eldiario.es

9
Menú

Viajar Ahora Viajar Ahora

Alpes Julianos: Paisajes de cuento en el norte de Eslovenia

Este murallón de picos nevados guarda un tesoro de pueblecitos encantadores, lagos de ensueño, bosques profundos y alguno de los parajes más bellos de Europa.

- PUBLICIDAD -
Vista aérea del Lago Bled, una de las joyas de Eslovenia. SLOVENIA.INFO

Vista aérea del Lago Bled, una de las joyas de Eslovenia. SLOVENIA.INFO

El mismísimo Julio César fue el primero que vio la importancia estratégica de este macizo montañoso que separa, en la actualidad, los países de Eslovenia, Italia y Austria. Un par de pasos de montaña comunican el centro de Europa con el área balcánica y de cosas de estrategia don Julio sabía bastante. Por ello mandó a fundar la ciudad de Forum Julii (actual Fruili, en Italia) para controlar la zona. Fue el primer paso de la Conquista de la Dacia que se produciría en los siglos siguientes. Pero a lo que vamos. Aquel gesto dio nombre a esta parte de la cordillera alpina; Alpes Julianos.

En los últimos años, Eslovenia se ha convertido en un destino turístico de primer orden. Los encantos naturales y culturales del país son innegables y las montañas son uno de sus reclamos más interesantes. Viajar Ahora te descubre una comarca increíble dominada por picos nevados que guardan tesoros de una belleza increíble. Pueblos de genuino sabor alpino, lagos de ensueño, castillos colgados de las montañas, bosques increíbles… Un lugar de cuento que bien merece una visita.

Montañas a orillas de uno de los numerosos lagos de los Alpes Julianos. SLOVENIA.INFO

Montañas a orillas de uno de los numerosos lagos de los Alpes Julianos. SLOVENIA.INFO

En el corazón de la cordillera

Una de las referencias de esta cadena montañosa es el Parque Nacional Triglav, único lugar con este estatus de protección en todo el país y, merced a sus más de 84.000 hectáreas, el espacio natural más grande de Eslovenia. El nombre del parque hace referencia al Monte Triglav (tres cabezas), pico más alto del país (2864 metros sobre el nivel del mar) y verdadero símbolo natural y espiritual esloveno. La tradición pre cristiana situaba aquí la morada de Triglav (principal deidad de la mitología eslava), un dios adivino que era representado como un caballo con tres cabezas. En torno a este particular Olimpo eslavo se extienden montañas nevadas, valles impresionantes, lagos de origen glacial y una veintena de aldeas de neto sabor alpino.

El parque cuenta con dos centros de interpretación. Al de Trenta se accede por la carretera 203 desde la ciudad de Bovec (Dirección: Na Logu; Tel: (+386) 05 3889 330; Horario: L-D 8.00 – 16.00; E-mail: dom-tnp.trenta@tnp.gov.si) y el de Bled se encuentra en pleno centro urbano (Dirección: Ljubljanska cesta, 27; Tel: (+386) 04 5780 205; Horario: L-D 8.00 – 16.00; E-naslov: info.trb@tnp.gov.si, info@dzt.bled.si).

Garganta del Río Soka, en los Alpes Julianos. SLOVENIA.INFO

Garganta del Río Soka, en los Alpes Julianos. SLOVENIA.INFO

El paisaje parece de cuento con lugares increíbles como la Garganta del Río Soca, una hendidura natural que penetra hasta el mismísimo corazón de la cordillera y que supone uno de los pocos pasos naturales entre esta comarca y la vecina Austria. La pequeña ciudad de Bovec sirve de puerta de entrada al valle. Siguiendo el cauce del río se accede al paso de alta montaña de Vrsis, una vía espectacular que fue construido por prisioneros de guerra rusos durante la Primera Guerra Mundial. Una sencilla capilla ortodoxa rinde homenaje a los trabajadores que murieron durante las obras.

