eldiario.es

Menú

La víctima del caso de la playa del Cochino tuvo ''una muerte cargada de sufrimiento''

EL JURADO POPULAR EMITIRÁ PROBABLEMENTE ESTE VIERNES SU VEREDICTO

- PUBLICIDAD -

El final del juicio con jurado que se celebra esta semana en la Audiencia de Las Palmas contra un joven irlandes acusado de asesinar a una prostituta nigeriana en el Sur de Gran Canaria está a punto de llegar a su fin. El Ministerio Fiscal, la acusación popular y la defensa han elevado a definitivas sus peticiones de penas y han leído sus conclusiones.

Stella Omeriege, una mujer nigeriana que llegó a Gran Canaria en una patera, encontró su muerte un año después mientras se buscaba la vida a través de la prostitución. Una persona la estranguló y le produjo una muerte agónica y prolongada tras propinarle una paliza, tal y como explicaron este jueves los peritos forenses que declararon en la vista oral.

Las marcas en su cuello, presumiblemente de dedos, vislumbran el estrangulamiento que le causó la muerte. Previamente, por los signos de coagulación que aprecian los forenses, recibió más de media decena de golpes en toda la cabeza que le causaron hematomas alrededor de los ojos, fractura de los huesos de la nariz y la rotura de los dos huesos de la mandíbula, entre otras lesiones.

Las heridas en el interior del hueso del cráneo, que reveló la autopsia, un edema pulmonar y la rotura del cartílago nasal llevan a los médicos a determinar una muerte por estrangulamiento. El cuerpo de Stella apareció en el mar, pero no se ahogó allí, pues en sus vías respiratorias no había agua.

Stella Omeriege "no tuvo una muerte súbita. Las lesiones en el saco pericárdico (bolsa que rodea al corazón) indican una muerte cargada de sufrimiento", aseguraron los expertos. Además, no se defendió porque no posee ni una sola herida que pueda llevar a esta conclusión.

El acusado, Vincent Trainor, afirmó ante la Policía que le propinó varios golpes porque ella quiso robarle la cartera tras discutir por el precio de un servicio, pero que cuando la dejó en la playa aún tenía vida.

Los forenses han determinado su muerte como una asfixia mecánica por estrangulamiento agravado por los golpes, que le causaron entre otras lesiones, un traumatismo craneoencefálico severo.

Los expertos que realizaron el informe psicológico a la víctima destacaron que Vincent Trainor es una persona que puede discernir entre el bien y el mal y no tiene ningún problema mental ni ninguna adicción al alcohol ni a sustancias estupefacientes.

"No era lo que esperábamos encontrar", dijo el médico, pues según el relato del acusado, no se sentía culpable de nada de lo sucedido y relataba los hechos como si no hubiera participado en ellos, "como si fuese un mero espectador".

La explicación pudiera ser un trastorno antisocial de la personalidad o una negación de la realidad que se experimenta cuando se rechaza un hecho traumático que haya podido suceder.

El Ministerio Fiscal mantiene la solicitud de una pena de 15 años de cárcel y una indemnización de 70.000 euros frente a la acusación popular, que representa a la Asociación Nigeriana de Gran Canaria, que piden 20 años de cárcel por asesinato y una indemnización de 85.000 euros.

Tras la lectura de los informes de las partes, el magistrado Salvador García Alba redactará el objeto del veredicto que será estudiado por el jurado popular quien emitirá, previsiblemente este viernes, su conclusión.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha