La portada de mañana
Acceder
La ultraderecha global se vuelca en las elecciones europeas
Las mujeres retrasan la maternidad por la economía y por no encontrar hombres
OPINIÓN | 'Una juventud frustrada', por Enric González

Ámsterdam señala el camino al Gobierno de Canarias tras el 20A: no más hoteles, menos cruceros y sin guaguas turísticas

Europa Press / Canarias Ahora

0

La ciudad holandesa de Ámsterdam no va a permitir la construcción de nuevos edificios hoteleros como parte de su lucha contra el turismo de masas. La ciudad no aplicará esta regla a los hoteles nuevos que ya habían obtenido un permiso.

Fuentes del gobierno local indicaron que sólo se podrá construir un nuevo hotel en Ámsterdam si otro hotel cierra, si no aumenta el número de plazas para dormir y si el nuevo hotel es mejor que el anterior, por ejemplo más sostenible.

En un comunicado, el ayuntamiento asegura que desea mantener la ciudad habitable tanto para visitantes como para residentes. “Esto significa: no al exceso de turismo, no a los nuevos hoteles y no más de 20 millones de pernoctaciones de turistas al año”.

La política de la ciudad sobre la construcción de hoteles ya era estricta y, según el ayuntamiento, solo había tres propuestas desde 2017 que cumplían con los requisitos de Ámsterdam. A los nuevos hoteles que habían sido aprobados o que estaban en desarrollo (26 en total) se les permitiría continuar por ahora.

Ámsterdam endurece así los requisitos, que se suma a otras restricciones para reducir el turismo de masas, entre ellas la prohibición de cruceros. Esta semana anunció que comenzaría a reducir el número de cruceros fluviales autorizados a atracar en sus aguas.

En 2023 esa cifra era 2.125. El objetivo es que en 2028 se haya reducido a la mitad, con no más de 1.150. Esa medida podría reducir el número de visitantes que llegan a la ciudad en unos 271.000.

Además, el ayuntamiento pondrá limitaciones al número de autocares turísticos que llegan. Desde el ayuntamiento se asegura que la ciudad de Ámsterdam “es para vivir y trabajar” y que el turismo es una segunda actividad.

Esta es la última de una serie de medidas que la capital holandesa ha tomado para mitigar el problema del exceso de turismo. Hace unos meses también prohibió el uso de marihuana en las calles públicas del barrio rojo y puso fin a las visitas guiadas que pasaban por las ventanas de las trabajadoras sexuales.

Límite de 20 millones

El límite de 20 millones de pernoctaciones surge de la iniciativa popular Ámsterdam tiene una opción en la que 30.000 residentes pidieron que se controlara el flujo de visitantes.

Así, se estableció mediante un reglamento que el número de pernoctaciones de turistas no podrá superar los 20 millones, tras alcanzar los 20,3 en 2023, excluyendo alquileres vacacionales, alojamiento y desayuno y noches de crucero.

Por eso, el ayuntamiento asegura que se ha visto en la obligación de tomar medidas extra para garantizar que el número de noches de hotel en la ciudad no continúe aumentando.

En total, Ámsterdam tiene cerca de 42.000 habitaciones de hotel con capacidad para más de 92.000 personas, según el instituto estadístico del país.

Ámsterdam no es el único destino europeo importante que ha tenido dificultades para controlar el creciente número de turistas. Venecia anunció que cobraría a los visitantes que hicieran excursiones de un día 5 euros (5,33 dólares) por entrar a las calles icónicas de su centro de la ciudad los fines de semana y algunos días festivos desde el 25 de abril hasta mediados de julio, su temporada de mayor actividad.

Clavijo pasa la pelota a los ayuntamientos

Decenas de miles de personas salieron a la calle el pasado sábado en Canarias y ciudades fuera del archipiélago para pedir el fin del turismo masivo en las Islas, así como más protección para los espacios naturales, una ecotasa al turismo y otras medidas para proteger a la población local frente al aumento de la población. Una de las demandas ha sido también una moratoria turística, es decir, que se adopten medidas como la que acaba de anunciar Ámsterdam. El presidente del Gobierno regional, Fernando Clavijo, de Coalición Canaria, ante la enorme trascendencia de esta convocatoria de protesta, ha afirmado este lunes que “las cosas tienen que cambiar” porque “no podemos seguir igual” y hay que revisar y “resetear” el modelo. Sin embargo, al ser preguntado por una posible moratoria, se ha escudado en que “pueden conducir a indemnizaciones millonarias”, y ha trasladado las decisiones al respecto a los ayuntamientos isleños, para que desclasifiquen suelo solamente con un acuerdo del pleno sin necesidad de indemnizar.