eldiario.es

Menú

El principio del fin

- PUBLICIDAD -

Lo cierto es que si hubiera un premio al stand más popular (con o sin Paulina Rubio), no habría duda alguna en que el de Canarias se llevaría esa banda. El público que se ha acercado estos días a la representación de las Islas comentaba sus recuerdos gratos en estancias pasadas, preguntaba sobre oferta de actividades deportivas y rurales, y dejaban caer sus ganas e intención de repetir la experiencia. Sin duda, Canarias ha sido la envidia de muchas comunidades autónomas que, a pesar de haber desplegado stands de exquisito y espectacular diseño, languidecían sin más visitas que las oficiales programadas y poco más. No obstante, resulta inevitable plantearse en estos días cómo será el Fitur de dentro de diez o quince años. Cómo venderemos Canarias y otras tierras cuando la temperatura del planeta haya aumentado hasta cuatro grados, el mar haya subido más de cincuenta centímetros, y las sequías, las lluvias torrenciales y el calor se ceben en toda Europa. Qué tipo de destinos turísticos se buscarán con ese panorama. Quizá zonas de umbría que proporcionen frescor y protejan del sol en tiempos de canícula, tal vez tierras limpias de contaminación, quién sabe qué nos demandará el cuerpo. A lo mejor tenemos que hacer turismo en recintos cerrados. En cualquier caso el panorama es temible. Hubo un tiempo, hace décadas, en que Canarias enarboló con fuerza la bandera de una tierra limpia y preocupada por su integridad. Pero hace tiempo que esa voz se ha ido silenciando hasta hacerse apenas audible y poco apreciada, salvo en circunstancias muy concretas, quizá porque la infraestructura turística ha crecido en extensión y en productividad y eso, quieras que no, pesa y mucho. La prosperidad apacigua las conciencias y, hasta cierto punto, es natural. No obstante, ha llegado el momento de retomar esas viejas banderas y luchar por la supervivencia de nuestra tierra y de nosotros mismos. “No es tiempo de medias tintas”, ha dicho Jacques Chirac tras conocer el último informe sobre el calentamiento del planeta hecho público por Naciones Unidas, con datos estremecedores. Hace años que nos vienen avisando sin que hagamos caso. Ahora ya es tarde. Pero puede ser peor.

Esperanza Pamplona

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha