El Hospital Insular amplía un área de transición para tratar de aliviar el problema estructural de las urgencias

Canarias Ahora/EFE

0

El director gerente del Complejo Hospitalario Universitario Insular-Materno Infantil, José Blanco, asegura que el problema que ha vivido en las últimas semanas su servicio de Urgencias “se está estabilizando”. “Estamos trabajando mucho con una serie de medidas, seguimos teniendo problemas estructurales, pero estamos ampliando zonas de trabajo para pacientes y para los profesionales”, ha dicho Blanco en una rueda de prensa en la que se ha presentado el nuevo laboratorio de oncología molecular del centro.

El sindicato médico de Canarias anuncia "medidas de presión" ante "el colapso de los servicios de urgencias"

Más

El gerente del Insular ha destacado que “la mayoría de los profesionales están ayudando a sacar adelante este problema”, al tiempo que ha asegurado que con “las medidas que se han implementado se está estabilizando el problema”, de forma que este fin de semana “se ha logrado, por lo menos, tener una afluencia más normal y un funcionamiento más normal del hospital”.

El pasado viernes el Hospital Universitario Insular de Gran Canaria reforzó la plantilla del servicio de Urgencias con un facultativo más de guardia y la figura del Enfermero Coordinador en Urgencias, tanto en horario de mañana y tarde.

El facultativo de guardia incorporado sirve de refuerzo a la “sobreocupación” de pacientes en el servicio, mientras que el Enfermero Coordinador en Urgencias tiene la función de coordinar la redistribución de pacientes en función de si la derivación es al área de transición, a planta o la zona de traslados de ambulancias, facilitando y supervisando el drenaje de pacientes.

Del mismo modo, se han incrementado los facultativos en horario de tarde y los fines de semana, con el objetivo de que se puedan dar altas hospitalarias en esos tramos horarios, así como para ampliar la realización de pruebas y agilizar la capacidad de resolución diagnóstica.

También se ha realizado un refuerzo de celadores con la contratación de once efectivos para agilizar el índice de rotación de pacientes pendientes de ingreso, y se ha reforzado igualmente el personal de limpieza.

Estas medidas figuran dentro de un plan para mejorar la atención que ofrece el servicio de Urgencias ante el problema de infraestructuras y de espacio existente, que complica la asistencia cuando registra sobreocupación por incremento de la demanda de su población de referencia, ha confesado el hospital.

El objetivo es poner en marcha una serie de iniciativas que favorezcan el trabajo de los profesionales y el confort de los pacientes en tanto se resuelva el problema de forma definitiva con la construcción del edificio de ampliación del Hospital que actualmente ocupa el Centro Universitario de Las Palmas (CULP).

Dentro de estas medidas para mejorar la atención en Urgencias, la Gerencia ha puesto en marcha un equipo muldisciplinar integrado en el Comité de Gestión de Ingresos que se encarga de optimizar el proceso de alta e ingreso de pacientes en las camas de hospitalización con la finalidad de reducir al máximo la demora en los traslados.

En esta batería de medidas figura también el refuerzo de la Hospitalización a Domicilio para facilitar que aquellos pacientes que cumplen el perfil puedan ser atendidos en su hogar con las revisiones diarias de médico y enfermero mientras dure su proceso clínico y reciba el alta hospitalaria.

También se ha realizado una obra para ampliar el área de transición del servicio de Urgencias del centro hospitalario, con un nuevo espacio que prevé aumentar la capacidad del servicio y crear una nueva zona de tránsito para los pacientes que ya han sido valorados y se encuentran en espera de traslado a planta de hospitalización. En total se espera ganar un área para la instalación de 10 camas para pacientes que precisen ingreso.

Convocatoria de huelga

Los colectivos de trabajadores de Sanidad Canaria Unida (SCU) y del Instituto Canario de Hemodonación y Hemoterapia, que llevan en huelga para evitar la privatización encubierta del Banco de Sangre de Canarias, convocan este fin de semana, en Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria, sendas movilizaciones para “visibilizar las carencias y la precarización” de la sanidad en el archipiélago.

En un manifiesto conjunto, aseguran que “en los últimos años hay una campaña generalizada en nuestro país para desprestigiar y desmantelar los servicios públicos de salud” y, como ejemplo, citan “la inminente conversión que tiene preparada el Gobierno de Canarias para el ICHH, que se convertirá en una entidad pública empresarial, con un eminente interés económico sobre su función pública de servicio esencial”. 

Para los colectivos, esto conllevará un empeoramiento de la calidad de los servicios sanitarios “porque los modelos privatizadores tienen unos costes muy superiores, y avanzan inexorablemente hacia una sanidad donde el derecho de protección de la salud, pasa de ser un derecho de todos los ciudadanos para convertirse en un privilegio para aquellos que puedan pagárselo”.

Por todo ello, demandan que en Canarias, que está a “la cabeza de las listas de espera, de colapsos en urgencias y de determinados indicadores de salud como diabetes”, los recursos públicos dedicados a Sanidad no deben ser inferiores al 7,2% del PIB (como en 2022),y tender a la media estatal del 8%. También reclaman una dotación de plantilla en Atención Primaria “suficiente” y optimizar todos los recursos públicos para resolver el problema de listas de espera, por ejemplo, sin cerrar camas en verano o poniendo en funcionamiento plantas que no estén a pleno rendimiento.

“Toda la Sanidad debe ser 100% pública, de calidad, universal, dejando los conciertos, única y exclusivamente, para cuando los centros sanitarios públicos, a su máximo rendimiento, no puedan asumir la asistencia de más pacientes”, insisten.

Así, los colectivos hacen un llamamiento “a todos los ciudadanos, asociaciones vecinales, asambleas populares, profesionales sanitarios y no sanitarios, plataformas sanitarias, sindicatos y demás colectivos, que confluyan en esta movilización para la defensa de los servicios sanitarios y sociosanitarios, para mostrar nuestra oposición ante los ataques que soporta nuestro sistema sanitario público, considerado patrimonio de todos, que no es solo una sanidad pública, universal y gratuita, sino también un derecho a vivir en una sociedad más justa, equitativa, solidaria y democrática”.