La portada de mañana
Acceder
La ultraderecha global se vuelca en las elecciones europeas
Las mujeres retrasan la maternidad por la economía y por no encontrar hombres
OPINIÓN | 'Una juventud frustrada', por Enric González

“Preocupación” en el Gobierno de Canarias y en la patronal hotelera por la protesta convocada en cinco islas contra la masificación

Canarias Ahora

0

El presidente del Gobierno de Canarias y la patronal hotelera Ashotel han manifestado este lunes su “preocupación” e “inquietud” ante la próxima protesta el 20 de abril contra la masificación de las islas. Lo que empezó siendo una convocatoria para la isla de Tenerife bajo el lema “Canarias tiene un límite” se ha extendido ya por casi todo el archipiélago y son ya cinco las islas que se han sumado y tendrán sus propias manifestaciones contra el modelo desarrollista y a favor de que se limite la venta de viviendas a extranjeros, se imponga una tasa turística y se apruebe una moratoria al sector. Los convocantes también piden mayor protección para los espacios naturales de las islas, con lo que las manifestaciones, tal y como han explicado los organizadores, no son contra el turismo ni los turistas, sino contra la saturación de las islas y la falta de medidas para protegerlas ante el crecimiento de esta industria que no siempre cumple la ley y que pretende expandirse también en enclaves frágiles o protegidos. Ejemplos hay muchos y muy recientes, como Cuna del Alma, el hotel de La Tejita, el Dichosa Wellness Clinic, Hotel Oliva Beach, Circuito del Motor, puerto de Fonsalía, Siam Park en Gran Canaria, etc..

El presidente de Canarias, Fernando Clavijo, de Coalición Canaria, pidió este lunes “sentido común” para quienes protestan contra el turismo ya que se trata de la “principal fuente de empleo y riqueza”. La protesta también va dirigida contra aquellos políticos y partidos que defienden que hay que seguir aumentando el volumen de la industria turística, siempre bajo el pretexto de la creación de riqueza y empleo. Recordemos que Canarias tiene los segundos salarios más bajos de España y más del 33% de la población en riesgo de pobreza y exclusión. También, contra quienes desde las instituciones públicas declaran la emergencia hídrica, habitacional o energética para justificar la realización de obras de urgencia (con menos trámites burocráticos) mientras se potencia que visiten las islas más de 16 millones de personas al año al mismo tiempo que crece la población. Los convocantes de la protesta critican que por un lado se pongan sobre la mesa estos problemas, y se hable de cambio climático, mientras por otro se sigan aumentando las camas turísticas en un territorio pequeño, fragmentado y frágil y se siga queriendo aumentar el número de plazas aéreas, cruceros y vehículos de alquiler.

Ashotel, por su parte, ve con “inquietud” la convocatoria de manifestaciones en contra del modelo turístico y ha reclamado un debate sosegado al respecto, pues al turista “hay que dejarlo tranquilo” por cuestiones que no se han resuelto durante años, como la vivienda y los problemas de movilidad.

De esta manera se ha pronunciado el vicepresidente de Ashotel, Gabriel Wolgeschaffen, en una rueda de prensa en la que ha calificado la situación de “tormenta perfecta” y ha advertido de que “a la vaca que da leche hay que dejarla tranquilita”.

Ashotel entiende el debate social “y el hastío general”, pero considera también que el hartazgo está relacionado con cuestiones que no se han resuelto durante décadas, como la falta de vivienda y los problemas de transporte.

El vicepresidente de la patronal hotelera ha señalado también que Canarias es un destino turístico “joven” y ha recordado que hace décadas eran los habitantes de las islas los que emigraban ante la falta de recursos, para añadir que el turismo genera el 35% del PIB en el archipiélago, por lo que hay que ser “cautelosos”.

El alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, presente en la misma rueda de prensa, ha expresado su “total respeto” por la libertad de expresión y de manifestación pero también ha reclamado un debate “serio y huyendo de prejuicios” sobre esta cuestión.

De hecho, ha continuado el alcalde, uniría este debate al del crecimiento demográfico registrado en los últimos 20 años en el archipiélago, que supera “claramente” al producido por la tasa de natalidad en la Comunidad Autónoma.

Ello conlleva una demanda de servicios e infraestructuras a la que las administraciones no pueden dar respuesta con suficiente rapidez, ha precisado José Manuel Bermúdez, para apostillar que en el caso de la capital tinerfeña el aumento demográfico es inferior al de la media del resto de Canarias y de la isla de Tenerife. 

Campaña contra el turismo de masas

La Cámara de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de Santa Cruz de Tenerife ha rechazado lo que ha calificado de campaña de turismofobia “orquestada por grupos minoritarios, que tuvo lugar hace unos días frente a los turistas que llegaban al aeropuerto Reina Sofía, en el sur de Tenerife; una acción ”aislada, pero cuya repercusión en el sector puede tener graves consecuencias“, según la entidad. 

Para Santiago Sesé, presidente de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, es una “auténtica temeridad” que se produzcan hechos de tal magnitud. “El problema de este tipo de acciones es que no se quedan aquí, traspasan fronteras y calan en los países de origen. Esta idea de rechazo, del no al turista pone en riesgo nuestra economía y traslada una visión de la sociedad canaria que no se ajusta a la realidad”, señala el máximo responsable de la institución. Son ya varios los reportajes publicados en medios británicos, uno de los principales emisores de turistas hacia las Islas, que recogen ese sentimiento de rechazo hacia una industria que relega a los habitantes a un segundo plano.