eldiario.es

Menú

Los Ranchos de Tiscamanita y Tetir reviven la costumbre ancestral de cantar por las casas

La incorporación de jóvenes al Rancho de Tiscamanita aporta ilusión para continuar con el viejo ritual. La juventud se une con el deseo de investigar la historia de su pueblo

- PUBLICIDAD -
Rancho de Tiscamanita

Rancho de Tiscamanita Carlos de Saá / Diario de Fuerteventura

En la isla de Fuerteventura su tradición navideña va ligada a los ranchos, como en las tres islas de la provincia de Las Palmas, y su actividad es muy similar a la de los ranchos de ánimas de Gran Canaria y Lanzarote. En la isla majorera existían ranchos prácticamente en todos los municipios, pero en los años cincuenta del pasado siglo desaparecieron la mayoría.

Actualmente sólo tienen actividad el de Tetir, que se rescató en 1987, y el de Tiscamanita, este último tras sufrir un letargo de 10 años, entre 1987 y 1997. Curiosamente el rancho de Tiscamanita es mixto y tiene ligada su actividad a la festividad de la Inmaculada Concepción, de ahí que se conozca también como "Rancho de la Purísima". El 7 de diciembre se repitió la salida de la cofradía de Tiscamanita por el Lugar de Abajo con los vecinos portando los farolillos. Al día siguiente, misa y procesión en honor a la Inmaculada Concepción, patrona de la localidad.

La incorporación de jóvenes al Rancho de Tiscamanita aporta ilusión para continuar con el viejo ritual. La juventud se une con el deseo de investigar la historia de su pueblo, aprender y que esta formación tenga una larga vida. En la actualidad son unos 20 componentes y han confeccionado una vestimenta propia para la salida. Uno fiel desde su aparición es el mayordomo Ramón Rodríguez. ¿En esta casa se canta o se reza? Esta pregunta la formulará varias veces el mayordomo, antes de entrar a las viviendas de la zona escogida por la citada cofradía para realizar su tradicional salida musical por el pueblo. Recorren las calles, San Antonio, San Marcos, La Plaza, La Inmaculada, Manuel Velázquez y Justo Évora. El próximo año será por el Lugar de Arriba.

Los componentes tocan guitarras, timples, laúdes, panderos y espadas, manteniendo intacto el ritual de antaño. Los músicos y acompañantes portarán los farolillos y sonarán las canciones que han sido transmitidas de generación en generación, aunque algunas se han retocado. Desde la Deshecha, que procede de una palabra castellana antigua que significa abrir , con la que este Rancho abre siempre sus actuaciones; la Copla, que incluye una alusión a los difuntos, con letras antiquísimas; el Corrido, que canta la aparición de la Virgen de la Peña hasta algún villancico tradicional, seguido de varias canciones a San Marcos, patrón de la localidad de Tiscamanita y a la Inmaculada Concepción.

Sigue leyendo esta información en Diario de Fuerteventura.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha