eldiario.es

Menú

Más del 15% de los niños canarios considera la crisis como un problema mundial de primera magnitud, según un estudio

MADRID

El 13,4 por ciento de los niños cambiaría al presidente del Gobierno

- PUBLICIDAD -

El 13,4 por ciento de los niños cambiaría al presidente del Gobierno

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 9 (EUROPA PRESS)

La crisis económica no sólo está teniendo efectos sobre la economía y el mercado laboral español, sino que se ha convertido también en una de las principales preocupaciones de los más pequeños; de hecho, un 15,3 por ciento de los niños canarios la considera como un problema mundial de primera magnitud.

Así se desprende de la VI edición de la Encuesta 'Qué quieres ser de mayor' elaborada por Adecco y Fundación Adecco entre 2.200 niños de toda España con edades que van de los 4 a los 16 años, con y sin discapacidad, de los cuales 200 pertenecen a Canarias.

La encuesta este año arroja conclusiones como que el 13,4 por ciento de los niños cambiaría al presidente del Gobierno, situándose como la tercera medida anticrisis más importante para ellos, por detrás de no malgastar dinero y crear más puestos de trabajo. Este descontento con José Luis Rodríguez Zapatero aumenta en el caso de las niñas, ya que se convierte en su segunda preocupación (18,9%), mientras que para los niños figura en cuarto lugar (8,5%).

Algunos ejemplos más que podrían plasmar este descontento de los más jóvenes con la clase política podrían encontrarse en el 4 por ciento de los encuestados que si fuera jefe del mundo cambiaría a los políticos en general, el 1,4 por ciento que pide un acuerdo global entre partidos para acabar con la crisis o el 3,6 por ciento que les bajaría el sueldo.

A los ojos de los niños la situación económica no parece tan compleja y ellos no dudan en sugerir medidas sencillas para que tomen nota el Gobierno y la sociedad española en general.

Cuatro han sido las claves que la mitad de los encuestados han planteado. La medida "estrella", sugerida por el 21,4 por ciento de los niños, es algo tan simple como no malgastar, medida que gana terreno respecto a la pasada edición de la encuesta, cuando este porcentaje se situaba en un 7,2 por ciento. A continuación, para el 14,3 por ciento de los niños españoles la creación de nuevos empleos es la solución para reflotar la economía.

Un 13,4 por ciento más reivindicativo aboga por "cambiar al presidente", lo que refleja que, por primer año, los más pequeños se muestran críticos con la clase política de nuestro país. Esta crítica se acentúa más en el caso de las niñas que en el de los niños, pues entre las primeras ésta es su segunda solución que proponen para sortear las dificultades. Por su parte, los niños sitúan el cambio de presidente del gobierno en cuarto lugar como la solución idónea. En cuarto lugar, un 8% cree que la mejor solución anticrisis pasa por ahorrar.

Para algunos de los encuestados, la solidaridad se perfila como una solución simple pero efectiva a la hora de paliar los efectos de la crisis, ya que una forma de evitarla es que "los ricos compartan con los pobres", que "a los ricos les descuenten algo de su sueldo" o que "se reparta mejor el dinero".

'PEQUEÑOS' ECONOMISTAS

A lo largo de esta encuesta algunos pequeños han asumido el papel de economistas por un momento y proponen medidas como "bajar los impuestos o que no los hubiera" o "reducir el sueldo de los funcionarios". Y si estas soluciones nos parecen difíciles de llevar a la práctica hay algunos que proponen medidas aún más imaginativas, como que "cada uno tuviera una máquina de hacer dinero" o "que todos los ciudadanos pusiéramos 1 euros para ayudar a los que no tienen".

Otros incluso se atreven a dar consejos a nuestros dirigentes para suavizar los efectos de la crisis. Destacan respuestas como "que los concejales no roben", "cárcel para los políticos corruptos", "prestarnos dinero entre países" o "no romper las cosas para no pagarlas".

Por último, un 3 por ciento de los niños encuestados no ve una solución fácil al complejo problema de la crisis y no sabe qué responder ante tal cuestión. Una niña de 6 años, por ejemplo, reconoce abiertamente que "no sé, son cosas de adultos".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha