 por ciento de los hombres con empleo.

Casi el 39 por ciento de los hombres parados y el 31 por ciento de las mujeres fuma tabaco a diario, frente al 34,7 por ciento de los hombres con trabajo y el 29,8 por ciento de las mujeres.

Asimismo, el 8,6 por ciento de las mujeres sin ocupación y el 7 por ciento de los hombres consumen tranquilizantes o pastillas para dormir, frente al 6,6 por ciento de las mujeres y el 3,3 por ciento de los hombres que conservan su puesto.

Además, entre los parados se han detectado más bebedores de alto riesgo, un 5,3 por ciento entre los hombres y un 2,9 por ciento entre las mujeres, porcentajes que entre la población con empleo bajan al 5 y al 2,2 por ciento, respectivamente.

El consumo de cocaína también es mayor entre los parados, un 7,8 por ciento entre los hombres parados frente al 4,4 por ciento de los empleados y un 2,1 entre las mujeres sin ocupación frente al 1,8 por ciento de consumidoras con trabajo.

El 2,4 por ciento de los hombres sin trabajo consume éxtasis, frente al 1,6 por ciento de los empleados, y el 2,3 por ciento anfetaminas, en contraste con el 1,1 por ciento detectado entre los hombres con trabajo. El consumo de alucinógenos entre los parados se dispara frente a los empleados, 2,3 frente a 0,7 por ciento.

Similar tendencia, aunque menos acentuada, se da en las mujeres desempleadas, de las que el 0,9 por ciento consume éxtasis, el 0,6 anfetaminas y el 0,5 alucinógenos, frente al 0,8, el 0,4, y el 0,3 de las empleadas, respectivamente.

MÁS DROGAS EN CONSTRUCCIÓN Y HOSTELERÍA

Entre los hombres trabajadores, el sector con más bebedores de alto riesgo es el primario (agricultores, pescadores o ganaderos), con un 7,9 por ciento, seguido de la hostelería (7,8%) y la construcción (7,3%). Los sectores donde se detectan más mujeres bebedoras de riesgo son la hostelería (4,4%) y la industria (3,1%).

Donde hay más fumadores diarios es en la construcción (43,8% de los hombres y 40% de las mujeres) y la hostelería (42% hombres y 36,5% mujeres). Consumen más tranquilizantes las mujeres, sobre todo las que se dedican a la agricultura y ganadería (13%) y a administración, educación, sanidad y servicios social (7,6%).

El cannabis se consume, sobre todo, en la hostelería (18% hombres y 11% mujeres) y la construcción (18% hombres y 13% mujeres) y la cocaína, consumo sobre todo masculino, es también más elevado en estos dos sectores, con un 6,3 por ciento y un 6,9 por ciento de consumidores, respectivamente.

El éxtasis también lo consumen sobre todo los hombres, en particular en el sector de los transportes, almacenamientos y comunicaciones (2,6%), donde también se encuentran la mayoría de hombres consumidores de anfetaminas (2,2%). Por su parte, los alucinógenos se vuelven a concentrar en hombres de la hostelería (1,3%).

Por categorías profesionales, hay más bebedores de riesgo entre los directivos (6,7%), mientras que las mujeres directivas (7%) consumen más tranquilizantes.

Los trabajadores manuales no cualificados son los que más fuman a diario (41%) y los que más consumen cannabis (16%), cocaína (5,4%), anfetaminas (1,7%) y alucinógenos (1,2%). El éxtasis lo consume más hombres administrativos (2,3%).

TRABAJAR EN LA INCLUSIÓN SOCIAL

Según Espí, lo más importante de esta encuesta es que demuestra que el ámbito laboral "no deja de ser un reflejo también de las situaciones que, con respecto a los consumos, se produce en la sociedad". "Es un paso importante que empecemos a analizar los datos que nos da esta encuesta para poder intervenir", dice, reconociendo que la presentación del trabajo, cerrado en 2009, ha sufrido retrasos.

"Nos preocupa que las personas con insatisfacción sean más propensas a los temas de consumo. Es normal que una persona en desempleo pueda tener una mayor necesidad de satisfacer sus insatisfacciones con las adicciones, como todo el que es adicto compulsivo", señala.

"Tendríamos que hablar de desempleo, de exclusión social, de políticas de inclusión y de una intervención social fuera del marco de la empresa (...) Nosotros tenemos que hacer un trabajo fundamental, prioritario para la delegación, en inclusión social y posibles situaciones sociales de riesgo", concluye.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha