eldiario.es

Menú

Por subirse a una silla

POR FALTA DE ESPACIO PARA LA PRENSA

El energúmeno en cuestión, que desapareció como un rayo nada más terminar el pleno para evitar posibles consecuencias, se cabreó porque dos reporteros gráficos y dos periodistas, uno de la Ser y Paqui Gonz&aa

- PUBLICIDAD -

El energúmeno en cuestión, que desapareció como un rayo nada más terminar el pleno para evitar posibles consecuencias, se cabreó porque dos reporteros gráficos y dos periodistas, uno de la Ser y Paqui González, se habían subido a sus sillas ante la imposibilidad de poder ver el pleno para poderlo contar a sus respectivas audiencias. Sólo protestó el recalcitrante malcriado, que además insultó de modo machista a la periodista. No contento con la hazaña, trató de tirarla suelo, cosa que impidió una señora que logró sujetarla antes de que cayera sobre un niño que también estaba sobre una silla. Desde su obligado puesto, Paqui González no sólo tuvo que soportar la impune malcriadez del interfecto, sino cómo los concejales se regocijaban cuando los insultos iban destinados a los miembros del partido adversario, y cómo el resto de vecinos que observaban la escena dejaban que el machango en cuestión se comportara como un carvenícola. Y todo esto en un pleno democrático, menos mal.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha