Monumento a Franco

Podemos pide al alcalde de Santa Cruz de Tenerife que acate la retirada del monumento a Franco

Unidas Podemos (Izquierda Unida-Podemos-Equo) ha presentado una moción ante el pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife en la que pide al gobierno municipal que acate la inminente orden del Gobierno canario que aprobará el Catálogo de vestigios franquistas, y los retire de la vía pública, incluyendo el polémico Monumento a Franco.

El Gobierno canario acelera la retirada del monumento a Franco y Santa Cruz de Tenerife enciende la polémica

Saber más

De forma paralela, UP propone que se abra un proceso participativo para sustituir este conjunto escultórico por una obra artística con fuente que no genere división social desde el punto de vista de los valores democráticos.

Asimismo, en la moción, presentada por Dolores Espinosa, se insta a que se inicien los procedimientos para, lo más rápido posible, “invalidar todas las distinciones, honores, títulos, medallas y demás reconocimientos recogidos en el estudio realizado por especialistas de la Universidad de La Laguna por encargo del Ayuntamiento”, listado ratificado por la Comisión Técnica de Memoria Histórica de Canarias.

Espinosa recuerda que existe una obligación legal de retirar elementos, símbolos y distinciones que ensalcen a la dictadura franquista, tras la promulgación de la Leyes de Memoria Histórica, una estatal en 2007 y, posteriormente, otra de ámbito autonómico.

Pero la concejala subraya que “no sería necesario aplicar ninguna ley para retirar el monumento, sino la mera voluntad política de hacerlo; es decir, el único imperativo que bastaría para dejar de ser la única ciudad de España que rinde homenaje al sanguinario dictador es el de la ética pública y política, el de la conciencia como demócratas y como personas” .

Espinosa considera inaceptable que, “casi medio siglo después del restablecimiento de la democracia en España, continúe en tan céntrico lugar de Santa Cruz un monumento en la vía pública que ensalza al dictador y a la dictadura que implantó durante casi cuatro décadas”.

A su juicio, la “defensa de la democracia no es una cuestión de izquierdas ni de derechas, a pesar de que siempre hayan sido partidos de una misma orientación ideológica los que han insistido en la necesidad de eliminar este ignominioso símbolo”. “Cualquiera de quienes nos sentamos en el salón de plenos del Ayuntamiento estaríamos encarcelados o represaliados por defender nuestras ideas en el sistema dictatorial que elogia esa escultura”, enfatiza la edil.

En la exposición de motivos de la moción, sostiene que la retirada de esta obra homenaje a Franco “no puede depender de una controversia sobre sus valores artísticos, ya que esa no es, en absoluto, la cuestión fundamental, ni la ha sido nunca, aunque algunos la hayan intentado llevar a ese terreno, sino en que no podemos, como sociedad democrática, rendir tributo en nuestra vía pública al monumento a un dictador”. En todo caso, señala que este conjunto escultórico no tiene la categoría jurídica de Bien de Interés Cultural (BIC), lo que, conforme a la legislación vigente, allana el camino de su retirada sin necesidad de trámites especiales.

Desde esta perspectiva, para UP seguir demorando la decisión sobre este monumento y otros símbolos franquistas en la ciudad “tiene una difícil, por no decir imposible, justificación política”.

Unidas Podemos (Izquierda Unida-Podemos-Equo) ha presentado una moción ante el pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife en la que pide al gobierno municipal que acate la inminente orden del Gobierno canario que aprobará el Catálogo de vestigios franquistas, y los retire de la vía pública, incluyendo el polémico Monumento a Franco.

El Gobierno canario acelera la retirada del monumento a Franco y Santa Cruz de Tenerife enciende la polémica

Saber más

De forma paralela, UP propone que se abra un proceso participativo para sustituir este conjunto escultórico por una obra artística con fuente que no genere división social desde el punto de vista de los valores democráticos.

Asimismo, en la moción, presentada por Dolores Espinosa, se insta a que se inicien los procedimientos para, lo más rápido posible, “invalidar todas las distinciones, honores, títulos, medallas y demás reconocimientos recogidos en el estudio realizado por especialistas de la Universidad de La Laguna por encargo del Ayuntamiento”, listado ratificado por la Comisión Técnica de Memoria Histórica de Canarias.

Espinosa recuerda que existe una obligación legal de retirar elementos, símbolos y distinciones que ensalcen a la dictadura franquista, tras la promulgación de la Leyes de Memoria Histórica, una estatal en 2007 y, posteriormente, otra de ámbito autonómico.

Pero la concejala subraya que “no sería necesario aplicar ninguna ley para retirar el monumento, sino la mera voluntad política de hacerlo; es decir, el único imperativo que bastaría para dejar de ser la única ciudad de España que rinde homenaje al sanguinario dictador es el de la ética pública y política, el de la conciencia como demócratas y como personas” .

Espinosa considera inaceptable que, “casi medio siglo después del restablecimiento de la democracia en España, continúe en tan céntrico lugar de Santa Cruz un monumento en la vía pública que ensalza al dictador y a la dictadura que implantó durante casi cuatro décadas”.

A su juicio, la “defensa de la democracia no es una cuestión de izquierdas ni de derechas, a pesar de que siempre hayan sido partidos de una misma orientación ideológica los que han insistido en la necesidad de eliminar este ignominioso símbolo”. “Cualquiera de quienes nos sentamos en el salón de plenos del Ayuntamiento estaríamos encarcelados o represaliados por defender nuestras ideas en el sistema dictatorial que elogia esa escultura”, enfatiza la edil.

En la exposición de motivos de la moción, sostiene que la retirada de esta obra homenaje a Franco “no puede depender de una controversia sobre sus valores artísticos, ya que esa no es, en absoluto, la cuestión fundamental, ni la ha sido nunca, aunque algunos la hayan intentado llevar a ese terreno, sino en que no podemos, como sociedad democrática, rendir tributo en nuestra vía pública al monumento a un dictador”. En todo caso, señala que este conjunto escultórico no tiene la categoría jurídica de Bien de Interés Cultural (BIC), lo que, conforme a la legislación vigente, allana el camino de su retirada sin necesidad de trámites especiales.

Desde esta perspectiva, para UP seguir demorando la decisión sobre este monumento y otros símbolos franquistas en la ciudad “tiene una difícil, por no decir imposible, justificación política”.

Unidas Podemos (Izquierda Unida-Podemos-Equo) ha presentado una moción ante el pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife en la que pide al gobierno municipal que acate la inminente orden del Gobierno canario que aprobará el Catálogo de vestigios franquistas, y los retire de la vía pública, incluyendo el polémico Monumento a Franco.

El Gobierno canario acelera la retirada del monumento a Franco y Santa Cruz de Tenerife enciende la polémica

Saber más

De forma paralela, UP propone que se abra un proceso participativo para sustituir este conjunto escultórico por una obra artística con fuente que no genere división social desde el punto de vista de los valores democráticos.