eldiario.es

Menú

Otro Estatuto es posible

- PUBLICIDAD -

Un Estatuto que da más valor a la tierra que a las personas, está condenado al fracaso.

Hemos tenido 25 años para mejorarlo y ha sido imposible. Canarias tiene el triste honor de tener un Gobierno Autónomo que ha tenido que retirar la reforma de su Estatuto del Congreso de los Diputados por falta de acuerdo institucional. La cuestión de fondo: la injusta Ley Electoral.

De continuar así, con la misma estructura organizativa, pasarán otros 25 años y todo seguirá igual. Hay mucho en juego y a las tres grandes formaciones (CC-ATI, PP y PSOE) que forman el arco político en Canarias más que las ideas, los unen o separan sus intereses partidistas, eso lo ha entendido perfectamente ATI-CC y juega al gato y al ratón con los partidos nacionales para eternizar en el tiempo el status actual, que los favorece.

Este gran fraude legal, además, ha degenerado en un uso clientelista de la Administración, otorgando prebendas y vergonzosas ventajas a los acólitos mientras que al resto de la ciudadanía se le niega el pan y la sal. Tampoco se solucionará el problema de fondo, con un sistema electoral que incluya "una listita regional de 10 diputados" porque los resultados también serán injustos-quizás no tanto como ahora- pero seguirían siendo profundamente antidemocráticos.

Si a todo esto le añadimos el disparate burocrático que supone la duplicidad de los Servicios que ofrece el Gobierno de Canarias y los Cabildos de cada isla, y que además, en muchas ocasiones son contradictorios y opuestos según el color político de cada institución; nos encontramos con un panorama donde el derroche y el nepotismo se unen para dar cobertura legal a inmoralidades que en cualquier democracia civilizada estarían penalizadas.

Ante esta situación, lo mejor es emplear el sentido común y coherencia. Si la división provincial nos dio tranquilidad, sin embargo no frenó el pleito. Canarias es un Archipiélago, con unas islas que si bien tienen muchas cosas en común, también son muy diferentes las unas de las otras, no solo en sus paisajes y valores sino también en el desarrollo económico y su cultura, por tanto cada Isla tiene su propia idiosincrasia y requiere su propio desarrollo. ¿Por qué no darle a cada Isla libertad para que ejecute su propio modelo?.

Proponemos que cada Isla se autogobierne y administre sus propios recursos a través de sus Cabildos y Ayuntamientos, y que el Gobierno de Canarias se reordene para eliminar la burocracia existente al respecto, ya que somos los canarios los que padecemos más administraciones públicas por m², la autonómica, insular, nacional y europea, lo que conlleva muchas veces un desorden e ineficacia en la aplicación de las competencia y unos gastos excesivos e que no se puede soportar, por lo que proponemos contar con un gobierno que lo compuesto por cinco miembros: un Presidente, que ejerza la representación de Canarias en el exterior y la coordinación política general, un Vicepresidente para sustituirlo, y un consejero para coordinar los asuntos económicos y de infraestructura, otro para asuntos relacionados con el Desarrollo Sostenible, energía y agua y un tercero para Asuntos Sociales, de Empleo, Sanitarios y Educativos.

De esta forma, las tareas del Gobierno de Canarias serían más eficaz y cercana a los ciudadanos, las competencias estarían mejor delimitadas para que el ciudadano sepa donde dirigirse según la materia, ya que los Cabildos y los Ayuntamientos son las instituciones más cercanas al ciudadano.

Somos un Archipiélago, aceptemos nuestra diversidad y desde los rasgos comunes hagamos una Canarias más diversa, plural, justa y equilibrada.

El objeto del Estado de las Autonomías en España es descentralizar la Administración y acercarla al ciudadano y a su realidad. Y si bien en base a nuestra Constitución el Estado Central ha descentralizado las funciones en las Comunidades Autónomas, éstas no han sabido asumir estas responsabilidades. Por ello, proponemos, por nuestras peculiaridades físicas (territorio fragmentado, lejanía de la Península,..) entendemos que debe haber una descentralización en cascada y que se trasfieran las competencias desde el Gobierno autónomo a los Cabildos y Ayuntamientos.

Los canarios nos merecemos un Estatuto que mejore el funcionamiento de las instituciones, un Gobierno que propicie el progreso para todos y que permita una mayor participación ciudadana, que contribuya a mejorar la calidad de vida y los niveles de bienestar de todos los habitantes de cada una de las siete islas, que perfeccione y garantice la democracia en Canarias, que defienda los derechos de los ciudadanos más allá de donde residan.

Merecemos un Estatuto que sirva para eliminar a los insularistas excluyentes y que fortalezca nuestra diversidad territorial. Los canarios queremos un Estatuto que propicie un acercamiento real de la política a los ciudadanos.

La solución a nuestros problemas sería traspasar todo el poder centralista de la Comunidad Autónoma a los Cabildos Insulares y a los Ayuntamientos. Y desde, la autonomía de cada una de ellos, aunar esfuerzos para el bienestar de todos.

* Nardy Barrios Curbelo es presidenta de Compromiso

Nardy Barrios *

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha