eldiario.es

Menú

Los papeles de la CIA

- PUBLICIDAD -

Como declaró el periodista y cineasta alemán, Wilfried Huissman, los datos que revelan los papeles desclasificados de la CIA no son tan nuevos. “Quieren convencer de que no hay ningún secreto de esta época negra en el que mezcló el crimen de Estado con gangsterismo político, algo muy frecuente sobre todo bajo la administración de John F. Kennedy, quien tenía relaciones con la mafia”. Por cierto, la revelación del magnicidio del mismo Kennedy no verá la luz, supuestamente, hasta el año 2029. En cuando a la gran noticia según la cual hubo el intento de asesinar a Fidel Castro por medio de la mafia resulta tan conocida como la existencia de la pólvora, lo mismo que los ensayos de la CIA con drogas para alterar las facultades mentales de sus víctimas, el golpe de Estado contra Salvador Allende en Chile, el espionaje a líderes del movimiento por los derechos de los negros y activistas contra la guerra de Vietnam. Estos supuestos descubrimientos resultan noveleros, pero tapan miles de documentos no desclasificados todavía. Y lo peor, jamás veremos a cualquiera de los responsables de estos crímenes de Estado ante un tribunal. Reina total impunidad. Algunos personajes salieron incluso beneficiados por los servicios prestados, como Frank Carlucci, a quien le encargaron la despreciable tarea de asesinar a Patricio Lumumba, líder de la independencia del Congo. Carlucci alcanzó nada menos que la secretaria de Estado durante la presidencia del actor republicano Ronald Reagan. Veamos este caso con un poco más de detalle. Lumumba había ganado las elecciones en mayo de 1960. Tres meses después, el presidente Eisenhower dio la orden de matarlo. Allen Dulles estaba entonces al frente de la CIA. Había que tumbar al Gobierno del Congo lo antes posible e impartió las instrucciones correspondientes al jefe de la delegación estadounidense en aquel país, Lawrence Davlin. La ex metrópoli se resistió inicialmente, pero después terminó por colaborar con Eisenhower. El ministro de asuntos africanos belga, Aspremont Lynden, cursó la orden de eliminar a Lumumba y el 10 de Octubre el ejército cipayo lo capturó sin que las fuerzas de la ONU movieran un dedo para evitarlo. Lumumba escapó pero volvieron a detenerlo el 2 de diciembre. Tras semanas de torturas, el oficial belga Julián Gat asumió la ejecución ilegal y clandestina de Patricio Lumumba. Lo colocó de espaldas a un árbol y dio la orden de fusilarlo. Después hicieron desaparecer el cadáver. El Parlamento belga admitió 40 años después su responsabilidad en el asesinato, durante una sesión celebrada en noviembre de 2001. La CIA reconoce ahora su propia participación. Pero ni Bélgica ni Estados Unidos recuerdan las mentiras que lanzaron a los cuatro vientos en 1961 sobre la muerte del padre de la independencia de lo que hoy conocemos como República Democrática del Congo. Y nadie pagará por este magnicidio. Lo dicho. Los papeles descalificados de la CIA apenas alcanzan la categoría de una operación miserable de propaganda. Nada más.

Rafael Morales

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha