eldiario.es

Menú

Obama rechaza las críticas de los republicanos sobre su política exterior

MADRID

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, rechazó este domingo las críticas de los precandidatos republicanos sobre cómo ha abordado los problemas con Irán y otros temas de política exterior y dijo que a lo mejor se necesita un nuevo Congreso para hacer frente a las dificultades económicas.

- PUBLICIDAD -

HONOLULU (HAWAI, EEUU), 13 (Reuters/EP)

Primer Plano De Cayo Lara

Primer Plano De Cayo Lara

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, rechazó este domingo las críticas de los precandidatos republicanos sobre cómo ha abordado los problemas con Irán y otros temas de política exterior y dijo que a lo mejor se necesita un nuevo Congreso para hacer frente a las dificultades económicas.

En una rueda de prensa en Hawai al término de la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico, Obama respondió a una afirmación de Mitt Romney, uno de los candidatos del Partido Republicano que aspira a presentase a las elecciones presidenciales de 2012, que ha dicho que Irán conseguirá fabricar un arma nuclear si el presidente estadounidense es reelegido.

Obama señaló que se está "avanzando de forma constante, decidida y con firmeza" hacia el objetivo de "aislar al régimen iraní". En este sentido, indicó que las sanciones impuestas "se han hecho notar mucho" en la economía y la influencia de Irán.

Aunque aseguró que preferiría que el asunto del programa atómico iraní se solucionase por la vía diplomática, añadió que no descarta ninguna opción. "¿Es una cuestión fácil? No, y quien lo afirme está politiqueando o no sabe de lo que habla", manifestó.

Por otro lado, el presidente destacó que su relación sincera y abierta con China ha proporcionado "importantes beneficios", como la creación de un frente unido contra las ambiciones nucleares de la República Islámica.

Romney es el precandidato republicano mejor posicionado para enfrentarse a Obama en las elecciones de noviembre de 2012.

'WATERBOARDING'

El presidente también respondió de forma directa a las declaraciones de otros precandidatos republicanos que han defendido el 'waterboarding', una técnica que se ha utilizado en interrogatorios y que consiste en hacer que el sospechoso tenga la impresión de que se ahoga. Obama prohibió esta técnica cuando llegó a la Casa Blanca.

En el debate que mantuvieron los aspirantes republicanos el sábado pasado en Carolina del Sur, el empresario Herman Cain y la congresista Michele Bachmann defendieron el 'waterboarding'.

"Están equivocados. El 'waterboarding' es tortura", subrayó el presidente. "Y cualquiera que haya leído sobre ello y sepa lo que es la práctica del 'waterboarding' dirá que es tortura. Y además no lo practicamos. Punto", insistió.

Estados Unidos usó el 'waterboarding' con algunos presuntos terroristas extranjeros cuando gobernaba George W. Bush.

ECONOMÍA

Hasta ahora, los temas centrales de la campaña electoral de los republicanos han sido económicos, pero en el debate del sábado entre los ocho precandidatos se habló mucho de asuntos internacionales. Ninguno de ellos tiene mucha experiencia en política exterior, excepto Huntsman, que no está obteniendo buenos resultados en las encuestas sobre intención de voto.

Aunque Obama ha demostrado que es popular en el ámbito internacional y por eso la política exterior podría ser uno de sus puntos fuertes, se espera que las próximas elecciones se centren en su gestión económica. La tasa de paro es del 9 por ciento pese a sus esfuerzos para estimular la economía y al rescate del sector automovilístico.

El mandatario dijo el domingo que está dispuesto a "seguir debilitando" la oposición en el Congreso a su proyecto de ley para fomentar el empleo, que fue rechazado en su totalidad por los congresistas y ahora se va a analizar parte por parte.

"Seguiré intentándolo hasta que se apruebe entero. Eso podría llevarme todo noviembre y puede ser que haga falta un nuevo Congreso para conseguirlo", indicó. Los republicanos dicen que el plan (con el que se gastarían 447.000 millones de dólares o más de 327.000 millones de euros) es demasiado costoso en un momento que exige un esfuerzo fiscal.

"¿Si anticipo que en algún momento reconocerán que no se puede no hacer nada? Eso es lo que espero y eso es lo que deberían esperar ellos también, porque si no, creo que acabaremos teniendo unos líderes distintos en el Congreso", dijo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha