Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
Sobre este blog

El blog personal del director de elDiario.es, Ignacio Escolar. Está activo desde el año 2003.

Puedes contactar con Ignacio Escolar y la redacción de elDiario.es mandándonos de forma confidencial información o documentación al correo electrónico: pistas@eldiario.es

Protegeremos tu identidad en todo el proceso si así lo deseas.

El PP mantiene su dominio de la Xunta

Ignacio Escolar

134

Sobre este blog

El blog personal del director de elDiario.es, Ignacio Escolar. Está activo desde el año 2003.

Puedes contactar con Ignacio Escolar y la redacción de elDiario.es mandándonos de forma confidencial información o documentación al correo electrónico: pistas@eldiario.es

Protegeremos tu identidad en todo el proceso si así lo deseas.

No hubo vuelco. El PP ha gobernado 36 de los 42 años de autonomía de Galicia. Con esta noche electoral, serán 40 de 46. Un dominio apabullante, histórico, que esta vez tampoco ha cambiado. A pesar de una participación superior a la de las últimas autonómicas, el Partido Popular mantiene el poder en la Xunta. Es una mayoría absoluta en escaños, que no en votos –obtiene el 53,3% del Parlamento con el 47,36% de los votos–. Pero una mayoría más que amplia, que le permitirá gobernar sin pactar con el estridente Jácome y que no se reducirá con el voto emigrante, que en las últimas elecciones siempre ha sido favorable a la derecha.

La participación subió, pero no lo suficiente. Ahora mismo, en la web de la Xunta con los resultados oficiales, se da un porcentaje del 67%. No es el definitivo, ni sirve para comparar con elecciones anteriores. Cuando se cuente el voto emigrante –que se computará en unos días, pero del que ya sabemos que apenas han votado unas 30.000 personas del medio millón con derecho a voto– la participación total se quedará por debajo del 57%. Nueve puntos más que en las últimas autonómicas, pero no lo suficiente como para poner en riesgo el dominio del PP. Un reto que habría necesitado una participación aún mayor de la que ha habido: alrededor del 65%.

“Se ha movilizado mucho la izquierda, pero también la derecha”, reconoce una de las candidatas. A pesar de ese aumento en la participación, no ha habido apenas cambios entre bloques. Todo lo que ha crecido el BNG se lo ha comido a la propia izquierda. Y la pujanza de Ana Pontón, que ha dejado a los socialistas gallegos en su mínimo histórico y al resto de los partidos de la izquierda en la irrelevancia extraparlamentaria, no ha logrado aumentar significativamente el tamaño total del bloque progresista. Apenas un escaño, nada más.