Otro punto de interés en el interior del parque es el impresionante Lago Bohinsko (acceso por Carretera 209 desde la ciudad de Bohinjska Bistrica), uno de esos lugares (abundantes en Eslovenia) que dejan al viajero con la boca abierta. A orillas de este increíble espejo de aguas limpias y frías rodeado de montañas se encuentra la bonita Iglesia de San Juan (siglo XV) con interesantes pinturas murales. En la Playa de la Cabra, el viajero podrá, si aguanta las temperaturas del agua, darse un chapuzón antes de visitar la famosa Cascada de Spal Savica.

Estación de Esquí de Kravec. SLOVENIA.INFO

Estación de Esquí de Kravec. SLOVENIA.INFO

Esquiar en Eslovenia

Los Alpes Julianos son un verdadero paraíso para los amantes de los deportes de invierno. La situación de la cordillera garantiza medias que superan los 100 días de nieve al año, lo que permite esquiar desde el invierno a la primavera tardía. Eslovenia cuenta con más de medio centenar de estaciones de todos los tamaños y para todos los niveles. El tamaño del país permite, además, acceder a las pistas desde la capital Liubliana en poco más de 90 minutos aunque la mayoría de las estaciones cuentan con hoteles.

El centro de esquí más antiguo del país es el de Kranjska Gora, que cuenta con más de 20 kilómetros de pista y el sabor añejo de los tradicionales centros alpinos. Otra opción, en plenos Alpes Julianos es la estación de Krvavec, que ha sido incluido entre los mejores resorts de nieve de Europa y presume de las instalaciones más modernas para un total de 25 kilómetros de pistas. Para los que quieran un ambiente más familiar queda el Centro de Nieve de Cerkno (11 kilómetros). La mejor opción para disfrutar del deporte de la nieve en el país es comprar el Active Slovenia Ski Pass, que permite el paso a todas las estaciones por un precio fijo.

La Isla Bled, bajo la nieve. SLOVENIA.INFO

La Isla Bled, bajo la nieve. SLOVENIA.INFO

Un lago de cuento

Bled, a finales del siglo XIX, se convirtió en uno de los balnearios de aguas termales más importantes de Europa. Hasta la Segunda Guerra Mundial, las élites centroeuropeas llegaban al pueblo para tomar las aguas. El resultado fue la conversión de un pequeño pueblo de montaña en uno de los resorts más elegantes del continente. Hoy, esta población sigue siendo uno de los reclamos turísticos más imponentes del país gracias al Lago Bled, un espejo glacial de poco más de 1,4 kilómetros cuadrados que se ha convertido en una de las postales recurrentes de los viajeros que exploran Eslovenia.

En el centro del lago se encuentra la Isla Bled (la única natural de todo el país). En el pequeño roquedo se costruyó, en el lugar que ocupaba un templo a la diosa Živa, un templo en honor de la Virgen de la Inmaculada Concepción. Y la advocación no es fruto de la casualidad, porque Živa, en el panteón eslavo, era la diosa de la fertilidad y el amor. De su pasado pagano quedan costumbres como tañer tres veces la campaña de la iglesia, algo que garantiza, según la tradición, la felicidad de las parejas de recién casados. Para llegar a la iglesia hay que subir 99 escalones a los que se llegan en una de las tradicionales barcas de remo que comunican las orillas del lago y la isla. El uso de embarcaciones de motor está prohibido.

Castillo de Bled, a orillas del lago del mismo nombre. SLOVENIA.INFO

Castillo de Bled, a orillas del lago del mismo nombre. SLOVENIA.INFO

Otro monumento que no debe dejarse pasar es el Castillo Bled (Tel: (+386) 04 5729 782; Horario: Noviembre – Marzo L-D 8.00 – 18.00; Abril – Mayo L-D 8.00 – 20.00; Junio – Octubre L-D 8.00 – 21.00; E-mail: blejski.grad@zkbled.si), imponente fortaleza medieval que, desde el siglo XI defiende la comarca. En la actualidad es un interesante museo de arte contemporáneo, pero sólo la visita a esta fortaleza de estilo que alterna el románico y el gótico ya merece la pena. Desde Bled (a cuatro kilómetros) se puede acceder a la Garganta de Vintgar, un cañón esculpido en la roca por el Río Radovna que culmina en la preciosa Cascada de Šum. El camino, formado por pasarelas adosadas a las paredes, tiene poco más de 1,4 kilómetros y supone una experiencia increíble.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha