eldiario.es

Menú

Garzón, (presunto) veleta

- PUBLICIDAD -

Soria siguió el recurrente guión de proclamar un respeto por la Justicia que no se puede ni aguantar como preámbulo de una nueva arremetida contra policías, fiscales y jueces que están a plena disposición de los intereses políticos del Gobierno central, el que a su vez, es fama, maneja el dicho Aguilar como le da la gana. Ni Matías Vega, oye. Un razonamiento tipo tu madre es una santa, pero tú eres un hijo de puta, perdonando el modo de señalar.

Menciona expresamente Soria, dentro de esa línea argumental, al juez Baltasar Garzón después de sentar, manda huevos, que "los condenados por corrupción y por asesinar terroristas son del PSOE". Lo que es cierto, con la salvedad de que fue el mismo Garzón, qué cosas, quien movió y hasta instruyó buena parte de las causas seguidas a los delincuentes psocialistas; justo lo que está haciendo ahora contra los presuntos del PP.

Quizá recuerden ustedes cuanto dijeran entonces los psocialistas de Garzón; de sus afanes de notoriedad y protagonismo y cómo le reprocharon que actuara por despecho al no conseguir que Felipe lo nombrara ministro de Justicia, cargo al que, decían, aspiraba. Ahora Soria y quien no es Soria le atribuyen lo contrario: va contra peperos honestos y dos piedras por cuenta de los psocialistas, que lo despreciaron en su día. Es el drama de los profesionales independientes porque la mediocridad política, de la que Soria es exponente en las islas, aplica lo de quien no está conmigo, está contra mí. Hace unas semanas, por ejemplo, Evaristo Quintana le hizo a Soria, en la Ser, preguntas que no gustaron al ínclito que calificó al periodista de mitinero; pro psocialista por supuesto. Ni ocurrírsele que preguntaba lo que a su juicio podía interesar a los oyentes.

Aunque, a lo mejor, Garzón no es un profesional independiente sino un veleta que ayer estaba contra el PSOE como hoy está a su favor y mañana cualquiera sabe. Igual le ocurre lo que a esos periodistas que jamás se venden y sólo se alquilan. Si descarto esta posibilidad, sólo me queda una explicación posible: cuando la instrucción contra los psocialistas aún no estaba López Aguilar en situación de darle órdenes y andaba Garzón desorientado, descentrado, sin encontrarse a sí mismo; hasta que por fin llegó Aguilar a indicarle contra quienes tiene que ir.

Es curioso que los peperos se quejen por un lado, no sin alguna razón, de que Saavedra y Pérez excusan sus errores señalándolos a ellos y su nefasta gestión, mirando hacia atrás, mientras por el otro lado saca Soria a colación las condenas a psocialistas aún más alejadas en el tiempo y sin la incidencia hoy de sus pufos y disparates. Como lo es, curioso quiero decir, que ayer mismo Larry Álvarez lamentara, también en la Ser, la desvirtuación de la condición jurídica de "imputado" al asimilarse a la de seguro culpable virtualmente condenado.

Olvidó Álvarez, flaca memoria de la derechona, que fue precisamente Soria quien "popularizó" esa perversión del término. Él, Soria, lo está ahora mismo, pero su soberbia le impide preguntarse la razón de que no andemos todo el santo día hablando del "imputado Soria"; como él hiciera de forma insistente y malévola con otras personas para crear la impresión de que eran eso, culpables y su segura condena, puro trámite. Se les han licuado tanto a esta gente las neuronas que confunden los textos, no captan los contextos y acaban metidos en pretextos; o sea, en subterfugios y coartadas. Y camándulas, es decir, fingimientos que creen astutos porque piensan que los demás somos bobos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha