eldiario.es

Menú

Izquierda Socialista agasaja a los rebeldes de Tacoronte

LA RAMA PURA DEL PSOE, CON LOS QUE PACTAN CON EL PP

- PUBLICIDAD -
Top

Top

El calentamiento global es el culpable de grandes fenómenos climáticos que estamos viviendo entre resignados y perplejos. Sube la ribera de los mares, se vuelve loco el termómetro y los más viejos del lugar empiezan a vaticinar calamidades y a intuir cataclismos. Pero también afecta a las más privilegiadas testas humanas, como la de María Dolores de Cospedal, que recurre una sentencia (la que absolvió a Bárcenas de su demanda por vulneración del honor) achacando al juez que aplicó reglas jurídicas, no "las reglas del pensar", que deben ser las que se aplican a su favor por el lado gordo del fonil. También afecta el cambio climático al hombre más poderoso del mundo, Barack Obama, que ha resaltado "el gran liderazgo" de Mariano Rajoy. Más cerquita, en estas ultraperificidades, tenemos que contarles la última ocurrencia de la corriente Izquierda Socialista, incluida en el PSOE y considerada por sus integrantes como la que mejor encarna las esencias verdaderas de la izquierda dentro de ese partido. Sus dirigentes tinerfeños tuvieron este lunes la feliz ocurrencia de agasajar, con una opípara comida en Candelaria, a los concejales socialistas de Tacoronte expulsados del partido por pactar con el PP, es decir, por pactar con la esencia pura de la derecha tinerfeña desoyendo las órdenes precisas de la dirección regional. Entre los comensales, además de los rebeldes, que ocupaban lugares de honor, estaban cargos de la oficialidad, como el secretario general y el presidente del PSOE en Tenerife, Manuel Fumero y Rafael Yánez, de los que ya les hemos contado aquí cual es el sentimiento contradictorio en el que se debaten cada día: están puestos ahí por el vicesecretario general, Paco Spínola, que es miembro del gobierno sustentado por el pacto con Coalición Canaria, pero en realidad hubieran preferido toda la vida pactar con el PP, como en Tacoronte. De ahí que las críticas se dirigieran al secretario general y al secretario de Organización, dando un brinco mortal con tirabuzón al llegar al cargo intermedio, el del número dos. Los setenta congregados hablaron mucho y cada vez más alto, de cómo va a ser el próximo comité insular del partido, el que tuvieron que suspender Yanez y Fumero para evitar una debacle. Que la habrá, no obstante.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha