eldiario.es

Menú

Canarias va mal por EDITORIAL

- PUBLICIDAD -

Los nombramientos en el ente público Radiotelevisión Canaria y el modo en que se está gestionando algo tan delicado como unos medios de comunicación de titularidad pública, son solamente una muestra de que quienes gobiernan Canarias no sienten el menor respeto por los ciudadanos. Y mucho menos por lo público. Han perdido la vergüenza por completo.

Pese a gobernar gracias a un pacto legítimo, tanto CC como el PP saben que les queda poco recorrido, que los ciudadanos reclaman un cambio que ambas fuerzas políticas se empeñan en entorpecer. Capaces de forzar una ley de farmacia para otorgar una licencia a un alto cargo; de engañar al Parlamento con las conclusiones de una comisión de investigación del asunto eólico; de hundir los servicios públicos esenciales hasta límites hasta ahora inimagibales, se descuelgan ahora con una reforma del modelo de la televisión pública que sólo persigue perseverar en la manipulación, el sectarismo y en el nepotismo más rechazables.

Un Gobierno así sólo puede producir el rechazo de la ciudadanía, harta de que los mismos de siempre se dediquen a defender exclusivamente sus propios intereses y los de la supervivencia de sus partidos políticos, agotando toda posibilidad de cambiar el modo de hacer política en Canarias para que esto funcione.

Sabedores de que las urnas les castigaron en 2007 y prometen volver a hacerlo en 2008, estiran sus propias miserias en la errónea creencia de que todavía hay una escapatoria. Y siempre a costa del sufrido contribuyente, que pierde la esperanza de que alguien le resuelva sus problemas.

La oposición hace bien en endurecer sus críticas, pero produce desmoralización que el líder del único partido opositor en el Parlamento tenga su vista puesta en exceso en su propio proyecto personal y en lo que el presidente del Gobierno pueda estar pensando para él después marzo antes que en lo que se pueda hacer aquí para enderezar esta situación.

En su día editorializamos en el sentido de que el mejor candidato para presidir Canarias era Jerónimo Saavedra, que tiene al Archipiélago metido en la cabeza y un proyecto colectivo sólido y de amplio espectrro social. Hoy tenemos que reafirmarnos porque es preocupante que, ante las perspectivas de cambio que pudieran abrirse en las Islas tras las elecciones de marzo, la alternativa pueda quedar descabezada.

Por eso decimos que Canarias va mal, porque entre el pacto formado por los perdedores y la brecha que piensan abrir los ganadores administrando mal dos posibles éxitos electorales consecutivos, los canarios no sabemos a qué atenernos con unas mínimas garantías de futuro.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha