Opinión y blogs

eldiario.es

"Límpieme la parada de guaguas"

LA MULTA CABE, LA SELECCIÓN NO

Alguien en la secta planta debía estar siguiendo el programa y decidió que había que acabar con eso de que un medio de comunicación pudiera contar cómo agentes de la Policía Local se dirigían a los vecinos para que retiraran sus sillas y su me

- PUBLICIDAD -

Alguien en la secta planta debía estar siguiendo el programa y decidió que había que acabar con eso de que un medio de comunicación pudiera contar cómo agentes de la Policía Local se dirigían a los vecinos para que retiraran sus sillas y su mesa. Así que a uno de los agentes le sonó en su walkie un rotundo: "límpieme la parada de guaguas". En esa zona se encontraba la unidad móvil desplazada por la Ser. Ahí no se puede aparcar, así que el agente requirió al conductor para que se retirara, cuestión en ese momento incompatible con mantener la conexión que se estaba produciendo. Resultado: multa que te crió. Mientras, en la acera de enfrente permanecían aparcados, donde tampoco se puede, unos cuantos vehículos cuyos propietarios corrieron mejor suerte. Así, podíamos enterarnos en directo de la jornada de información que los vecinos realizaban, ya a esas alturas sentados en un parterre con su mesa y sillas plegadas, y de la sanción que Jesús de Polanco tanto temía: 90 euros del ala. Y como la cosa sonaba a través de ese aparato llamado radio, imaginen el sainete. La doña que bajó de casa a echarle la bulla al agente, el taxista que tocaba la pita y hacía el signo de la victoria por la ventanilla, el propio empeñado en pagar la mitad de la multa... Un diez para esos estrategas que, queriendo silenciar, encendieron la mecha de los voladores. Y a todas éstas la elegancia de los compañeros contando cómo, de manera habitual, la Policía Local les ayuda en la realización de su trabajo. Pero ayer alguien decidió que no tocaba.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha