La portada de mañana
Acceder
El año en el que la gente se dio cuenta de que era pobre
CRÓNICA | 'Nadie quiere romper el Gobierno', por Esther Palomera
OPINIÓN | 'Escenas de la lucha de clases en San Bernardo', por Elisa Beni

Un nuevo bólido se observa en el cielo de Canarias durante la madrugada

Efe

0

Un gran bólido ha sido captado a las 04:03 horas de este domingo frente a la costa norte de Tenerife, según ha informado la Red española de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos, en lo que supone el tercer incidente de este tipo registrado esta semana en Canarias.

El objeto ha sido captado por el colaborador de la red científica Ramón López desde la localidad de Playa Blanca, en Lanzarote, según ha indicado en sus redes sociales esta entidad dedicada a la investigación de bólidos y meteoritos en España.

En la tarde del pasado miércoles el paso de un bólido sobre Gran Canaria provocó un enorme estruendo en la isla y en la madrugada del jueves fue grabado otro, doble, sobre el cielo de Lanzarote.

La Red Española de Investigación de Bólidos y Meoritos (SPMN) que coordina el Instituto de Ciencias del Espacio del CSIC, explica que los meteoros más brillantes, conocidos como bólidos o bolas de fuego, son fenómenos que asombran a los aficionados a la astronomía. 

Para su estudio realiza “un gran esfuerzo colectivo” desde más de 50 estaciones ubicadas en la Península, Baleares y Canarias y señala que los fenómenos luminosos denominados bólidos o bolas de fuego se tratan de las estrellas fugaces más luminosas, aquellas que igualan o superan la luminosidad del planeta Venus (magnitud de brillo -4 o inferior).

Estos fenómenos luminosos pueden ser espectaculares y causar alarma pero se producen a gran altura, cuando una roca de origen interplanetario penetra en la atmósfera terrestre a velocidades comprendidas entre 11 y 73 kilómetros por segundo. 

Los originan rocas desprendidas de asteroides, cometas o, más raramente, de la Luna o Marte. 

La Red de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos estudia estos fenómenos dado que los más destacados informan sobre la llegada de meteoritos, valiosas muestras rocosas de innumerables cuerpos del Sistema Solar. 

“Constantemente rocas cuyo tamaño va desde centímetros hasta pocos metros de diámetro llegan a la Tierra desde el Cinturón principal de asteroides como consecuencia de perturbaciones gravitatorias con los planetas”, señala la red de investigación que, con un centenar de detectores, localiza anualmente del orden de 4.000 bólidos, aunque estadísticamente se estima que anualmente menos de una decena podrían producir meteoritos en la Península Ibérica (1 ó 2 con una masa superior al kilogramo). 

El estudio detallado de las trayectorias de estas bolas de fuego permite determinar los posibles lugares de caída de meteoritos aunque su recuperación no sea siempre factible por las dificultades intrínsecas a cada lugar. 

Por otro lado, determinando sus órbitas heliocéntricas se puede deducir su procedencia en el Sistema Solar, añade la Red.

Un gran bólido ha sido captado a las 04:03 horas de este domingo frente a la costa norte de Tenerife, según ha informado la Red española de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos, en lo que supone el tercer incidente de este tipo registrado esta semana en Canarias.

El objeto ha sido captado por el colaborador de la red científica Ramón López desde la localidad de Playa Blanca, en Lanzarote, según ha indicado en sus redes sociales esta entidad dedicada a la investigación de bólidos y meteoritos en España.

En la tarde del pasado miércoles el paso de un bólido sobre Gran Canaria provocó un enorme estruendo en la isla y en la madrugada del jueves fue grabado otro, doble, sobre el cielo de Lanzarote.

La Red Española de Investigación de Bólidos y Meoritos (SPMN) que coordina el Instituto de Ciencias del Espacio del CSIC, explica que los meteoros más brillantes, conocidos como bólidos o bolas de fuego, son fenómenos que asombran a los aficionados a la astronomía. 

Para su estudio realiza “un gran esfuerzo colectivo” desde más de 50 estaciones ubicadas en la Península, Baleares y Canarias y señala que los fenómenos luminosos denominados bólidos o bolas de fuego se tratan de las estrellas fugaces más luminosas, aquellas que igualan o superan la luminosidad del planeta Venus (magnitud de brillo -4 o inferior).

Estos fenómenos luminosos pueden ser espectaculares y causar alarma pero se producen a gran altura, cuando una roca de origen interplanetario penetra en la atmósfera terrestre a velocidades comprendidas entre 11 y 73 kilómetros por segundo. 

Los originan rocas desprendidas de asteroides, cometas o, más raramente, de la Luna o Marte. 

La Red de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos estudia estos fenómenos dado que los más destacados informan sobre la llegada de meteoritos, valiosas muestras rocosas de innumerables cuerpos del Sistema Solar. 

“Constantemente rocas cuyo tamaño va desde centímetros hasta pocos metros de diámetro llegan a la Tierra desde el Cinturón principal de asteroides como consecuencia de perturbaciones gravitatorias con los planetas”, señala la red de investigación que, con un centenar de detectores, localiza anualmente del orden de 4.000 bólidos, aunque estadísticamente se estima que anualmente menos de una decena podrían producir meteoritos en la Península Ibérica (1 ó 2 con una masa superior al kilogramo). 

El estudio detallado de las trayectorias de estas bolas de fuego permite determinar los posibles lugares de caída de meteoritos aunque su recuperación no sea siempre factible por las dificultades intrínsecas a cada lugar. 

Por otro lado, determinando sus órbitas heliocéntricas se puede deducir su procedencia en el Sistema Solar, añade la Red.

Un gran bólido ha sido captado a las 04:03 horas de este domingo frente a la costa norte de Tenerife, según ha informado la Red española de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos, en lo que supone el tercer incidente de este tipo registrado esta semana en Canarias.

El objeto ha sido captado por el colaborador de la red científica Ramón López desde la localidad de Playa Blanca, en Lanzarote, según ha indicado en sus redes sociales esta entidad dedicada a la investigación de bólidos y meteoritos en España.