eldiario.es

Menú

También los banqueros por Francisco Santiago Castellano

- PUBLICIDAD -

Ahora que se visualiza más claro que antes, que aquella globalización estaba pensada para ser la expresión más alocada, deshumanizada y suicida del capitalismo que, descarrilado, nos ha llevado a esta crisis mundial. Ahora que hasta los más liberales empiezan a descubrir el verdadero rostro del capitalismo salvaje que han defendido a capa y espada y hablan de que se debe acometer una perestroika profunda también dentro de este sistema, es cuando al tiempo empiezan a oírse las primeras reticencias y amenazas de los de siempre, de los neocon, de los que se han jugado a la ruleta rusa la estabilidad de las economías de todo el mundo y nos han hecho perder a todos.

En Estados Unidos y Europa los hay que empiezan a decir que el temporal acaba y que ya se ven claros, pero entre ello también quienes ya piensan en repetir prácticas, en recuperar el tiempo perdido, en colocarse al frente de la reconstrucción pero para repetir en unos años un cataclismo mayor.

En España, oímos al unísono el incremento de las tasas de paro y los balances en positivo de los grandes bancos, el discursito de la incapacidad del gobierno para poner fin a la crisis y al tiempo a los grandes banqueros mantener cerradas sus operaciones de crédito para la pequeña y mediana empresa, el ruido mediático contra el endeudamiento público para ayudar a los que lo pasan mal o la subida de impuestos a los "galácticos", pero el silencio más bochornoso para con las prácticas de los "pretorianos y gultherianos" aún por descubrir aquí y en sus paraísos fiscales.

Ha llegado el momento de empezar a pensar seriamente que, si esto no mejora, los créditos tienen que convertirse en un servicio público y que por tanto la gran banca debe ser intervenida. Ha llegado el momento de que no sólo seamos los contribuyentes los que debamos mojarnos haciendo frente a más impuestos o las administraciones con más ayudas, también quienes único se están haciendo aún más ricos con la crisis deben abrir su boca para contribuir y no sólo pedir para salir de esto. Ha llegado el momento de que a esta situación excepcional se le responda con una respuesta más excepcional, también en el sistema bancario. Ha llegado el momento de dar un ultimátum a la gran banca española que, además ahora con la connivencia del Banco de España, también se quiere cargar las entidades de ahorro que tanto bien social hacen, para tener la supremacía total. Es hora de que también ellos muevan ficha en clave de solidaridad o será la comunidad, por la vía del gobierno de todos, el que deba tomar las medidas oportunas para obligarles. Es necesaria la intervención del Estado en la banca privada, fiscalías especiales al estilo de las en su momento creadas contra la corrupción las que, con medios suficientes, investiguen el fraude fiscal de alta copa, el blanqueo de dinero, los paraísos fiscales, los abusos que se cometen en el negocio bancario, el patrimonio y los honorarios de los banqueros en este país. Es indispensable que quien algo quiere, algo le cueste, también si se es banquero.

De esta crisis vamos a salir, pero vamos a salir para ganar también un Estado de derecho que lo sea para todos, un Estado del bienestar que lo sea para todos. De esta crisis mundial vamos a salir, pero también para no repetir unos esquemas que a la vista está debemos dejar atrás; también para acometer una transformación social profunda del modelo de sociedad que a escala planetaria y local hemos tenido hasta ahora. Salir de la crisis no puede ser volver al pasado, sino enterrarlo para construir una nueva realidad y conciencia económica, social, cultural y ecológica. El Yes, we can debe dar paso al Yes, they must. Los banqueros también.

(*) Aureliano Francisco Santiago Castellano es alcalde de Telde y presidente de la Ejecutiva local de Nueva Canarias.

Francisco Santiago Castellano *

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha