eldiario.es

Menú

A vueltas con la helisuperficie del Insular

UN COMPLEJO CARGADO DE OBRAS HISTÓRICAMENTE MUY PECULIARES

La historia del complejo hospitalario Materno-Insular de Gran Canaria es la historia de los despropósitos en materia de construcción de obra civil. A principios de los ochenta, aún en época de la UCD, se inauguraba el M

- PUBLICIDAD -

La historia del complejo hospitalario Materno-Insular de Gran Canaria es la historia de los despropósitos en materia de construcción de obra civil. A principios de los ochenta, aún en época de la UCD, se inauguraba el Materno-Infantil con graves deficiencias en las medidas de los ascensores, algunos de los cuales no parecían estar convenientemente homologados para admitir camas de determinados tamaños. Luego, bajo la presidencia de Román Rodríguez y las responsabilidades sanitarias en manos de Julio Bonis, se acometieron las inacabadas obras de ampliación del Hospital Insular, un viejo recinto que puso en pie hace siglos el Cabildo de Gran Canaria, cuando el Insalud tenía la sanidad isleña abandonada a su suerte. Desde que las obras fueron cogiendo cuerpo empezaron a aflorar las anomalías, las rarezas, los engendros... El personal no salía de su asombro ante lo que iba viendo, ante el caos permanente en el que han tenido que trabajar estos últimos años. Esta semana, con motivo del grave accidente del hotel Cordial de Mogán, ha vuelto a cobrar actualidad una de esas anomalías, denunciada por este periódico hace unos años: la helisuperficie no reune los requisitos normativos ni técnicos para ser utilizada con la normalidad y las exigencias propias de los fines para los que fue construida.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha