eldiario.es

Menú

Una ruptura y una tanda de indiscreciones

EL PSC SE ROMPE EN SATAUTE Y EL CONCEJAL DE CULTURA SE SALE CON TANTAS LOAS

Así que, con una urgencia digna de mejor causa, el Ayuntamiento de Santa Brígida convocó un pleno con menos de 24 horas de antelación con el único propósito de dar nombre a la nueva plaza de La Atalaya en

- PUBLICIDAD -

Así que, con una urgencia digna de mejor causa, el Ayuntamiento de Santa Brígida convocó un pleno con menos de 24 horas de antelación con el único propósito de dar nombre a la nueva plaza de La Atalaya en favor de Mariquita la Partera. Nada que objetar a tan noble reconocimiento, pero sí a esa notable improvisación que supone dejarlo todo para el mismo día de los fastos. Soslayando tales despropósitos, cabe resaltar que ese pleno deparó dos sucesos imprevistos, de un lado, la ruptura en la disciplina de voto del grupo socialista, porque mientras que la portavoz, Dominica Fernández, ordenaba voto favorable a la urgencia y a la designación de la plaza, uno de sus concejales, Manuel Ramos, votaba exactamente lo contrario. Y no porque no le gustara la idea, sino porque este buen señor parece estar hasta los mismísimos de su partido, hasta el punto de estar planteándose abandonarlo. Nada nuevo bajo el sol si se tiene en cuenta que otros que estuvieron en su situación se pasaron a Los Verdes para acabar gobernando con el PP. Pero el otro suceso fue aún más relevante y consistió en una demostración del tamaño que puede adquirir una metedura de pata. La protagonizó el concejal de Cultura, Nicolás Benítez, al pretender glosar la vida de Mariquita la Partera, de la que resaltó cómo actuaba con los niños recién nacidos de madres solteras. Mejor ni lo repetimos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha