Sobre este blog

El blog personal del director de elDiario.es, Ignacio Escolar. Está activo desde el año 2003.

Puedes contactar con Escolar de forma segura a través del correo electrónico, PGP. También es posible mandar información y documentos a elDiario.es desde nuestro buzón seguro y encriptado en Fíltrala.

Las claves de la sentencia del Constitucional sobre el estado de alarma

Sobre este blog

El blog personal del director de elDiario.es, Ignacio Escolar. Está activo desde el año 2003.

Puedes contactar con Escolar de forma segura a través del correo electrónico, PGP. También es posible mandar información y documentos a elDiario.es desde nuestro buzón seguro y encriptado en Fíltrala.

1. El Tribunal Constitucional, por la mínima, partido por la mitad y con una parte de sus magistrados con el mandato caducado, ha decidido sentenciar que el estado de alarma que aprobó el Gobierno durante la fase más dura de la pandemia fue ilegal. ¿Significa eso que le parezcan mal las medidas de confinamiento que España, y todo el mundo, aplicó? No. La sentencia no entra en eso. El debate era otro, jurídico y no sanitario: si el estado de alarma era el cauce legal adecuado para aprobar el confinamiento o si el Gobierno debía haber recurrido a una medida más dura, el estado de excepción.

2. ¿Estado de alarma o de excepción? Ambas opciones, en distinto grado, permiten limitar o suspender derechos fundamentales durante una emergencia. Hay también una tercera alternativa, para situaciones aún más graves: el estado de sitio. Las tres posibilidades están recogidas en la Constitución y se desarrollan en una ley orgánica de 1981, que sigue aún en vigor. Es una ley bastante clara: explica qué hace falta para poder aprobar cada estado y qué se puede hacer cuando entran en vigor. Y entre los motivos para aplicar el estado de alarma (artículo 4b) están las "crisis sanitarias, tales como epidemias". Es decir: una pandemia como la que aún no hemos terminado de superar.

3. Cuando el Gobierno decretó el estado de alarma para ordenar el confinamiento contra la Covid-19 no fue, por tanto, muy imaginativo en su interpretación. Insisto: basta con leer la ley para ver que la definición que más encajaba con la situación del momento era el estado de alarma: una "epidemia". Y no una alteración del orden público de tal magnitud que impidiera "el normal funcionamiento de las instituciones democráticas", que es el requisito para un estado de excepción. Dicho de otro modo: el estado de alarma es para las epidemias. Si se tratara de una epidemia zombi que hubiera provocado un grave colapso del Estado, lo suyo habría sido el estado de excepción.

12 de marzo de 2021

Descubre nuestras apps