eldiario.es

Menú

Sólo quedan seis mineros bajo tierra

CHILE / PROSIGUEN LOS TRABAJOS A BUEN RITMO

El último en salir ha sido Claudio Acuña, el trabajador número 26 en ser rescatado.

- PUBLICIDAD -

Claudio Acuña, que celebró su trigésimo quinto cumpleaños en el interior de la mina de San José, se ha convertido en el trabajador número 26 en ser rescatado de la mina donde ha permanecido un total de 70 días junto a otros 32 compañeros.

Rescate de los mineros. (EUROPA PRESS)

Rescate de los mineros. (EUROPA PRESS)

Acuña llevaba dos días y medio trabajando en la mina cuando ocurrió el derrumbe, y una vez en la superficie tiene como uno de sus principales planes de futuro casarse con su pareja. Ambos tenían pensado contraer matrimonio en febrero de 2011, pero el minero ya ha manifestado su deseo de adelantar esta fecha, según informan los medios locales.

Tras abandonar la cápsula que le trasladó desde el refugio a casi 700 metros de profundidad, Acuña se reencontró con su familia y recibió el saludo personal del presidente de Chile, Sebastián Piñera, antes de acudir a la revisión médica establecida como medida de precaución.

El minero 'infiel'

El minero Samuel Ávalos, de 43 años y padre de tres hijos, se ha convertido en el minero número 22 en abandonar el yacimiento de San José, en el norte de Chile.

Ávalos comenzó en marzo a trabajar en las labores de refuerzo de la mina que finalmente se derrumbó. Antes de conseguir este empleo era vendedor ambulante, pero su cuñado realizó gestiones para que comenzase como operario en el yacimiento donde finalmente se quedó atrapado durante más de dos meses.

Su pareja desde hace 21 años, Ruth Guzmán, explicó que, según le había contado su marido, "las medidas en el interior de la mina eran muy básicas". Cuando ambos hablaron por primera vez tras el derrumbe, Guzmán le pidió matrimonio, a lo que Ávalos respondió: "Cuando salga ya hablaremos".

Ambos se reencontraron inmediatamente tras la salida del minero, antes de que éste fuese recibido personalmente por el presidente de Chile, Sebastián Piñera, y se trasladase bajo supervisión médica, como ha establecido el protocolo de evacuación para los 33 rescatados.

Superado el ecuador

Omar Reygadas Rojas, de 56 años de edad, ha sido el decimoséptimo minero en abandonar el yacimiento de San José, en el norte de Chile, y el primero del llamado grupo de los más fuertes, con lo que solo quedaría por rescatar la mitad de los operarios.

A su salida de la cápsula Fénix II, el minero se ha abrazado a uno de sus hijos y se ha arrodillado para dar las gracias a Dios por sobrevivir al derrumbe de la mina y ser finalmente rescatado.

Para Reygadas Rojas, viudo con seis hijos, 14 nietos y tres bisnietos, este es el tercer encierro que sufre en una mina, después de 30 años de trabajo en la minería, aunque sólo dos en la explotación de San José.

Con su liberación, las labores de salvamento de los operarios alcanzan su ecuador, ya que en las 14 horas de rescate han salido a la superficie 17 de los 33 mineros atrapados.

Víctor Segovia Rojas, un electricista padre de cinco hijas, se ha convertido en el decimoquinto de los 33 mineros atrapados desde el 5 de agosto en la mina San José, en el norte de Chile, en ser rescatado.

Segovia, de 48 años, se ha fundido nada más salir en un abrazo con uno de sus familiares y a continuación ha conversado brevemente con el presidente chileno, Sebastián Piñera, que le ha dado la "bienvenida a la vida". También le ha saludado el presidente boliviano, Evo Morales, que ha viajado hasta Copiapó para ver al minero boliviano que estaba atrapado.

Este minero se ha encargado de recoger por escrito en un diario la experiencia que han vivido a 700 metros de profundidad y tiene la intención de publicar un libro.

En el tiempo que ha durado el rescate del último minero, Piñera, que ha estado desde el primer momento en el pozo San José, ha tenido tiempo para conversar telefónicamente con la presidenta argentina, Cristina Fernández, y con el presidente venezolano, Hugo Chávez, que le llamaron para felicitarle por el buen trascurso de rescate.

Edison Peña Villarroel, de 34 años, fue el duodécimo minero rescatado de la mina chilena de San José, donde 33 trabajadores permanecían atrapados a unos 700 metros de profundidad desde el pasado 5 de agosto.

Peña, un fanático de Elvis Presley y Tom Jones, es uno de los deportistas del grupo y uno de los pocos que no proceden de un familia de mineros. A la salida de San José abrazó a su pareja, Angélica, por la que emigró en su momento al norte del país y que fue quien le encontró trabajo en la mina. También abrazó a los presidentes de Chile y Bolivia, Santiago Piñera y Evo Morales.

Las autoridades estiman que quedan alrededor de 24 horas para que concluyan los salvamentos. Jorge Galleguillos Orellana, 56 años, fue el undécimo minero rescatado. Lo recibieron varios familiares, incluidos dos hermanos.

Mario Gómez Heredia, de 63 años, fue el noveno minero rescatado. Salió con el pulgar levantado y con una bandera de Chile firmada por el resto de los mineros, además de un rosario colgado al cuello, y fue recibido con el grito ceacheí, con que se identifica a los hinchas del club de fútbol Universidad de Chile. Posteriormente se fundió en un fuerte abrazo con su esposa, Lilian Ramírez, y los médicos le pusieron una mascarilla especial de oxígeno.

El caso de Mario Gómez es el "más serio" porque padece silicosis, según explicó el ministro de Sanidad, Jaime Mañalich. El minero fue extraído al exterior con dispositivos especiales de suministro de oxígeno y broncodilatadores, añadió.

Mientra subía al exterior, Lilian Ramírez estaba aparentemente tranquila e incluso hizo algunas fotografías de la rueda que izaba a la cápsula en que iba su marido, según Radio Cooperativa. Entre las autoridades presentes a su salida estaba el ministro de Minería, Laurence Golborne. "Es una espera larga pero dulce", declaró su hermano, Segundo Gómez.

Mario Gómez, con 51 años de experiencia en la mina, había rechazado poco antes del accidente una oferta de la empresa San Esteban Primera para convertirse en jefe de turno, lo que obligaba a separarse de sus compañeros de trabajo y estar más tiempo en contacto con otros jefes. "A él no le gustó la idea de separarse de su gente y por eso desechó la idea. Siempre ha sido una persona humilde", afirmó Lilian Ramírez al diario 'El Mercurio'. Gómez, a quien le faltan tres dedos de una mano a causa de anteriores accidentes mineros, tiene cuatro hijos y siete nietos.

"De buen ánimo"

El octavo minero fue Claudio Yáñez, de 34 años. En el exterior se dio un fortísimo abrazo con su novia, Cristina Núñez, con la que tiene dos hijos y con la que mantiene relaciones sentimentales desde hace más de diez años. Mientras tanto, los mineros que aún esperan su salida se notan "de buen ánimo y expectantes".

El anterior rescatado fue José Ojeda. Diabético y de 45 años de edad, fue el autor del mensaje "Estamos bien en el refugio, los 33", mediante el que comunicaron al exterior que se encontraban con vida. El minero ha enarbolado una bandera chilena tras salir de la cápsula y ha abrazado a varios familiares.

Dos de los primeros rescatados, Florencio Avalos y Mario Sepúlveda, ya se encuentran en el Hospital de Copiapó.

Osmán Isidro Araya, de 30 años, se convirtió poco antes en el sexto minero rescatado en la mina de Copiapó, a las 09.35 hora canaria. Tras salir de la cápsula, Araya se fundió en un abrazo con familiares y compañeros y posteriomente se tumbó en una camilla para ser llevado a las instalaciones de reconocimiento médico.

Con anterioridad, Jimmy Sánchez, de 19 años y padre de un bebé, salió a la superficie donde se abrazó con su padre y con el presidente de Chile, Sebastián Piñera.

Se trata del más joven de los 33 trabajadores que han permanecido atrapados en la mina San José, a unos 700 metros de profundidad, desde el pasado 5 de agosto.

En el momento de la llegada de la cápsula al interior de la mina, Jimmy Sánchez sufrió problemas de ansiedad de los que fue tratado para evitar problemas durante su viaje a la superficie, según declaró un rescatista del Ejército, Patricio Robledo.

Sus familiares, entre ellos su padre, le esperaban a la salida del pozo vestidos con la camiseta de la Universidad de Chile.

Otros rescates

Previamente, llegó a la superficie el boliviano Carlos Mamani, el cuarto minero rescatado del interior de la mina, quien se encuentra ya en la superficie junto a sus familiares.

Tras salir a la superficie, Mamani abrazó efusivamente a su esposa, Verónica Quispe, y fue recibido por el presidente de Chile, Sebastián Piñera, quien portaba una bandera de Bolivia.

Asimismo, saludó al resto de autoridades chilenas y a los especialistas en rescate, liderados por el ingeniero André Sougarret. Antes que él fueron rescatados Florencio Avalos, Mario Sepúlveda y Juan Illanes.

El tercero en alcanzar el exterior de la mina fue Juan Illanes, ex militar de 52 años, alrededor de las 02.10 horas de la madrugada de este miércoles (06.10 en la España peninsular). Allí, nada más salir de la cápsula Fénix II, fue recibido por su mujer, según imágenes mostradas por la televisión chilena.

Como sucedió con los dos mineros que fueron rescatados anteriormente, Florencio Ávalos y Mario Sepúlveda, Illanes también fue recibido en la superficie por el presidente del país, Sebastián Piñera, el ministro de Minería, Laurence Golborne, y otras autoridades chilenas.

A diferencia de Ávalos y Sepúlveda, quienes mostraron un buen estado de salud y mucha energía al llegar a la superficie, Illanes fue trasladado en camilla hasta el hospital de campaña instalado en el Campamento Esperanza para ser examinado por los médicos.

Traslado

Después de pasar los controles médicos pertinentes, está previsto que los mineros sean trasladados en helicóptero al Hospital Regional de Copiapó, donde un equipo médico de 16 personas está ya completamente preparado para darles el tratamiento que sea necesario.

Sepúlveda alcanzó la superficie a las 01.12 hora local (5.12 en Canarias), una hora después que Ávalos. En una rueda de prensa ofrecida tras la liberación de este último, Piñera recordó que la operación se prolongaría durante toda la jornada del miércoles y parte del jueves.

En el interior de la mina esperan a ser rescatados los otros mineros, que llevan atrapados a unos 700 metros de altura desde el 5 de agosto, y tres trabajadores de los equipos de rescate, que han ido descendiendo de uno en uno en cada uno de los descensos que ha realizado la cápsula Fénix II hasta el refugio minero.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha