eldiario.es

Menú

La vara de medir en Palestina

- PUBLICIDAD -

Pero si bien no hay dos sin tres, también los gazauis del Hamas han sido denominado de igual manera. Todos contentos.

Mientras este glorioso cuerpo internacional denominado ONU siga riendo las gracias de los poderosos y sus sicarios seguiremos asistiendo a una asimétrica y desproporcionada calificación de las actuaciones bajo el paragüas de la guerra; hablar de términos legales o ilegales donde los muertos y heridos se cuentan por uno, decenas, centenares o miles, es una ridícula e hipócrita manera de llamar a un asesino sea el que sea, legal o ilegal. Los asesinos son asesinos y los genocidas, genocidas.

Cada cual tendrá su respetable punto de vista pero no exige el más mínimo esfuerzo reconocer que para que Israel se lleve una "paliza" de la ONU se debe llevar por delante otra resolución condenatoria contra los palestinos.

El estresante estudio de los sesudos técnicos de la ONU iguala a todo un ejercito con un grupo de resistencia,- a la que tienen perfecto derecho por ley, del mismo organismo internacional y por elemental sentido común.

Miles de artefactos, uso indiscriminado de la fuerza contra la población civil, muerte de gente que está en misiones de la propia ONU, y un largo etcétera contra la acción de una pareja de toletes que se dedican a lanzar cohetes de fabricación casera contra zonas donde el único morador es un judío argentino que proclama sin el menor asomo de vergüenza que aquella tierra, la Palestina histórica, le fue dada nada menos que por Dios, es humorísticamente sangrante.

Puede que de lo único que haya bajas en el bando judío sea por las diarreas o por infartos de miocardio en este genocida ataque contra Gaza.

Israel tiene derecho a la defensa, no a masacrar ni a convertir Gaza en una zona de genocidio y degradación humillante de la condición de seres humanos. La misma que les otorgó la triste Europa hace más de sesenta años después de sufrir en sus propias carnes el cacareado Holocausto.

La resistencia palestina es una ridícula hormiga sin agujeros de entrada ni de salida, encerrada en su propio territorio, vigilada por sus hermanos egipcios,- ¡qué suerte tener unos hermanos así!-, y sus acérrimos enemigos sionistas.

Israel es un estado que practica el terrorismo, así de simple; y los judíos que no estén de acuedo con esas prácticas no los veo en masivas manifestaciones contra su corrupto gobierno (el de Olmert, por ejemplo). No me venga con el derecho a defenderse, magistralmente caricaturizado en Al Jazeera en la que se aprecia al Sr. Sharon (vivo/muerto) quejándose ante los medios de comunicación internacionales de la pedrada que recibe en la cabeza mientras a su alrededor está el suelo lleno de cadáveres de los niños que las lanzaron.

Palestina es un ente, no es un estado ni creo que lo sea en muchos años, en el que se sobrevive con un euro al día, en el umbral de la miseria Que hay palestinos "malos, malísimos", seguro que si, y también terroristas que han hecho del asesinato y del lavado de cerebros su forma de vida.

De la gente que ansiamos la Paz también se tiene que escuchar el grito de Justicia.

Es absolutamente inadmisible que se condene a un pueblo a parecidas prácticas del Holocausto por los hijos y nietos de los que fueron sus aterradas víctimas.

Es inadmisible que se de cómo buena la conclusión de que tan criminal es Israel como Hamas. Los dos son terroristas, hasta ahí llegaría pero prefiero no entrar a debatir que es terrorismo. Pero de ahí a concluir que un Genocidio se iguale aunque sea por la mínima con la diarrea de un judío argentino (me refiero al que tuvo la gentileza de hablar a los medios de comunicación durante el genocidio) o el boquete de un Qassam, dista un abismo.

Europa es la gran culpable y responsable plena de lo que ocurre en Palestina.

¿Cuál es la razón por la que Europa no reintegra los judíos a sus propiedades y cede con total impunidad el derecho de los judíos emigrados a Palestina a robar las propiedades de éstos?

Guarda silencio cómplice en las condenas contra Israel y da como válido que pulpo es un animal de compañía.

Cada cual tiene sus preferencias, sus querencias por uno ú otro pueblo, pero yo prefiero al ser humano y me importe rábanos mil la condición que se le otorgue.

Hay asuntos inconmensurables como el sufrimiento pero si algún oligofrénico pretende igualar el que padecieron en los años cuarenta infringiendo el mismo a los palestinos, aún queda mucha cuerda para ahorcar a todo un pueblo.

Nunca más se debe arrodillar la Vida ni la Libertad; y nada vale tanto como una gota de sangre.

El deseo de paz por parte israelí queda patente y expresamente registrado en sus reiteradas negativas a las propuestas de Barak Obama. Siempre desafiante, alguien le tiene que parar las patas a este monstruo que crea muerte y destrucción y su propio contra-monstruo (Hamas).

Los monstruos sólo generan monstruosidades pero el tamaño de las mismas deben ser medidas con la misma vara, si es que semejante acción satánica se puede medir.

Y que avive el cerebro y despierte aquel que me llama extranjero que el que aquí escribe es uno de los miles de canarios con alma universal.

* Médico Neurólogo

Carlos Juma*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha