"En centenares de años, habrá humanos iguales genéticamente que otros seres de plástico"

Eudald Carbonell, arqueólogo y profesor universitario

Belén Rodríguez (EFE)

Santa Cruz de Tenerife —

Uno de los codirectores de los yacimientos arqueológicos de la sierra de Atapuerca, Eudald Carbonell, asegura que aún el hombre no es humano del todo, solo al 60%, ya que para llegar al 100% hace falta que la tecnología sea el eje central de toda la sociabilidad.

Eudald Carbonell, profesor de Prehistoria en la Universidad Rovira i Virgili y autor de una docena de libros de divulgación, el más reciente Entender la ciencia desde dentro (o por lo menos intentarlo), explica en una entrevista con Efe que la tecnología es lo que hará evolucionar al ser humano y desarrollar una conciencia más crítica.

"La tecnología es lo que nos ha hecho humanos y lo que nos terminará de hacer humanos", manifiesta Carbonell, quien recientemente ha participado en Santa Cruz de Tenerife en el Foro Enciende el Cosmos, organizado por la Fundación CajaCanarias.

Para Carbonell, la evolución humana pasa por que la humanización dé paso a la transhumanización, es decir, al uso de las tecnologías con el objetivo de mejorar las capacidades humanas, tanto a nivel físico como psicológico e intelectual.

"La tecnología es lo más natural que hay", asevera el paleontólogo, quien celebra que la evolución vaya encaminada hacia la diversidad de especies con conciencia.

Según avanza, dentro de centenares de años habrá humanos iguales genéticamente que coexistirán con "otros seres" metálicos, de plástico o plasma que también tendrán conciencia.

Hace 20.000 años en el planeta había cinco especies de homínidos, ahora hay una, el homo sapiens, lo que evidencia que la diversidad evolutiva que antes existió ahora está estancada.

Convencido de que volverá esa variedad, Carbonell defiende que al haber disparidad de conciencias habrá más capacidad crítica, lo que desembocará en que "los humanos sean más humanos".

La aplicación de las tecnologías en todos los parámetros de la vida humana provocará la desaparición de instintos básicos, como, por ejemplo, la ubicación espacial, lo que hará que los humanos del futuro necesiten implantarse un GPS para ir de un lugar a otro. La tesis del prehistoriador sostiene que se perderán instintos básicos porque habrá herramientas digitales que los suplan.

Otro de los instintos llamados a extinguirse será el sexo con fines de reproductivos, que terminará con la clonación, vaticina Carbonell, quien incluso se atreve a pronosticar que el ser humano podrá vivir más de 120 años si la ciencia avanza y permite modificar la estructura genética.

A su juicio, la tecnología permitirá dirigir y diseñar la evolución humana, que hasta el momento "no ha tenido ningún sentido y ha sido aleatoria".

Asimismo, posibilitará que "la computación en la nube sea el ser humano", que podrá almacenar datos mediante una aplicación tecnológica para disponer de ellos cuando desee y sin tener que estudiarlos y memorizarlos previamente.

Esto hará que desaparezcan las universidades y el 80% de las profesiones actuales, señala el antropólogo, quien insiste que, para ello, será necesario que la tecnología se sociabilice bien, lo que significa que todo el mundo pueda tener acceso a ella.

Etiquetas

Descubre nuestras apps