eldiario.es

Menú

Cambiar también a Clavijo

- PUBLICIDAD -

Con todos los cambios que se están produciendo a nivel político mundial, sería saludable cambiar también a Fernando Clavijo. David Camerón, primer ministro británico, cayó con el “brexit”. François Hollande, presidente de la República Francesa, con la profunda crisis de la socialdemocracia y de Europa. Matteo Renzi, jefe de Gobierno de Italia, cayó con su propio referéndum para hacer reformas en la Constitución. Barak Obama se despide el 20 de enero porque no podía aspirar a un tercer mandato.  No voy ahora a entrar en profundidades en lo que se refiere a estos cuatro casos, ni siquiera en el preocupante sustituto de Obama, el tenebroso y bélico Donald Trump, que puede poner al mundo mundial patas arriba y radioactividad abajo. Creo que ahora es importante pensar en Canarias, y de momento veo con claridad que el objetivo inmediato es cambiar a Fernando Clavijo, hacerle una moción de censura, y mandarlo a buscar su auto a La Laguna.

La moción de censura es posible, aunque me siguen diciendo que poco probable por los candidatos a liderar el futuro gobierno canario, del PSOE principalmente, porque muy pocos ven a Patricia Hernández con “caché” y formación para ser presidenta nuestras islas incluida La Graciosa. Dan los números con los 15 diputados del PSOE, los 12 del PP, y los 5 de Nueva Canarias, que suman 32, poniendo en la oposición a los 18 diputados de CC, a los 3 de ASG, y los 7 de Podemos se abstendrían en la votación, y luego Noemí Santana y sus compañer@s le apretarían al nuevo gobierno en una mejora de los presupuestos para las necesidades populares, y también para exigir un nuevo sistema electoral canario. Vaya por delante que no me agrada nada, pero nada, que en Canarias se produzca un pacto PPSOE al que tanto he criticado, ni que Nueva Canarias también se arrejunte con los “peperos”, pero si es por mandar a Coalición Canaria a la oposición estoy dispuesto a darme cinco baños seguidos en la Peña de la Vieja para quitarme el sarpullido. Para ponerme diabólico, una solución para superar la debilidad de Patricia Hernández como candidata en la moción de censura a la presidencia del Gobierno podría ser que lo fuera Román Rodríguez, líder de Nueva Canarias. Estoy seguro que este sacrificio de PSOE y PP en favor de Román Rodríguez sería muy bien visto por el pueblo canario, porque además creo que de los tres líderes participantes en la defenestración de Clavijo, Patricia Hernández,  Asier Antona y Román Rodríguez, este último es el mejor preparado para asumir la responsabilidad presidencial.

Ya que estoy en plan diabólico, la censura contra Coalición Canaria se podría extender al ayuntamiento de La Laguna, feudo y predio de Anita Oramas y Clavijo desde los tiempos de la ATI primigenia chicharrera de Manuel Hermoso. Los números también dan, y no hace falta contar ni con el Partido Popular. Si se Puede 6 concejales, PSOE 5 y X Tenerife 3, suman 14, para mandar a la oposición a José Alberto Díaz. CC con 7 concejales, PP con 4 y Ciudadanos con 2, arrojan la cifra de 13. Y en este caso, como Rubens Ascanio de Sí se Puede tiene 6 concejales, Javier Abreu del PSOE cinco y Santiago Pérez X Tenerife 3, dado que Abreu teniendo un concejal menos que Ascanio pretendería ser el alcalde, el sacrificio en este caso de Sí se Puede y el PSOE debería ser en favor de Santiago Pérez, que por conocer el Ayuntamiento de La Laguna muy a fondo sería el alcalde ideal.

Ya ven que estoy diabólico con las ideas. No hace falta que me den las gracias ni Román Rodríguez ni Santiago Pérez, pero tengo claro que ambos los dos serían los mejores candidatos, en Canarias el uno, y en La Laguna el otro. Por cierto, no les hablo de la Constitución monárquica española porque voté en contra y les aseguro que seguiré luchando para ver una constitución republicana, aunque Felipe Borbón me cae mejor que su padre, pero es el heredero del rey que puso a dedicidio el dictador General Franco. Pero ahora estoy esperanzado con la posición firme de Unidos Podemos para al menos plantear el tema de la República, cosa que no hizo nunca el PSOE por declararse “accidentalista”, que significa les da lo mismo una monarquía que una república. Y si hay una dictadura colaboran como hicieron con la de Primo de Rivera, o se pasan a los cuarteles de invierno, que estuvieron hibernados durante la dictadura franquista, y encima expulsaron del partido a Juan Negrín. Mejor dejarlo, que estuve militando con Felo Monzón en mis años jóvenes, pero no se movía una hoja, ni un panfleto, ni una octavilla.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha