La portada de mañana
Acceder
El rey emérito se blinda de pagar impuestos con su residencia fiscal en Abu Dabi
Investigación - Tres años sin noticias de la mitad oculta del archivo de Villarejo
Opinión - 'El machismo y sus burlas, herencia española', por Rosa María Artal
Sobre este blog

El blog personal del director de elDiario.es, Ignacio Escolar. Está activo desde el año 2003.

Puedes contactar con Escolar de forma segura a través del correo electrónico, PGP. También es posible mandar información y documentos a elDiario.es desde nuestro buzón seguro y encriptado en Fíltrala.

Blanquear al rey emérito

Sobre este blog

El blog personal del director de elDiario.es, Ignacio Escolar. Está activo desde el año 2003.

Puedes contactar con Escolar de forma segura a través del correo electrónico, PGP. También es posible mandar información y documentos a elDiario.es desde nuestro buzón seguro y encriptado en Fíltrala.

El rey Juan Carlos de Borbón vuelve a España, aunque no de forma permanente. Mantendrá su residencia habitual –y también la fiscal– en la dictadura petrolera de Emiratos Árabes Unidos. Pero al igual que algunos de sus amigos, los plutócratas del Golfo, vendrá a España algunos meses de vacaciones, a visitar a la familia y los amigos. Para participar en las regatas.

Nunca entendí las razones de su exilio autoimpuesto, que le igualaba con otros grandes corruptos de la historia de España, como su abuelo Alfonso XIII. Si lo que pretendía Juan Carlos de Borbón era facilitar el reinado a su hijo Felipe VI, el efecto fue justo el contrario: salir de España por la puerta de atrás solo destacaba aún más lo evidente, que su presencia era tóxica para la monarquía. Si lo que buscaba era recuperar el favor de los españoles, habrían sido mucho mejor unas disculpas. Y si realmente su intención era “colaborar con la Justicia”, como nos contaron, lo más ejemplar habría sido quedarse en España, no fugarse al extranjero.

Nunca entendí su exilio. Menos aún que el carpetazo judicial a sus onerosos fraudes fiscales sean la excusa para su vuelta. Recordemos cómo se produjo. La investigación de la Fiscalía no se archivó porque los hechos fueran falsos o no hubiera pruebas. El carpetazo no llegó por la inocencia del emérito, sino porque una parte de los presuntos delitos que encontró la Fiscalía no se podían juzgar, por la inviolabilidad de la corona; otra parte había prescrito. 

Descubre nuestras apps