eldiario.es

Menú

Ignacio González y el CCN, en la encrucijada

- PUBLICIDAD -

Ahora con la ampliación del caso de Las Teresitas a otra pieza separada que apunta hacia la financiación ilegal del Centro Canario Nacionalista, las cosas se le ponen más complicadas a este hijo de papá que realmente es un fantoche político. El caso de Las Teresitas es el pelotazo más grande de la historia de la corrupción en Canarias, que comenzó en 1998 con la creación de la sociedad anónima "Inversiones Las Teresitas" por parte de los empresarios tinerfeños Ignacio González Martín y Antonio Plasencia Santos, con la colaboración de CajaCanarias, de la cual en aquellos momentos González Martín era vicepresidente, y estaba presidida por Rodolfo Nuñez. El pelotazo comienza a caminar con un testaferro de González Martín que pide el crédito a CajaCanarias, nada menos que 33 millones de euros, cuando oficialmente tenía un sueldo como peón de Ignacio González padre de 720 euros mensuales. Es el mismo chivo expiatorio o cabeza de turco que se hace cargo de la contabilidad "B" del Centro Canario Nacionalista, y que ahora mismo está siendo investigado por la Brigada Anticorrupción de la Policía Nacional, y que puede arrastrar a Ignacio González Santiago, hasta ahora presidente del CCN, a su defenestración política definitiva.

Pero la familia González y Plasencia siguen aumentando el número de imputados en el caso de Las Teresitas. Los dos últimos han sido uno por cada estamento familiar. De este modo Carlos Antonio Plasencia Romero, hijo de Plasencia Santos, y Pedro Miguel González Santiago, hermanísimo de Ignacio González e hijo de González Martín, han sido acusados por la jueza del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, Carla Bellini, con lo cual ya se eleva a 15 imputados a cuenta del pelotazo de Las Teresitas, a la cabeza de los cuales está Miguel Zerolo, exalcalde de Santa Cruz de Tenerife y diputado autonómico, y por lo tanto el juicio deberá verse en el TSJC.

Pero en lo que nos ocupa hoy, en la actuación de Ignació González Santiago, es de esperar que Paulino Rivero Bautes, presidente de Canarias, se vaya desmarcando de este personaje siniestro de la política de Canarias, y que por supuesto no cometa el error de volver a hacer una coalición esta vez para las próximas elecciones generales, porque está claro que González Santiago luego no respetaría la coalición previa, y si saca un diputado en el Congreso de Madrid se establecería por su cuenta, y si te ví Paulino no me acuerdo. Lo que parece claro ante tanto escándalo es que no hay pan para tanto chorizo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha