eldiario.es

Menú

Un director general, un funcionario, un alcalde...

DEMASIADAS PERSONAS COMO PARA QUE NO SE ENTERARA EL CONSEJERO

Pero a pesar del tamaño del timo, bautizado muy sabiamente por Olarte como el charco de los lebranchos, de la lectura del sumario se deduce que había mucha gente en la pomada. Sabemos ya que había un director general, un alto cargo de La Ca

- PUBLICIDAD -

Pero a pesar del tamaño del timo, bautizado muy sabiamente por Olarte como el charco de los lebranchos, de la lectura del sumario se deduce que había mucha gente en la pomada. Sabemos ya que había un director general, un alto cargo de La Caja cercano al PP, un abogado de Madrid que estuvo a punto de ser delegado del Gobierno con el PP, un alto funcionario de Industria y hasta un alcalde del mismo partido que el consejero. Y de momento, porque esto no ha acabado todavía. En este contexto, parece muy difícil entender que el consejero del ramo no se hubiera enterado de nada, que no aparezca su nombre en las conversaciones, ni siquiera las que se celebraron estando aún el PP en el poder, y que su papel se limitara a preguntarle a Perdomo, un día de marzo, si era verdad que había mandado información privilegiada. No sabemos lo que contestaría Celso, pero a estas alturas nos parecería muy adecuado aquel verso tan socorrido: "¿Y tú me lo preguntas? (...) Poesía eres tú".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha