eldiario.es

Menú

Muy bueno lo tuyo, Cándido

AL ALCALDE DE ARRECIFE LE ANULAN SUS PRIMEROS EXCESOS

Decía Cándido Reguera al principio de su mandato, privado que estaba con sus zapatos y su corbata nuevos, que iba a ser el alcalde de la transparencia, el de los expedientes a disposición del público, el de la regenerac

- PUBLICIDAD -

Decía Cándido Reguera al principio de su mandato, privado que estaba con sus zapatos y su corbata nuevos, que iba a ser el alcalde de la transparencia, el de los expedientes a disposición del público, el de la regeneración, tan necesaria en ese Ayuntamiento de Arrecife, del que es alcalde de mala manera. Empezó fatal, siendo elegido alcalde con el respaldo de dos corruptos confesos del PIL a los que obligaron a marcharse para que esas paredes de cristal no aparecieran llenas de chorretes (luego aparecieron más corruptos, pero ya estábamos todos acostumbrados). Sin haber posado el culo en la poltrona, don Reguera empezó a negociar con el empresario Jaime Cortezo la mejor fórmula para llevarse por delante el interés general y la lógica de las buenas costumbres en el Islote del Francés. Y se contagió de ese toque de nuevo rico que destila sin serlo Cortezo, que le metió a Calatrava por los ojos para pasar a la posteridad como el alcalde moderno que nunca será. Pero afloraron otros excesos, como esos doce asesores de más que violentan otra vez el buen gusto, la palabra dada y la austeridad impuesta por decreto. Y ha tenido que ser el Gobierno de España el que le diga a este alcalde que las alcaldadas ya no se estilan, que existe una cosa que se llama ley y que, por mucho que se crea el más mejor de los mejores, el más guapo y atrevido a este lado del Atlántico, hay que ser un poquito serio. Que ahora está bajo vigilancia, y su equipo, bajo sospecha.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha