eldiario.es

Menú

Un teléfono que echaba humo

MUCHOS QUERÍAN ACONSEJAR A SIERRA

No tenemos el gusto de conocer en profundidad la vida y milagros de Félix Sierra, pero todo hace pensar que se trata de un personaje muy querido por la flora y la fauna que habita en los despachos y pasillos de todas las instituciones tinerfe&

- PUBLICIDAD -

No tenemos el gusto de conocer en profundidad la vida y milagros de Félix Sierra, pero todo hace pensar que se trata de un personaje muy querido por la flora y la fauna que habita en los despachos y pasillos de todas las instituciones tinerfeñas, sean del color que sea. Ha quedado acreditado hasta el momento y se irá ratificando a medida que afloren nuevas páginas del sumario. El día que lo telefonea Bermúdez para aconsejarle silencio, el 12 de septiembre de 2008, lo hacen muchas personas más, la mayoría de ellas para mostrarle respaldo y saber cómo está. Pero hacia las tres menos diez de la tarde de ese día le telefonea desde su móvil un hombre, identificado como Mele, que le ofrece a Sierra un consejo mucho más extravagante que el de Bermúdez: que le exija al juez Nelson Díaz Frías, instructor de la causa, "daños y perjuicios" por el registro que acababa de hacerle en su domicilio la Guardia Civil. Otro que se pasa de cariño.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha