La portada de mañana
Acceder
Catalunya se encamina a un primer pleno de investidura como cuenta atrás electoral
La frustración de la derecha agrava el choque entre poderes, por Esther Palomera
OPINIÓN | 'Una desgracia llamada Macron', por Enric González

Los socios de gobierno del Puerto de la Cruz tratan de reconducir el pacto con un acuerdo modificado

Álvaro Morales

0

Los socios de gobierno en el Ayuntamiento del Puerto de la Cruz (PSOE y Asamblea Ciudadana Portuense, formación a la izquierda de los socialistas) renegocian las condiciones del pacto tras el cisma u obstáculo (depende de a quién se le pregunte) que supuso la abstención de los dos ediles de ACP durante el pleno del pasado 29 de abril respecto a dos modificaciones extrajudiciales de crédito del área de Fiestas (que lleva el PSOE) por casi un millón de euros (687.000 y 255.000), motivo por el que el PP anunció que llevaría ese acuerdo, que salió adelante solo con los votos de los 10 concejales socialistas, a la Fiscalía por los reparos de Intervención.

Tras esa decisión de abstenerse, que para el PSOE choca con el apoyo que siempre ha dispensado a las modificaciones de crédito en favor de las áreas de ACP, así como con el hecho de salvar otros acuerdos, incluso, de corporaciones gobernadas por otros partidos (PP y CC) en el pasado, el pacto progresista en la principal ciudad del Norte de Tenerife sufrió su crisis más intensa en los últimos 5 años. 

De hecho, el alcalde, Marco González, quien sigue siendo el más ferviente defensor del acuerdo entre ambas fuerzas por parte del PSOE, censuró esa abstención en la Fiesta de la Rosa que congregó a unos 400 afiliados locales del partido en el polideportivo Manolo Santaella el pasado 1 de mayo. Rodeado de todos los ediles socialistas y de líderes como Juan Fernando López Aguilar, candidato a la UE, y Pedro Martín, portavoz en el Cabildo, senador y secretario insular, González lamentó que haya “grupos de izquierda” que se mueven “según el viento”, al tiempo que dejó claro que seguirá con su apuesta por la cultura, las tradiciones y fiestas, y por apoyar a las empresas que hacen posible la dinamización del municipio. Aunque no quiso ahondar mucho más en su intervención, el malestar expresado por González con su socio ese día (mucho más intenso en el resto de la familia socialista portuense) no pasó inadvertido y la grabación de la fiesta en las redes del PSOE fue vista por mucha gente en la ciudad y, en especial, por sus socios y otros grupos políticos en un municipio, de siempre, muy politizado y con debates potentes casi en cualquier rincón.   

Al poco de eso, y tras la Fiesta de la Cruz (viernes, 3 de mayo), que se vive intensamente en la ciudad, los dos socios aceleraron la Mesa del Pacto el lunes 6 de mayo y ambas delegaciones se reunieron esa mañana. En esta reunión, el PSOE dejó claro su malestar por sentir que, a veces, “gobierna en minoría” en la ciudad y planteó la necesidad de introducir cambios en el acuerdo escrito en pro de la máxima estabilidad, sobre todo para que no se repitan votaciones con posturas contrapuestas entre ambos socios, como ocurrió con dichos créditos, ya que, para eso, prefieren gobernar de verdad en minoría o buscar otras alternativas.

A juicio de los socialistas, resulta imprescindible modificar el pacto en esta línea para que no se repita la crisis vivida en ese pleno de finales de abril y que puedan poner todos los focos, energías y tiempo en la gestión del día a día y de los distintos proyectos, si bien el alcalde no para de recalcar que, pese a estas diferencias, la gestión ha seguido con la misma intensidad desde entonces, más allá de la reestructuración del gobierno por la reciente marcha de la primera teniente de Alcalde y concejala de Desarrollo Económico, Igualdad, Patrimonio y Gestión del Personal, Natalia Afonso, quien se reincorporó a su antiguo empleo y explicó sus motivos a la asamblea ordinaria del PSOE.

Por parte de ACP, y según las fuentes consultadas, se hizo hincapié en la necesidad que tienen sus áreas de partidas económicas por la insuficiencia de sus créditos, en especial en Urbanismo y Deportes, aunque también en Ciudad Sostenible y otras concejalías. Esta formación, sin embargo, no considera tan grave lo ocurrido con los dos créditos sobre los que se abstuvieron, recalca que son partidos diferentes y que el pacto no obliga a la unificación del voto, que es precisamente uno de los cambios clave que el PSOE quiere introducir en el texto del acuerdo si llegan a un consenso sobre la pretendida reconducción.

El alcalde indicó esta mañana, en Radio Realejos, que no se le ha pasado por la cabeza firmar ningún decreto de cese de los ediles de ACP, aunque sí puso énfasis en la necesidad de evitar su sensación de que, a veces, gobiernan en minoría y que eso han de solucionarlo ambos partidos del pacto.

Sin partidas suficientes en Urbanismo y otras áreas

Por su parte, David Hernández, portavoz de ACP, se limitó ayer a remitir a este medio a sus declaraciones, de la semana pasada, en esa misma emisora realejera (en el programa que dirige Daniel Montesdeoca), radio en la que criticó el “incumplimiento” del pacto por parte del PSOE en algunas cuestiones. Aunque dijo que seguía “trabajando con la misma ilusión” que tenía desde que comenzó en tareas de gobierno junto a los socialistas en 2019, con “buen talante” también censuró que el presupuesto inicial pactado incluye 700.000 euros que son, a su juicio, totalmente insuficientes para el área de Urbanismo en un año. “Teníamos pactado una modificación de crédito para tener más dinero y que este área pueda tener unos 3 millones” para, por ejemplo, desarrollar proyectos terminados y que se pueden licitar ya, como la plaza de La Vera (1 millón de euros, en dos fases de 500.000), el techado del patio del colegio Tomás Iriarte (92.000 euros) o la memoria para empezar a ejecutar la escuela infantil Jacaranda.

González admite los problemas del consistorio para agilizar parte de la gestión económica por la falta de personal suficiente, aparte de recalcar que, a diferencia de municipios similares, como el de La Orotava o Los Realejos, en el Puerto de la Cruz no se permite recurrir a las facturas como medio de pago, lo que agiliza todo mucho más en esas localidades colindantes. Según remarca, con ningún crédito intentan beneficiar o favorecer a ninguna empresa, sino, en el caso de los dos polémicos, cumplir con la oferta sociocultural y festiva que se despliega por el municipio, por todos los barrios y casco.

De momento, ambos socios no han acordado una segunda reunión ni han respondido a las peticiones de la otra parte para intentar reconducir un acuerdo que, aunque es lo que desean, se topa con algunos obstáculos de contenido o de perfiles personales que lo dificultan y que vivieron en ese pleno del 29 de abril su punto más crítico, que obligó precisamente a la convocatoria de una Mesa del Pacto que sigue abierta.