Sobre este blog

El suplemento de viajes de Canarias Ahora te invita a visitar el mundo de otra manera. Aquí encontrarás datos útiles, ideas y, sobre todo, muchas experiencias de viajeros como tú.

“Viajar es la mejor de las escuelas para los niños”

La familia al completo en la Muralla China

VIAJAR AHORA

Las Palmas de Gran Canaria —

Sonia y Antonio siempre fueron viajeros. Y un viaje, precisamente, fue la prueba de fuego a la que se enfrentaron al poco de conocerse. Para la mayoría de los mortales, la sola idea de pasar ocho meses mochila a la espalda recorriendo el mundo es un sueño inalcanzable. Aquella primera vuelta al globo se convirtió en el hito fundacional de una familia poco corriente. “El tener niños no nos ha frenado a la hora de seguir viajando aunque sí hemos esperado a pasar la etapa de bebés para emprender un viaje largo”, asegura Antonio.

El primer reto ha sido un viaje de seis meses por Asia y Oceanía en el que, junto a las mochilas, estos españoles culillo de mal asiento se han llevado a Mateo y Candela. Todo un desafío si tenemos en cuenta que los hijos de la pareja tenían cinco y siete años, respectivamente, cuando iniciaron la aventura. “Unos meses antes les decíamos que íbamos a emprender un gran viaje juntos y a recorrer muchos países totalmente diferentes al nuestro”, relata Antonio a Viajar Ahora. “Ellos, al ser pequeños, no dimensionaban el recorrido ni el alcance de la aventura, pero estaban encantados de que esta vez contáramos con ellos para viajar”.

Y salió bien la cosa, ya que hay nuevos proyectos en el cuaderno de viajes familiar. El próximo destino, una ruta de tres meses por Bolivia, Perú y Ecuador siguiendo la estela del cóndor. La travesía, hasta aquí, no ha sido fácil, pero los buenos momentos superan con mucho a los malos. Antonio nos cuenta cómo fueron esos meses de viaje de una familia de makuteros a la que podemos seguir los pasos a través de su blog.

¿De qué manera se prepara un viaje de esta naturaleza con niños?

Quizás en lo que más hincapié hay que poner es en llevar un buen botiquín y diseñar una ruta fuera de zonas con enfermedades endémicas como la malaria. Un buen seguro de viaje también es fundamental, aunque lo más importante es aplicar el sentido común a la hora de tomar decisiones sobre qué actividades realizar y qué zonas recorrer. Diseñar un viaje en el que haya un poco de todo. Una visita a un monumento y después un museo de las ciencias; un rato en un parque infantil y un mercado callejero. En el resto de aspectos los niños son más adaptables que los adultos, para ellos todo puede convertirse en motivo de disfrute: un tren por las montañas, un bus nocturno...

¿Y los estudios?

Nosotros elegimos la fórmula del Home Schooling y darles el temario nosotros. Nuestro viaje duró seis meses pero como tres meses fueron de verano tuvimos el doble de tiempo para cubrir el temario de un trimestre. Con su edad fue muy fácil cubrir los objetivos. Andenes y hoteles se convirtieron en aulas improvisadas. Desde su colegio fueron todo facilidades, porque entendieron que lo que iban a vivir los niños era mucho más de lo que podían aprender en un aula durante ese tiempo. Y tuvimos contacto vía email con sus tutores. A la vuelta nos comentaron que los niños habían vuelto con muy buen nivel y que estaban muy contentos.

¿Es el propio viaje una buena herramienta para educarlos?

Viajar es la mejor escuela. Te ayuda a ser más tolerante, a ver realidades y estilos de vida muy diferentes al tuyo. Los niños son como esponjas y salir del cascarón y de la cotidianeidad del hogar a edad temprana les enseña muchas cosas que no se pueden aprender con un libro.

¿En algún momento supuso inconvenientes?

No, nunca. Lo que sí es importante es no pretender abarcar muchas cosas en poco tiempo y tener en cuenta el nivel de dificultad de las actividades y rutas elegidas. Por ejemplo, si los niños son pequeños se cansarán rápido de andar así que hay que adecuar las excursiones a su realidad. Por ejemplo, en las montañas del norte de Vietnam nos habría encantado hacer una caminata de varios días por los poblados, pero claro, los niños no podían andar tanto, así que sustituimos este plan por recorrer con motos las aldeas de la zona, que también fue increíble. De esa manera disfrutamos todos. En Indonesia había una actividad de body rafting por el río que consistía en lanzarse con una especie de colchoneta de poliespán individual por los rápidos. Como ellos no podían hacerlo cambiamos esto por lanzarnos en neumáticos de camión para explorar unas cuevas preciosas de la zona. ¡Y fue alucinante!

¿Cuál fue el mejor momento?

No se si me quedaría con un mejor momento porque en viajes de esta naturaleza cada día vives cosas nuevas y la experiencia es muy intensa, por mencionar algunos, fue una pasada lanzarnos en tirolinas por la selva en el norte de Tailandia a lo Tarzán; acariciar bebés tigre; acampar rodeados de canguros en Australia; visitar el mercado de frutas del Delta del Mekong; navegar en barca rodeados de delfines en Indonesia...

Y ¿el peor?

Un momento difícil fue cuando íbamos a embarcar desde Hong Kong a Vietnam y nos denegaron el embarque porque no teníamos una carta de invitación del gobierno vietnamita que, al parecer, era necesaria. Luego descubrimos que el vuelo que teníamos también nos lo habían cancelado y tuvimos que gestionar la carta, el vuelo, nuevo alojamiento en Hong Kong sobre la marcha después de deambular 5 horas por el aeropuerto.

¿Qué les dirías a los padres para que se animen a viajar de esta manera con los críos?

Les diría que no pongan barreras a la experiencia. Si de verdad quieren viajar con sus hijos deben aprovechar y hacerlo. Si consigues un vuelo barato resulta muchísimo más económico pasar un mes viajando por Asia o América que por Europa. Hay muchas facilidades de alojamiento para familias, también descuentos en el tema de los transportes y entradas. Además la comida está buenísima y la gente buena abunda.

¿Cuáles son los próximos proyectos?

Este verano vamos a rodar la segunda parte de la webserie de viajes en familia que tenemos (Family Run). Vamos a recorrer la ruta del Cóndor por Ecuador, Perú y Bolivia. Esta vez serán tres meses.

Sobre este blog

El suplemento de viajes de Canarias Ahora te invita a visitar el mundo de otra manera. Aquí encontrarás datos útiles, ideas y, sobre todo, muchas experiencias de viajeros como tú.

    Autores

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats