El mismo buque en el que tres polizones viajaron durante once días para llegar a Canarias los devolverá a Nigeria

Natalia G. Vargas

0

El 17 de noviembre a las doce del mediodía tres hombres salieron del puerto de Lagos (Nigeria) a bordo de un petrolero. Con el objetivo de llegar a Canarias, pasaron once días en alta mar sentados sobre la pala del timón del buque Alithini II. Después de una peligrosa travesía en la que hacían turnos para comer y para dormir, los polizones llegaron al puerto de Las Palmas a las 17.09 horas de este lunes 28 de noviembre.

En estado grave uno de los tres hombres que llegaron a Gran Canaria desde Nigeria en el timón de un barco

Más

A las 17.30, las autoridades tuvieron constancia de la llegada de los tres hombres. De inmediato, recibieron una primera asistencia por parte de Cruz Roja y del Servicio de Urgencias Canario. Después, tal y como ha podido saber este periódico, fueron evacuados bajo custodia policial a dos hospitales diferentes de Gran Canaria.

Tras pasar menos de 24 horas ingresados en un hospital por deshidratación moderada, dos de ellos volverán a Nigeria en el mismo barco. Ya han recibido el alta hospitalaria y, ante la imposibilidad de permanecer en suelo español, volverán a bordo del barco. ''Los tienen que devolver al puerto de origen'', han explicado a esta redacción fuentes de la Delegación del Gobierno en Canarias. El tercer polizón permanece ingresado en el Hospital Insular de Gran Canaria en estado grave, pero el petrolero también debe encargarse de que vuelva al puerto de Lagos.

En una imagen publicada por Salvamento Marítimo que ha dado ya la vuelta al mundo, puede verse a los tres hombres apretados con los pies a pocos centímetros del océano. Con los hombros encogidos y sin despegar la mirada del océano, los polizones trataban de combatir el frío y de protegerse de los golpes del océano.

No es la primera vez que un grupo de personas opta por esta vía para llegar a las Islas. En julio de 2021, nueve senegaleses, entre los que había un menor de edad, llegaron al puerto de Las Palmas como polizones de un buque vacío remolcado desde Senegal. Se habían escondido en el buque Pegasus que partió de Dakar enganchado al remolcador Kingston. Durante el trayecto, los hombres contactaban por radio con la tripulación del remolcador para que les facilitara agua y comida.

Un mes después, la consignataria comenzó a repatriar a ocho de los jóvenes llegados a Las Palmas de Gran Canaria, aunque muchos manifestaron que no querían regresar y que querían solicitar protección internacional. El menor de edad pasó a un centro de acogida del Gobierno de Canarias.

Una instrucción emitida por la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil en 2007 detalla cómo deben proceder las autoridades en estos casos. En primer lugar, la competencia de coordinar todas las actuaciones en cuanto al tratamiento de polizones extranjeros recae en la Delegación o Subdelegación del Gobierno. 

Ante la llegada de un buque mercante a un puerto español con polizones a bordo, el propio capitán del barco tiene la obligación de informar ''con carácter urgente y antelación suficiente'' a las autoridades encargadas del control de fronteras. Por su parte, agentes de la Policía Nacional deben desplazarse hasta el puerto acompañados de intérpretes para realizar entrevistar a los polizones sobre su situación. 

Tan pronto como los polizones manifiesten su intención de solicitar la entrada al territorio español, tienen el derecho a recibir asistencia jurídica gratuita, de acuerdo con la Ley Orgánica 4/2000 sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social. También tienen derecho a solicitar asilo. En este caso, desde la Delegación del Gobierno aseguran no tener más información sobre si los polizones rescatados este lunes manifestaron o no haber pedido asilo y tampoco sobre si recibieron asistencia jurídica.

El 17 de noviembre a las doce del mediodía tres hombres salieron del puerto de Lagos (Nigeria) a bordo de un petrolero. Con el objetivo de llegar a Canarias, pasaron once días en alta mar sentados sobre la pala del timón del buque Alithini II. Después de una peligrosa travesía en la que hacían turnos para comer y para dormir, los polizones llegaron al puerto de Las Palmas a las 17.09 horas de este lunes 28 de noviembre.

En estado grave uno de los tres hombres que llegaron a Gran Canaria desde Nigeria en el timón de un barco

Más

A las 17.30, las autoridades tuvieron constancia de la llegada de los tres hombres. De inmediato, recibieron una primera asistencia por parte de Cruz Roja y del Servicio de Urgencias Canario. Después, tal y como ha podido saber este periódico, fueron evacuados bajo custodia policial a dos hospitales diferentes de Gran Canaria.

Tras pasar menos de 24 horas ingresados en un hospital por deshidratación moderada, dos de ellos volverán a Nigeria en el mismo barco. Ya han recibido el alta hospitalaria y, ante la imposibilidad de permanecer en suelo español, volverán a bordo del barco. ''Los tienen que devolver al puerto de origen'', han explicado a esta redacción fuentes de la Delegación del Gobierno en Canarias. El tercer polizón permanece ingresado en el Hospital Insular de Gran Canaria en estado grave, pero el petrolero también debe encargarse de que vuelva al puerto de Lagos.

En una imagen publicada por Salvamento Marítimo que ha dado ya la vuelta al mundo, puede verse a los tres hombres apretados con los pies a pocos centímetros del océano. Con los hombros encogidos y sin despegar la mirada del océano, los polizones trataban de combatir el frío y de protegerse de los golpes del océano.

No es la primera vez que un grupo de personas opta por esta vía para llegar a las Islas. En julio de 2021, nueve senegaleses, entre los que había un menor de edad, llegaron al puerto de Las Palmas como polizones de un buque vacío remolcado desde Senegal. Se habían escondido en el buque Pegasus que partió de Dakar enganchado al remolcador Kingston. Durante el trayecto, los hombres contactaban por radio con la tripulación del remolcador para que les facilitara agua y comida.

Un mes después, la consignataria comenzó a repatriar a ocho de los jóvenes llegados a Las Palmas de Gran Canaria, aunque muchos manifestaron que no querían regresar y que querían solicitar protección internacional. El menor de edad pasó a un centro de acogida del Gobierno de Canarias.

Una instrucción emitida por la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil en 2007 detalla cómo deben proceder las autoridades en estos casos. En primer lugar, la competencia de coordinar todas las actuaciones en cuanto al tratamiento de polizones extranjeros recae en la Delegación o Subdelegación del Gobierno. 

Ante la llegada de un buque mercante a un puerto español con polizones a bordo, el propio capitán del barco tiene la obligación de informar ''con carácter urgente y antelación suficiente'' a las autoridades encargadas del control de fronteras. Por su parte, agentes de la Policía Nacional deben desplazarse hasta el puerto acompañados de intérpretes para realizar entrevistar a los polizones sobre su situación. 

Tan pronto como los polizones manifiesten su intención de solicitar la entrada al territorio español, tienen el derecho a recibir asistencia jurídica gratuita, de acuerdo con la Ley Orgánica 4/2000 sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social. También tienen derecho a solicitar asilo. En este caso, desde la Delegación del Gobierno aseguran no tener más información sobre si los polizones rescatados este lunes manifestaron o no haber pedido asilo y tampoco sobre si recibieron asistencia jurídica.

El 17 de noviembre a las doce del mediodía tres hombres salieron del puerto de Lagos (Nigeria) a bordo de un petrolero. Con el objetivo de llegar a Canarias, pasaron once días en alta mar sentados sobre la pala del timón del buque Alithini II. Después de una peligrosa travesía en la que hacían turnos para comer y para dormir, los polizones llegaron al puerto de Las Palmas a las 17.09 horas de este lunes 28 de noviembre.

En estado grave uno de los tres hombres que llegaron a Gran Canaria desde Nigeria en el timón de un barco

Más

A las 17.30, las autoridades tuvieron constancia de la llegada de los tres hombres. De inmediato, recibieron una primera asistencia por parte de Cruz Roja y del Servicio de Urgencias Canario. Después, tal y como ha podido saber este periódico, fueron evacuados bajo custodia policial a dos hospitales diferentes de Gran Canaria.