eldiario.es

Menú

No le salen sarpullidos en la lengua

HAY QUE VER CÓMO QUIEREN A SORIA EN LA SACROSANTA TIERRA CASTELLANA

El que definió a Soria como tonto del culo fue el alcalde de Toreno, Pedro Muñoz, también del PP, que en el contexto de unas declaraciones sobre la crisis de la minería por los recortes presupuestarios se preguntó

- PUBLICIDAD -

El que definió a Soria como tonto del culo fue el alcalde de Toreno, Pedro Muñoz, también del PP, que en el contexto de unas declaraciones sobre la crisis de la minería por los recortes presupuestarios se preguntó en voz alta por la identidad del que "ha puesto a este tío aquí", un tal Mariano Rajoy. Hace muy pocos días, el pasado 12, un columnista de Valladolid definía a Soria como "el ministro disgusto", un suave calificativo que adornaba con otros como "la peor pesadilla" para el Gobierno de Castilla y León, respaldado por una aplastante mayoría absoluta del Partido Popular. El autor de esa opinión, Regalado, la escribía en su columna, Erre que Erre, nada menos que bajo la cabecera de El Mundo de Castilla y León, es decir, la versión regional del periódico de Pedro J. Ramírez, que sigue siendo amigo, escudero y protector del ministro canario. "Ayer dijo, sin que le saliera un sarpullido en la lengua, que como las cuentas de su departamento han encogido se verá obligado a hacer lo propio con los fondos que había que destinar al carbón en 2013". Ya ven que en todas partes cuecen habas, y cuando nuestro admirado Soria no cabrea a los que se suben con él en un ascensor, irrita a Montoro, o acto seguido a los mineros, a las empresas de renovables, las eléctricas, las petroleras (excepto Repsol), las nucleares, a los castellanos, a los leoneses, a los asturianos? Y a unos cuantos canarios que también han terminado (por fin) de cogerle la matrícula.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha