eldiario.es

Menú

Hipocresía Yankee

- PUBLICIDAD -

Uno de los países que menos cumple con el dicho es EEUU. Un lugar sumido en la más completa hipocresía. Donde todo parece lo que no es y es lo que no quiere ser.

El presentador de la gala de los Globos de Oro de este año, el actor cómico Ricky Gervais, se encargó de recordarles esa hipocresía tan cómodamente instalada por esos lares. En un discurso incisivo y directo al hígado el cómico no dejó títere con cabeza. Es cierto que hubo de todo, varias de las bromas del actor británico fueron de mal gusto, pero no superaron a algunas de las cosas que se dicen diariamente en ciertos programas de televisión.

En un país donde se permiten el lujo de dar lecciones de moral al resto del mundo condenando ejecuciones en Irán o China cuando allí las ejecuciones de graban en video e incluso se invita a público como espectador a la sala contigua, no deja de hacerme gracia el revuelo que se ha montado porque alguien tuvo el coraje de darles con su basura en la cara.

En resumidas cuentas, Gervais se subió al escenario y puso un espejo frente al país de las oportunidades y las libertades para que viera su reflejo en él. Por un lado, los trajes de marca y los millones, el glamour y el lujo, por otro, la mediocridad, las drogas, el sexo con prostitutas y la avaricia.

Lo que está claro es que de ahora en adelante los Globos de Oro volverán a ser políticamente correctos, es decir, tremendamente aburridos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha