eldiario.es

9

Las cruces del Fraile y de La Quisisana de la capital ganan el concurso de embellecimiento

Los tradicionales mayos de la calle El Tanque lograron el primer premio en el certamen.

Cruz de La Quisisana de la categoría 'libre'.

Cruz de La Quisisana de la categoría 'libre'.

La Cruz del Fraile de Santa Cruz de La Palma ha ganado el primer premio en la modalidad tradicional en el Concurso de Embellecimiento de Cruces y Mayos que organiza el Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma. En la categoría libre, el primer galardón fue para la Cruz de La Qusisana. Los mayos de la calle El Tanque ganaron el certamen. 

El jurado estuvo presidido por Carmen Concepción, directora del Museo Naval de Santa Cruz de La Palma y actuó como vocal el artista Acenk Galván. Víctor Correa, técnico de la Concejalía de Turismo y Patrimonio Histórico hizo las funciones de secretario. 

El primer premio de la categoría «tradicional» fue  a favor de la cruz del Llano de la Cruz del Fraile, en el barrio de la Dehesa de la Encarnación, por la composición armónica del conjunto, caracterizado por su finura y su sobriedad, por presentar de manera destacada el tradicional velo de la cruz y por la original realización de columnas florales helicoidales. 

La Cruz de Fraile ganó el primer premio de la modalidad tradicional.

La Cruz de Fraile ganó el primer premio de la modalidad tradicional.

El segundo premio de la categoría «tradicional» recayó en la Cruz de los Molinos, en la calle Baltasar Martín, por la composición cromática, que combina el ocre y el verde, de inspiración barroca, y por el empleo de una base de flores naturales y su armonización con los materiales textiles. 

El tercer premio de la categoría «tradicional» lo logró la Cruz de la ermita de Nuestra Señora de la Luz, en el barrio de San Telmo, por cumplir con la forma tradicional del adorno del madero a base de joyas, con selección del rosario como prenda predominante, y por la fusión entre los elementos florales con las figuras de ángeles.

El primer premio de la categoría «libre» lo logró la Cruz de la plaza Quisisana, en el barrio de San Telmo, por su reivindicación del motivo marinero del timón-guía de las embarcaciones a través de una composición en blanco que ensambla distintos materiales textiles, como el calado, y que resalta sobre un fondo rojo carmesí. 

Los mayos de la calle El Tanque se hicieron con el primer premio.

Los mayos de la calle El Tanque se hicieron con el primer premio.

El segundo premio de la categoría «libre» fue para la barriada de Pescadores, en la calle Jameos, por la original utilización de materiales de artesanías y motivos navideños en la configuración de la cruz, así como por la coherencia temática entre el crucero y el entorno decorativo-festivo de los mayos que lo complementan, que rinde homenaje al ciclo de la Navidad en La Palma. 

El tercer premio de la categoría «libre» recayó en la Cruz del Chorro, en la calle A. Rodríguez López, de la Asociación Cultural Amigos de los Mayos, por homenajear a la cruz fundacional de la plaza del Tercero a través de una reinterpretación de técnica mixta que combina los espejos en la decoración del madero y las formas tradicionales de flores naturales en las cartelas laterales, las que a su vez contienen un programa iconográfico que recoge los patronazgos religiosos principales de la ciudad y de la isla. 

Asimismo, vistos los trabajos de mayos de Santa Cruz de La Palma presentados a esta convocatoria, el jurado acordó por unanimidad conceder el primer premio a favor de los mayos de la calle del Tanque, de la Asociación de Cultural Amigos de los Mayos, por su completa representación de escenas: históricas, como la pesca y el antiguo varadero o la compra-venta a través del trueque; contemporáneas, como la relativa a la donación de sangre; y tradicionales aún vigentes, como el cortejo que acompaña a la procesión de la Santa Cruz y los fuegos artificiales, elementos indispensables de la fiesta palmera por antonomasia. 

El segundo premio se concedió a los mayos de la Cruz de la plaza Juan Francisco Pérez, en el barrio de San Telmo, por su representación festiva de distintas décadas del siglo XX a través de una combinación de diferentes tribus urbanas y modelos de familia conjuntamente con los vehículos de moda en cada secuencia histórica.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha