eldiario.es

Menú

Repsol ofrece una base a las islas orientales

PIDE COLABORACIÓN A LOS CABILDOS

La compañía pretende comenzar las prospecciones en mayo de 2014. - Estima que los yacimientos de Canarias puedan albergar unos 898 millones de barriles de crudo.

- PUBLICIDAD -

El presidente de la compañía petrolera Repsol, Antonio Brufau, ha pedido este jueves el soporte de los Cabildos de Lanzarote y Fuerteventura para establecer la base logística de unas prospecciones que, si obtienen las autorizaciones ambientales pertinentes, ha previsto que comenzarán en mayo de 2014.

Brufau

Brufau

A pesar de hacer un llamamiento a dos instituciones que han mostrado su rotundo rechazo a la extracción de petróleo a 60 kilómetros de sus costas, apoyadas por sus respectivos ayuntamientos, Brufau no cree que sea demasiado tarde para convencer a una población que admitió haber visitado únicamente por razones turísticas, además de haber hablado en una ocasión anterior con el presidente canario, Paulino Rivero.

Asimismo, no concibió "el que se diga que no a generar riqueza y puestos de trabajo". Sin embargo, no descartó instaurar la mencionada base logística en Las Palmas de Gran Canaria, donde la inversión necesaria, según aseguró, es menor. Aunque prefirió no poner un plazo a las administraciones, dijo no contar con más de 15 o 20 días para tomar una decisión, por lo que "si en ese espacio de tiempo no nos han dicho nada, consideraremos que no quieren que esto se desarrolle en esas islas".

Por otro lado, Brufau no descarta que la base se instale en Marruecos, de obtener el rechazo del Archipiélago. Sin embargo, afirma que no contempla esto último y confía en encontrar una solución, ya que alegaciones a las prospecciones "hay 12 o 13, luego hay cientos de fotocopias".

El líder de la compañía petrolera hizo estas declaraciones en una rueda de prensa celebrada en el Hotel AC de la capital grancanaria, para presentar el proyecto exploratorio en Canarias. Justo el mismo día que Rivero, tenía previsto reunirse con el director general de Medio Ambiente de la Comisión Europea, Karl Falkenberg, para solicitar la suspensión de las prospecciones petrolíferas autorizadas por el Gobierno de España a la compañía Repsol en aguas cercanas al Archipiélago y entregarle el informe aprobado por el Consejo Científico del comité español del programa Hombre y Biosfera de la Unesco, en el que se alerta sobre los innumerables peligros que conlleva dicha actividad.

Un informe que afirmó no haber leído, aunque hizo hincapié en la validez del estudio llevado a cabo por la compañía, que describió como "el más complejo" que ha visto "por la cantidad de líos que se montan", y que ha sido elaborado por 100 personas y tenido un coste de cinco millones de euros. "Nos duele que se nos critique como compañía", lamentó.

Se mostró convencido de que las prospecciones no entrañan ningún riesgo debido, entre otros aspectos, a las mejoras tecnológicas experimentadas en la Industria y comparó la expectativa de un posible derrame con la experiencia de coger un avión, en referencia al dinero invertido en el billete y un posible accidente.

898 millones de barriles

Bufrau dijo tener la "certeza razonable" de que los sondeos encontrarán petróleo y no gas, aunque describió los proyectos estipulados en cada caso. Repsol estima que la plataforma canaria pueda albergar unos 898 millones de barriles de crudo, que podrían llegar a ser 2.277 millones en el caso más optimista.

Prevé realizar a mediados de 2014 dos sondeos exploratorios a una distancia aproximada de 60 kilómetros de las costas de Lanzarote y Fuerteventura. Asimismo, estima que en las áreas que cuentan con permiso podría haber 110.000 barriles de petróleo diarios, que considera suficiente para cubrir el 10% de la demanda de hidrocarburos en España entre 10 y 20 años.

Los sondeos se realizarán mediante el buque de posicionamiento dinámico de séptima generación Rowan Renaissance. Durante la primera fase, denominada "Sandía", la compañía espera conseguir 330 millones de barriles y perforará a una profundidad de 3.092 metros, una distancia que Brufau no consideró demasiado honda y por la que hizo hincapié en la experiencia de la compañía en pozos perforados en el Golfo de México, Brasil o Noruega.

En caso de tener éxito, tras solicitar el permiso de explotación de los recursos descubiertos, pasará a la fase "Plátano", cuya profundidad máxima es de 3.465 metros, mientras que de no encontrar nada en el primer paso, tomaría la alternativa "Zanahoria", de 6.870 metros como máximo.

"Repsol es experto en aguas profundas", señaló Brufau al indicar que "lo que hacemos en Canarias tiene su complejidad, aunque no es distinto a lo que ya tenemos" en pozos como Buckskin, en Estados Unidos, donde perfora a unos 9.000 metros.

5.000 empleos

Lejos de lo estimado por otros organismos, la compañía prevé que la fase de desarrollo repercuta en la creación de entre 3.000 y 5.000 empleos directos para los canarios, cuyas empresas deben "ponerse las pilas y dar servicio", manifestó Brufau. Durante la fase de exploración, señala inversiones superiores a los 350 millones de dólares, de los cuales el 15% podría aplicarse en la cadena de servicios regionales.

El total de la inversión durante la vida útil de los posibles pozos asciende a 12.000 millones de dólares, un presupuesto que el Consejo de la compañía mantiene estudiado, aunque no se aprobará hasta que se encuentre petróleo. Unos 3.600 millones de dólares revertirán en la economía de la región en que se ubique la base de operaciones. En el caso de que el hallazgo sea de gas, la inversión disminuirá a los 2.500 millones de dólares.

Preguntado por el uso de técnica del fracking aseguró que el tipo de perforaciones que se realizarán en aguas canarias no permiten esta actividad. Respecto a la posibilidad de que las extracciones de Marruecos detraigan recursos ubicados al otro lado de la mediana, explicó que eso no es posible debido a que se trata de "estructuras separadas".

"El Mundo nos mira atónito"

Bufrau dijo no entender que las instituciones canarias "asusten" a los turistas con la idea de las prospecciones y dijo preguntarse "qué está pasando en Canarias", al relatar que en países como Noruega, visitantes y ciudadanos conviven con la imagen de las plataformas al fondo de la postal. "El Mundo nos mira atónito", apostilló.

El presidente de Repsol rechazó un debate que consideró como "político" y no basado en términos económicos y de generación de valor.

Preguntado por la buena relación que mantiene con el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, respondió que si alguien acusa al ministro José Manuel Soria de estar en connivencia con la compañía "debe ir al Juzgado". Brufau habló de liderazgo y no de cohecho y dijo de Soria que "como buen ministro que es tira para adelante con este proyecto". Asimismo, lamentó que la condición de canario del ministro es la "mala parte" y rechazó el pago de algún tipo de comisión.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha