eldiario.es

Menú

Sin corbata y sin mujeres

El nuevo gobierno griego se ha presentado sin corbata y sin mujeres, lo que ha herido la sensibilidad de muchos seguidores

- PUBLICIDAD -
El nuevo gobierno griego se ha presentado sin corbata y sin mujeres, lo que ha herido la sensibilidad de muchos seguidores. Los gobiernos deberían ser conformados con los mejores de cada casa y por eso extraña que no haya ni una sola mujer en primera línea. 
 
En una sociedad en la que la mitad de la población es femenina resulta una osadía no contar con ellas para formar un gabinete ministerial, aunque uno huya de la paridad y las listas cremallera como gato del agua escaldada. Es absurdo poner a personas de un sexo para compensar a las del otro solo por razones de cuotas y no de competencia, aunque mosquea la desproporción.
 
Debería dar igual que un gobierno estuviera formado solo por hombres o solo por mujeres. Lo verdaderamente importante es que sea eficiente ¿Qué habría pasado si el gobierno griego solo hubiera estado formado por mujeres?  Aunque si los gobiernos quieren ser fieles representantes de la población deberían ser mixtos.
 
Los representantes públicos que no usan corbata están también más cerca del pueblo ya que la inmensa mayoría no emplea esta prenda ornamental inventada en el siglo XVII por jinetes croatas que sirve más para ahogarte con su nudo que para vestir elegantemente.
 
Los políticos trajeados como ejecutivos parecen más representantes de empresas multinacionales que de la gente. En Canarias hemos tenido insignes políticos descamisados, como Pedro Lezcano o Toni González Viéitez, que siendo diputados daban la nota exótica en el parlamento canario. Incluso cuando ocuparon la presidencia del Cabildo grancanario y la Consejería regional de Política Territorial, respectivamente.
 
Hoy el máximo exponente en Canarias de los políticos sin corbata es Mario Cabrera, el presidente del Cabildo de Fuerteventura. Todos los políticos chorizos que han sido empurados en los últimos tiempos por corrupción llevaban traje, corbata y gemelos para atarse las camisas de seda.
 
Los políticos sin corbata son más cercanos porque la ropa cara y el perfume de marca alejan a los que lo usan del pueblo llano. Los hoteles de lujo y los restaurantes de cinco estrellas están hechos solo para unos pocos privilegiados. 
- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha